Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

“La actividad económica bajó, e Israel tiene una política de no emisión para financiarse”

Nos conectamos con el periodista israelí, Fernando Urlansky, para saber cómo se ha pasado este Iom Kipur en el estado de Israel, con una cuarentena reforzada,  y para conocer qué es lo que sucederá a partir de ahora, pues hasta que terminen las fiestas no habrá cambios en las normas de prevención.

El periodista nos comentó que “fue un Iom Kipur raro, diferente. Acá se acostumbra, luego de Kol Nidré, la plegaria de la noche, salir a caminar,  o los chicos andar en bicicleta, la calle suele estar con mucha gente, pero esta vez hubo muy poca, no solo en los templos sino en los lugares habilitados, como campos de deportes y lugares abiertos en los que hubo una concurrencia de gente muy acotada y muy separada entre sí.

Respecto de la actitud de los barrios religiosos y los conglomerados árabes, Urlansky explicó que “por donde uno se mueve, toda la gente está con máscara, no hay ningún problema, pero cuando vas por aldeas árabes, tal vez tenés casamientos de 500 o 1000 personas que se hacen igual. Si lo haces por alguna zona haredí (ortodoxa), tampoco hay un gran cuidado, por una situación muy simple: si tenés una familia con tres o cuatro chicos, podes gestionar que usen la máscara o que se laven las manos, cuando tenes siete, ocho, diez o quince chicos, se te complica mucho ese tipo de cuidados”.

“Hay datos concretos, pues se cometieron dos errores que nos llevaron a la situación actual: Cuando terminó el primer cierre total, se volvió muy rápido a las escuelas; se fue muy de prisa a retomar las clases y después no hubo una política dura, realmente dura, respecto de los casamientos y las manifestaciones festivas del colectivo árabe y del mundo haredí. Además hay una gran discusión si es un atentado o no a la democracia, las famosas reuniones respecto de las quejas hacia el Primer Ministro. Yo soy ciudadano y no tengo problemas para decir mi postura. Yo creo que nada debe atentar contra la democracia, pero cuando hay una cuestión de salud pública, donde vemos que el número de muertos está subiendo, las colas para hacer el testeo tienen cada vez más gente, las escuelas se ven complicadas, pues permanentemente los niños están en cuarentena; es el momento de ponerse de acuerdo y saber que por dos semanas, la gente puede andar con su bandera negra como quiera, pero se mantendrá tranquila y encerrada. Creo que es la única forma, porque si cada uno establece su propio articulado, su propia ley, lo veo complicado”.

En cuanto al aspecto económico, Urlansky comentó que “cuando llegó la primera cuarentena para los olim, los nuevos inmigrantes, parecía una guerra, algunos produjeron un desabastecimiento de papel higiénico, la gente que no tenía experiencia corría, pero el baqueano acostumbrado es diferente, sabía quién no faltaron alimentos en ninguna guerra y menos ocurriría con el Corona”.

“Lo único es que a nivel económico entramos en, no sé si ustedes conocen el término, jalak, que es un crónimo en hebreo para señalar a la persona sale de vacaciones sin goce de sueldo, pero el Bituaj Leumí, el seguro nacional, se hace cargo de 80 por ciento de lo que gana.

“Ahora estamos en el segundo cierre, la actividad económica bajó e Israel tiene una política de no emisión para financiarse, señala Urlansky, por eso es un país que casi no tiene inflación y esto a nivel macro empieza a jugar; pues caminamos por lugares muy puntuales y vemos negocios cerrados, porque no resisten, es un equilibrio muy complicado. Pero el problema que los casos siguen creciendo, a todo esto hay que sumarle que en el mundo no hay una política concreta a nivel de sanidad, algunos sostienen que tiene que haber una inmunidad rebaño, otros, citando a la Toráh dicen que a quien hay que aislar es a la persona que está enferma, no a la gente joven. O sea que hay muchas voces, permanentemente, como en todo el mundo, diario que lees tiene cuatro o cinco opiniones de ‘genios de la medicina’ y no está claro el concepto. Sí hay una conciencia social, y hay un 80 o 90 por ciento, de que la gente del país debe cuidarse, que va con su máscara; pero tenés ese 10 o 15 por ciento que no está muy atenta, como los que antes mencioné”.

“Como decimos en el argot futbolístico, pisamos la pelota y paramos dos semanas, pero se habla de extender esta cuarentena y ahí ya me asusta a nivel económico y lo que pueda pasar con el tema de las clases. La educación especial, para chicos con problemas de capacidad, siguió funcionando, pero también hay contagios. Creo que se va a necesitar un esfuerzo consciente de todos los sectores, si no la cosa se va a complicar. Tener un país chico es un beneficio, porque el gasto en Defensa se reduce, pero también se torna en contra, porque el territorio permite un contagio muy rápido, especialmente ahora que vienen los fríos”.

“Pero hay un dato de Israel que es necesario agregar, afirma el periodista, los nativos y los que llegamos después somos muy orgullosos y amamos muchísimo al país. En un momento, todos los sitios y las primeras portadas se preguntaban ¿cómo hizo el milagro Israel para manejarlo tan rápido? Y en el fuero interno todos sabíamos que esto no era así, y resultó que no era así, porque esto es muy desconocido, cuando se cree saber algo, después resulta que no se sabe”.

“Reitero: Creo que esto excede las fronteras nacionales, se trata de tomar conciencia y en Israel de suspender las concentraciones políticas por dos o tres semanas; que en el colectivo árabe los que se casen esperen tres semanas, y que el mundo haredí profundice su virtuosismo religioso también esperando tres semanas, y no pasará absolutamente nada, la idea es que lleguemos mejor a los próximos jaguim”.

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni