Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

La campaña del gobierno polaco para controlar la investigación del Holocausto continuará

El historiador en el centro de un caso de difamación relacionado con el Holocausto que sentó precedentes en Polonia advirtió el martes que las conmemoraciones del próximo año del 80 aniversario de la deportación de más de 250.000 judíos de Varsovia al campo de exterminio de Treblinka podrían verse comprometidas por el gobierno nacionalista del país.

“En 2022, celebraremos el 80 aniversario de la disolución del gueto de Varsovia; veamos si el gobierno polaco puede resistir la tentación de aprovechar esta ocasión para celebrar la virtud polaca”, el profesor Jan Grabowski le dijo a The Algemeiner en una extensa entrevista telefónica.

“Si se convirtiera en un festival alegre para que los nacionalistas celebren cómo ‘ayudamos a nuestros vecinos’, sería una catástrofe desde una perspectiva histórica”, dijo Grabowski, especialista en relaciones polaco-judías durante la ocupación nazi que enseña en el Universidad de Ottawa en Canadá.

Junto con su colega, la académica polaca Dra.Barbara Engelking, un tribunal de Varsovia ordenó a Grabowski el 9 de febrero que se disculpara ante la demandante, quien llevó su caso a los tribunales de conformidad con la legislación aprobada por el parlamento polaco en 2018 que somete a historiadores y otros que investigan la colusión civil polaca con la ocupación nazi para demandas civiles por difamación.

La ley ha servido como el instrumento central de una campaña más amplia del gobierno nacionalista conservador de Polonia para representar a los polacos únicamente como víctimas de los nazis que salvaron a sus vecinos judíos cuando pudieron hacerlo, una versión de la historia de la Segunda Guerra Mundial que Grabowski describió como “mitología.”

El tema en el caso de difamación se trataba de un breve pasaje en el libro de 1.600 páginas de Engelking y Grabowski “Una noche sin fin: el destino de los judíos en condados seleccionados de la Polonia ocupada” que trata sobre Edward Malinowski, alcalde de la ciudad de Malinowo en Polonia, que presuntamente ayudó en la captura y asesinato por parte de los alemanes de 22 judíos escondidos en un bosque cercano. El pasaje se basó en el testimonio de una mujer judía que sobrevivió a la guerra y, a sabiendas, dio pruebas falsas en defensa de Malinowski cuando fue juzgado y absuelto por un tribunal comunista en 1950 por cargos de colaboración.

La sobrina de Malinowski, Filomena Leszczynska, de 81 años, acusó a Engelking y Grabowski de publicar acusaciones falsas contra su tío, insistiendo en que era un héroe que había salvado a judíos. La decisión del tribunal a su favor significa que Engelking y Grabowski tienen que proporcionar a Leszczynska una disculpa por escrito por presentar supuestamente “información inexacta” sobre su tío y por “violar su honor”.

El martes temprano, Grabowksi habló sobre el caso de difamación en un seminario online organizado por el Instituto YIVO para la Investigación Judía en Nueva York. Una audiencia de más de 700 personas escuchó a Grabowski decirle al anfitrión del evento, la escritora Masha Gessen, que él y Engelking se habían visto obligados a “confrontar todo el poder del Estado polaco y los medios de comunicación polacos, quienes decidieron que éramos culpables hace mucho tiempo atrás. ”

En particular, Grabowski señaló el papel del Instituto de Memoria Nacional (Institute of National Remembrance IPN), administrado por el gobierno de Polonia, cuyo nombre se incorporó al título de la legislación de 2018 dirigida a la investigación histórica sobre la colaboración civil, en impulsar agresivamente la noción de los polacos como víctimas que rescataron judíos en masa de los estragos de los alemanes.

“El IPN está armado por una suma de 120 millones de dólares por año para ejecutar la narrativa histórica oficial”, dijo Grabowski en el evento de YIVO.

En su conversación posterior con The Algemeiner , Grabowski despreció aún más las pretensiones de credibilidad académica del IPN.

“Me niego a identificar como ‘historiadores’ a las personas empleadas por el IPN como ‘historiadores’”, dijo Grabowski. “Para mí, un historiador es alguien que identifica un área de interés y luego lucha con el resto de nosotros por obtener financiamiento en una competencia revisada por pares. Pero lo que tienen aquí es una gran cantidad de empleados estatales para hacer las ofertas del estado”.

Cuando se le preguntó en qué se diferenciaba el IPN de Polonia de Yad Vashem, el monumento estatal del Holocausto que también se dedica a la investigación histórica, Grabowski insistió en que no había nada para comparar.

“Yad Vashem no es una herramienta ciega en manos del Estado de Israel, es una institución de un estado democrático, y esa es la diferencia”, dijo Grabowski. Hizo hincapié en que el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, había sido fuertemente criticado por los estudiosos de Yad Vashem por sus propios comentarios sobre el historial del Holocausto de Polonia en más de una ocasión.

Grabowski y Engleking esperan ahora el resultado de su apelación contra la decisión del 9 de febrero. Si la apelación fracasa, eso significaría efectivamente, según Grabowski, “el fin de la investigación independiente del Holocausto y de muchas otras partes de la historia polaca que son contrarias a los mitos y leyendas oficiales defendidos por el estado polaco”.

Los estudiosos polacos del Holocausto más jóvenes serían especialmente vulnerables a tal presión, observó Grabowski, hasta el punto de que muchos considerarían prudente dirigir la investigación futura a otras áreas.

“Los humanistas somos criaturas frágiles que dependen de las subvenciones”, dijo. “Si el estado controla el 90 o el 95 por ciento de las actividades subvencionadas, entonces no se financiará cualquier cosa que huela a un ataque a la mitología nacional. Y me temo que eso es solo el comienzo: los académicos mayores y más establecidos practicarán la autocensura o simplemente se mantendrán alejados de estos temas. Los investigadores de doctorado navegarán en diferentes direcciones”.

En medio de este sombrío pronóstico para la erudición histórica, está la cuestión más amplia del papel del estado polaco en lo que respecta a la conmemoración internacional del Holocausto, junto con los esfuerzos para educar a las generaciones futuras sobre el exterminio de seis millones de judíos y varios millones de miembros de otros grupos por parte del gobierno del Tercer Reich.

“Trataría a las autoridades polacas como se trataría a un socio comercial deshonesto”, respondió Grabowski con franqueza, cuando se le preguntó cómo los gobiernos y las organizaciones externas deberían acercarse al gobierno polaco en lo que respecta a los días conmemorativos del Holocausto, las visitas escolares a los campos de concentración y otros sitios del Holocausto. , conferencias, exposiciones y un sinfín de proyectos similares que involucran al país.

“Observa las manos de esa persona muy atentamente”, dijo Grabowski. “No se puede evitar comerciar con ellos, pero se debe tener cuidado”.

 

Por Ben Cohen

Fuente: Algemeiner

Traducción de Alicia Weiss para Radio Jai

Permitida la reproducción citando las fuentes.

 

 

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni