Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Las mentiras de Abbas se conjugan con los delirios de Biden

Gracias a Biden, las arcas de la Autoridad Palestina para pagar sueldos a los terroristas volverán a rebosar. También el financiamiento a la UNRWA, la fábrica de «refugiados palestinos».

La capacidad de los adictos al proceso de paz para engañarse a sí mismos sobre la guerra de Palestina contra Israel es tan insondable como peculiar. Son ellos, después de todo, cuyos repetidos intentos de resolver el conflicto han fracasado.

El único cambio real en la percepción y la acción sobre este asunto vino del ex Presidente Donald Trump.

Como hombre de negocios sin formación política o diplomática, se negó a seguir los pasos de sus predecesores en muchas áreas, clave entre ellas Oriente Medio.

Su enfoque, basado en premiar a los aliados de Estados Unidos y rechazar el apaciguamiento de los enemigos, funcionaba. Su sustitución en noviembre por el presidente estadounidense Joe Biden supuso un retroceso a los viejos y falsos paradigmas relacionados con Oriente Medio.

Los líderes de la Autoridad Palestina suspiraron de alivio. Para ellos, tratar con los demócratas en la Casa Blanca, el Departamento de Estado y el Capitolio es algo tan natural como manipular la Unión Europea y las Naciones Unidas.

Su satisfacción por el resultado de las elecciones presidenciales estadounidenses no hizo sino aumentar con el nombramiento por parte de Biden de Hady Amr -un experto en política exterior con un historial de hostilidad hacia Israel y simpatía por Hamás- como subsecretario de Estado adjunto para asuntos israelíes y palestinos. Debido a su papel en la nueva administración en Washington, Amr recibió una carta oficial enviada a la Casa Blanca el pasado sábado por la AP.

La carta, cuyo contenido fue revelado por el sitio de noticias palestino Amad, afirmaba que todas las facciones de Ramala y Gaza, incluida Hamás, están de acuerdo en establecer un Estado a lo largo de las fronteras de 1967 con Jerusalem oriental como capital; se comprometen a respetar el derecho internacional y reconocen a la Organización para la Liberación de Palestina como único representante legítimo del pueblo palestino. La misiva también incluía la promesa de seguir ejerciendo la “resistencia popular pacífica” hasta que se logre la creación de un Estado.

Dos días después, en una llamada telefónica con el ministro de Asuntos Exteriores Gabi Ashkenazi, el secretario de Estado estadounidense Antony Blinken reiteró la visión de la administración Biden de “un futuro más pacífico, seguro y próspero para los israelíes, los palestinos y todo Oriente Medio”.

Este sueño incluía, por supuesto, la “creencia de que la solución de dos Estados es la mejor manera de asegurar el futuro de Israel como un Estado judío y democrático, viviendo en paz junto a un estado palestino viable y democrático”.

No está claro si la charla de Blinken con su homólogo israelí el lunes estaba de alguna manera conectada con la carta llena de mentiras de la AP dirigida a Biden y rápidamente puesta en las garras de Amr. No es que realmente importe.

En primer lugar, Hamás y otros grupos terroristas, como la Jihad Islámica, no han confirmado las afirmaciones de la AP porque no ocultan su deseo de aniquilar -no de vivir junto a Israel-. En segundo lugar, la AP nunca ha participado en la llamada “resistencia pacífica” que pregonaba en la carta –a no ser que matar judíos cuente como tal– y actualmente está inmersa en una ostensible campaña electoral, también escenificada para ganarse el favor de Occidente.

En tercer lugar, Biden y su equipo no necesitan falsas garantías de la AP para lanzar la retórica de la solución de dos Estados. Al presidente de la AP, Mahmoud Abbas, y a los demócratas que le adoran, les encanta hablar de boquilla de altos ideales, aunque por razones opuestas.

El primero se dedica a ello para mantener a una parte de la llamada “comunidad internacional” en un dichoso la-la land, y animar al resto a culpar a Israel y a los judíos por la falta de paz. La segunda simplemente no puede soportar la perspectiva de perder la fe en sus tonterías de siempre, especialmente después de que se demuestre que está equivocada una y otra vez.

Las opiniones de Biden a este respecto no han sido más que abiertas, tanto antes como después de su elección. El mes pasado, por ejemplo, el embajador en funciones de Estados Unidos ante la ONU, Richard Mills, declaró ante el Consejo de Seguridad de la ONU que “bajo la nueva administración, la política de Estados Unidos será apoyar una solución de dos Estados mutuamente acordada, en la que Israel viva en paz y seguridad junto a un Estado palestino viable”.

Mills dijo que “para avanzar en estos objetivos, la administración Biden restablecerá un compromiso creíble de Estados Unidos con los palestinos, así como con los israelíes… [lo que] implicará la renovación de las relaciones de EE.UU. con los líderes palestinos y el pueblo palestino”.

Así que se apresuró a entregarles los salarios de tres meses y se puso a trabajar en la creación de un “Banco de la Independencia” que no está sujeto a los contratos internacionales ni a las leyes que se aplican a la AP. Es precisamente este tipo de engaño el que Trump no toleraría.

SI Biden imagina que el pueblo palestino, que simplemente intenta llevar comida a la mesa de sus familias, se beneficiará en absoluto de la reanudación de la ayuda estadounidense a sus dirigentes corruptos y contrarios a la paz, se llevará una decepción.

Que esto no debería sorprender a alguien que pasó ocho años como segundo al mando del ex presidente Barack Obama -y que vio cómo se deterioraba el comportamiento de la AP, a pesar de los gigantescos esfuerzos estadounidenses- no hace falta decirlo.

Lamentablemente, todavía hay que recordarlo.
Ruthie Blum

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni