Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Descubren la lápida de un jerarca Nazi escondida en una casa de Mar del Sur

Verano de 1960. Un Volkswagen Escarabajo ingresa por los caminos de tierra a El Remanso, una despoblada zona de campo en Mar del Sur, provincia de Buenos Aires.

El vehículo alemán se detiene en el frente de una casita solitaria de una planta y dos ambientes, la única construcción a la vista entre tanta desolación, situada a poco más de 100 metros del mar y lejos del pueblo.

Del “auto del pueblo alemán” desciende una familia que, como todos los veranos, llega a descansar, a encontrarse con otros alte kameraden y a seguir realizando mejoras en esa enigmática vivienda con paredes tan gruesas y un sótano de hormigón tan robusto que parece un refugio antiaéreo de la Segunda Guerra Mundial.

Después de unas horas, una de las mujeres sale caminando rumbo al mar, cruza un médano y, cuando llega a la orilla, se desnuda por completo y se zambulle en las heladas aguas de la costa atlántica bonaerense. Los paisanos que frecuentan la zona le dicen “la alemana” y se deleitan observando desde lejos su blanca piel y su esbelta figura.

Seis décadas después, el hallazgo de una lápida con dos nombres tallados en alemán, que fue descubierta bajo los cimientos de esa misma casa de El Remanso, Mar del Sur, impulsó a un grupo de investigadores a reconstruir la historia de la enigmática vivienda y a preguntarse quiénes fueron Clara Probst (1877-1952) y Richard Schmidt (1886-1973), los dos nombres alemanes inmortalizados en el granito.

 

El nuevo propietario de la casa halló la lápida enterrada 30 centímetros bajo el suelo, en ese hueco que aparece a mitad de la construcción. La vieja casa, tiempo después, fue remodelada por completo

Una casa en refacción, una lápida y un miembro del Partido Nazi
La lápida (60 cm de alto, 89 cm de ancho y de 12 cm de grueso) fue descubierta recostada, con los nombres mirando hacia el cielo, unos 30 centímetros bajo el suelo, junto al borde de la vieja casa que comenzó a ser refaccionada por el nuevo propietario.

Durante la obra, un albañil había comenzado a realizar un pozo para instalar un baño y se encontró con “algo muy duro” que le era imposible de penetrar con su taladro convencional.

El dueño, que había comprado la pequeña propiedad a tres viejos hermanos alemanes una década atrás, quienes a su vez habían comprado el terreno a otro alemán en los años 50, no conoce, hasta el día de hoy, qué relación tuvo Richard Schmidt, uno de los nombres tallados en la lápida, con la casita construida hace más de 60 años entre las dunas, a 15 kilómetros al sur de Miramar.

Lo que sí pudo comprobar, de acuerdo con el trabajo de los investigadores, es que el nombre que figura en la lápida es del mismo Richard Schmidt que fue número dos del área de finanzas del Partido Nazi en la Argentina (NASDAP), un cuadro de la elite dirigente que representaba en Buenos Aires al movimiento nacional fascista liderado por Adolf Hitler en Alemania.

Schmidt, como se supo después, en poco tiempo escalaría posiciones dentro de la estructura jerárquica del partido bajo el ala de un poderoso y multifacético nazi: Heinrich Volberg, tenaz recaudador del Nationalsozialistische Deutsche Arbeiterpartei en su versión rioplatense.

Los rastros de la presencia nazi en Mar del Sur
El propietario pide a LA NACIÓN, durante un diálogo personal que se sucede en Mar del Sud, a pocas cuadras del viejo hotel Boulevard Atlantic, no revelar su nombre ni la ubicación exacta de la casita a cambio de contar la historia completa.

Cuenta que este hallazgo primaveral de 2020 comienza, sin embargo, con uno anterior, ocurrido en el mismo sitio, en el invierno de 2019, y que el primero en conocer la noticia fue el investigador Laureano Clavero.

Laureano Clavero, documentalista e investigador, fue el primero en conocer el hallazgo de la lápida. Desde hace años sigue la pista de los nazis en Mar del Sud

El propietario había contactado a Clavero para compartirle que, en la vieja y abandonada construcción de El Remanso que había comprado hace muchos años, había descubierto un sótano oculto en el piso del living, al que se accedía por una escotilla, que entre botellas y cajones abandonados escondía libros escritos en alemán.

Este es el ingreso al pequeño sótano que estaba oculto bajo la mesa del living de la pequeña casa de El Remanso en Mar del Sud

“Yo sabía lo del sótano, que estaba oculto debajo de una mesa en el living, y lo de los libros. Cuando el propietario me avisó del hallazgo de la lápida, se confirmaron todas mis presunciones. La lápida estaba enterrada, como si quienes la colocaron allí la hubieran querido esconder para siempre”, recuerda Clavero, que es documentalista, vivió en Mar del Sud durante su adolescencia y sigue la pista de los nazis en este pueblo marítimo del sudeste bonaerense desde hace muchos años.

Mar del Sud y Boulevard Atlántico hacia los años 50. Sobre la izquierda puede verse su emblemático hotel. A dos kilómetros de allí fue encontrada la lápida

Tanto es así que Clavero, que actualmente reside en Barcelona, es autor de un relato documental sobre las andanzas del espía alemán Gustav Eickenberg que publicó en su libro Segunda Guerra Mundial, 10 historias apasionantes. Eickenberg fue el dueño de la estancia marsureña El Porvenir y protagonista de un plan de desembarco de oficiales SS en estas solitarias playas, luego de que los refugiados alemanes hubieran escapado a bordo de sumergibles U-Boats tras la capitulación del Reich. Esta trama, junto con los avistamientos de submarinos nazis en las playas de Mar del Sud antes de que se rindieran en el puerto de Mar del Plata, también fue publicada por LA NACIÓN.

Pero la noticia con el hallazgo de la lápida en una casa abandonada en el campo le pondría un nuevo capítulo a la saga nazi en Mar del Sud.

Richard Schmidt, de Breslavia a Mar del Sur, con escala en Belgrano
Apenas Clavero se enteró de la noticia de la lápida oculta se contactó con el escritor Julio B. Mutti, una de las personas que más conoce sobre nazis en la Argentina. Juntos comenzaron una investigación que duró meses y que confiaron a este medio mientras aparecían las primeras conexiones en las listas secretas del Partido Nazi Argentino, que fueron microfilmadas por Estados Unidos durante la ocupación de Berlín por parte de los aliados, después de la rendición del régimen en mayo de 1945.

“¿Qué hacía una lápida enterrada, oculta en una casa perdida en el campo, muy cerca del mar y lejos del pueblo de Mar del Sud? ¿Quiénes eran los dos nombres que aparecían en esa lápida? Para eso contacté con una de las personas que más sabe sobre nazis en el país, Julio Mutti”, subraya Clavero.

Richard Schmidt figura en la única lista con todos los miembros del Partido Nazi en la Argentina que fue hallada en Berlín hacia el final de la Segunda Guerra Mundial

“Richard Schmidt aparece en tres listados nazis. Primero, en el archivo del Partido Nazi NASDAP argentino, donde figura como afiliado desde el 1 de julio de 1932; la fecha denota que fue uno de los primeros 200 afiliados de una organización que llegaría a poco más de 2000 selectos miembros, cuatro años después”, explica Mutti, que tiene varios libros publicados sobre nazismo en la Argentina y es el autor del blog U-Boat Argentina, un sitio de referencia donde se publicó el listado completo de los afiliados al Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán en América del Sur.

“Schmidt también aparece como vocal de la Sociedad Alemana de Gimnasia de Vicente López, una asociación intermedia fuertemente penetrada por el partido nazi”, agrega Mutti.

Richard Schmidt también figuraba en la comisión directiva de la Sociedad Alemana de Gimnasia, una institución "fuertemente penetrada por los nazis"

 

Del cotejo de ambos listados con su nombre, fecha y lugar de nacimiento, se desprende que Schmidt nació en 1886 en Breslavia, región alemana en disputa con Polonia, y donde el antisemitismo de entreguerras caló hondo.

De hecho, Breslavia fue el último bastión de Hitler en la región oriental de Silesia: la ciudad fue sede tanto de campos para el exterminio de residentes judíos como de sanguinarios combates entre alemanes y aliados durante el asedio soviético sobre el final de la Segunda Guerra.

 

Cantidad de integrantes del Partido Nazi en la Argentina año tras año. Richard Schmidt fue uno de los primeros en ingresar a sus filas

 

Schmidt, el mismo hombre cuyos restos estarían sepultados bajo la losa de una casa, y quien se afilió al Partido Nazi con el número 1228541 como “trabajador de la construcción” cuando tenía 46 años, figura además en un tercer listado.

“El mismo Schmidt aparece además en un documento manuscrito, elaborado por la Comisión Investigadora de Actividades Antiargentinas de 1941, donde figura como importante miembro del Partido Nazi en el área de finanzas, detrás del poderoso Heinrich Volberg”, completa Mutti.

Heinrich Volberg, el primer nazi expulsado de la Argentina
Heinrich Volberg había nacido en Köln-Mülheim (Alemania) en 1905 y, durante el período de entreguerras, se había radicado en Belgrano, Ciudad de Buenos Aires. Vivía a pocas cuadras del domicilio de residencia que había fijado Richard Schmidt, la calle Palpa 2870.

Volberg figura como afiliado al partido nazi con el número 1757918, de oficio “comerciante”, a partir de enero de 1933. “Fue un nazi multifacético. Se dedicaba a recaudar fondos para el partido entre las empresas germanas, a las que presionaba para despedir empleados judíos. Estuvo involucrado en muchas otras actividades y fue uno de los pocos nazis expulsados del país en 1941. Era un nazi pesado”, dice Mutti a LA NACIÓN.

Schmidt creció a la sombra de Volberg, quien “no dirigió el partido pero era de la mesa chica”, y luego de la expulsión de este, alcanzó más poder entre los cuadros dirigentes del Partido Obrero Nacional Socialista Alemán de la Argentina, cuyos miembros tenían terminantemente prohibido involucrarse en la política interna local.

Una reunión del Partido Nazi Argentino (NASDAP) durante sus años de franco crecimiento, a mediados de la década del 30

“Antes del golpe del 43 y el ascenso del peronismo, a los nazis en la Argentina se los persiguió mucho y el listado de sus miembros nunca se encontró, hasta que fue hallada una copia en Berlín, en la sede de la Sección Exterior del partido, que quedó en poder de los estadounidenses, fue microfilmado y se hizo un informe para el Congreso de los Estados Unidos, donde quedaron identificados todos los miembros del Partido Nazi en el continente americano”, reseña Mutti.

En resumidas cuentas, según pudieron determinar Clavero y Mutti tras varios meses de estudio, el miembro de la elite del Partido Nazi Argentino, Richard Schmidt, es el mismo Richard Schmidt que figura en la pesada lápida sepulcral que fue hallada oculta bajo el contrapiso de una pequeña casa en el El Remanso, Mar del Sud.

El dueño del terreno de El Remanso también era un “nazi con papeles”

Cuando Laureano Clavero confirmó con Julio Mutti que Richard Schmidt era un nazi de relevancia en la Argentina, le pidió al propietario si podía compartirle, bajo estricta reserva, los documentos de la compra que había hecho a los tres hermanos alemanes para profundizar la investigación.

Tras un largo tiempo de espera, el resultado también los sorprendió. Uno de los dueños del terreno donde se construyó la propiedad hacia finales de 1950 era también un nazi con papeles: Juan Jorge Leopoldo Augusto Erico Erdmann.

 

El boleto de compra - venta donde figura el nombre de Juan Erdmann, miembro de la Unión Alemana de Gremios, el sindicato único "cien por ciento nazi"

 

Erdmann fue miembro de la Unión Alemana de Gremios (UAG) o DAF en alemán, desde el 1 de febrero de 1938, el momento de mayor auge del nazismo en la Argentina.

“El DAF en la Argentina era el sindicato único nazi, pero se le cambió el nombre en 1938 por UAG, después del decreto del presidente Roberto Ortiz que mandaba a disolver a las organizaciones extranjeras. Era una organización cien por ciento nazi, cuya cabeza reportaba al embajador alemán en la Argentina, Edmund Von Thermann. Tenía casi 12 mil miembros de entre 250 mil residentes alemanes en el país (la tercera comunidad inmigrante, después de Italia y España) y era mucho más amplia que el partido nazi local”, explica Mutti, quien también ha publicado el listado completo del sindicato único nazi en su blog.

Parientes del fundador del Partido Nazi en Paraguay visitaron la casita de Mar del Sur
Pero entre los documentos que el propietario le acercó a Laureano Clavero había mucho más.

Como los últimos dueños alemanes del terreno, que también fueron quienes construyeron la casa, no tenían escritura si no un boleto de compra venta realizado en la inmobiliaria de Roberto J. W. Vinelli, antes de vender debieron demostrar que eran los verdaderos poseedores del lote con una serie de pruebas que quedaron documentadas en una carpeta.

En esa carpeta, como en una fotonovela demasiado perfecta para ser ficticia, figuran una serie de 40 fotografías tomadas entre los años 1960 y 1970 que dan cuenta de la presencia de al menos tres familias distintas, todas de origen alemán, visitando la casita de El Remanso en distintas ocasiones.

Las fotos retratan diferentes secuencias a lo largo de los años, desde que se construyen los gruesos cimientos de la solitaria vivienda entre el campo y las dunas hasta que bajan a la playa, mucho tiempo después, con amigos jóvenes y matrimonios.

Curioso detalle: en muchas de esas fotos se ve a un Volkswagen Escarabajo, el “vehículo del pueblo alemán”.

Entre las familias que figuran en los epígrafes manuscritos de las fotos aparecen los apellidos Klein, Schulz, Becker y Ratzlaff. Este último apellido llamó la atención de Mutti, por lo poco frecuente del nombre, quien le siguió la pista.

“Karl Ratzlaff, nacido en 1886, fue miembro del partido nazi desde 1937. Cuando vino era soltero, por lo que sus hijas nacieron acá y es muy probable que una de ellas esté en las fotos. Max Ratzlaff (1883), el hermano de Karl, fue uno de los fundadores del partido nazi de Paraguay, en 1929. Conclusión: los Ratzlaff son unos de los primeros nazis del continente americano, de hecho fueron los que trajeron el nazismo a América del Sur”, remarcó Mutti en una conversación con este cronista.

Diálogo con el hombre que halló la lápida de un nazi enterrada en su casa de Mar del Sur
Durante el encuentro en Mar del Sud, el propietario muestra la casa de El Remanso, de la cual ya no quedan rastros, ni de la vieja edificación ni del agujero donde extrajeron la lápida.

El lugar exacto donde se halló la lápida. El albañil, luego de los trabajos de remoción, continuó con su trabajo

“La casa estaba abandonada, tenía 60 años desde que se construyó y no tenía una sola filtración de humedad, a pesar de estar tan cerca del mar y con tan poco reparo”, dice el propietario.

En ese momento, vuelve a resonar en la cabeza de este cronista la lista de enrolamiento de Richard Schmidt al Partido Nazi, donde se lo ficha como “construction worker”.

El propietario muestra, además, los viejos muebles que sacó de allí, una cama de metal plegable, un vajillero rústico y una caja de madera pintada de celeste con tela de mosquitero donde se ponían los quesos y los fiambres.

También acerca una caja con una veintena de viejos libros escritos en alemán, encontrados en julio de 2019. Ninguna publicación toca temas del nazismo, son solo novelas de la época que estaban dentro de la casa cuando la compró, entre el polvo y las arañas.

La página legal de tres libros distintos señala la procedencia y la fecha de impresión: Berlín, 1935, pleno auge del nazismo en Alemania.

En la casa, que estuvo durante muchos años abandonada, se encontraron libros escritos en alemán, publicados en Berlín en 1935, durante la consolidación de nazismo en Alemania
En la casa, que estuvo durante muchos años abandonada, se encontraron libros escritos en alemán, publicados en Berlín en 1935, durante la consolidación de nazismo en Alemania

 

Cuando le pregunto al propietario por la lápida, me dice que “está bien guardada”.

– ¿Y no siguieron excavando para ver qué había más abajo? Si había una lápida lo más probable es que hubiera también una tumba.

– No quise seguir buscando; y si así fuera, que en paz descansen.

Cuando le pregunto si no le da “miedo” vivir en una casa donde posiblemente hay una persona, o tal vez dos, enterradas muy cerca de los cimientos, como Clara Probst y Richard Schmidt, dice que no: “Para nada”.

Entonces, le pregunto qué va a hacer con la lápida: la va a donar.

– ¿Al Museo de Miramar?

– No, al Museo de Mar del Sud.

– Pero el Museo de Mar del Sud no existe.

– Todavía.

Por: Facundo Di Genova
Fuente: La Nacion

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni