-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

Radio Jai, Donaciones recibidas durante Octubre - En memoria de Mauricio Hatchwell Toledano Z.L U$2000 - A la memoria de Ursula Heyman Z.L U$120 - Rabbi Alberto Zeilicovich Temple Beth Sholom U$500 - Anónimo U$180 - Ester y Darío Pardo U$100 - Familia Roisentul U$100 - Eugenio Guzman U$10 - Anónimo U$360 - Si por algún motivo su aporte no aparece publicado por favor envíenos un mail a [email protected] - Gracias por su donación, la misma es imprescindibles para sostener nuestra tarea -

Y te regocijarás en tu fragilidad

En la soberbia y la omnipotencia no hay lugar para D.S.

Si algún mensaje nos trae esta Pandemia es recordarnos nuestra absoluta fragilidad. Un virus imperceptible puede acabar de un momento a otro con todas nuestras fantasías y las de los que queremos. En realidad, no se requiere un virus para eso, pero parecería que para tomar conciencia, (aunque sea por un rato), se nos debe llevar a situaciones donde de manera manifiesta aparezcan nuestras limitaciones humanas.

Un cachetazo a nuestra vanidad.

En una época donde un occidente pretencioso dice controlar todo desde su saber y avance científico-tecnológico, aparece un bichito microscópico que tiene a la humanidad toda y sin distinción en jaque. El saber acumulado y las mentes más brillantes dedicadas frenéticamente a la búsqueda de como darle combate y control.

El judaísmo es un permanente llamado a la toma de conciencia de nuestra real condición humana, a no creernos nuestro sueño (siempre presente hasta que la verdad nos despierta), de inmortalidad, a recordar que “del polvo venimos y al polvo volveremos”.  Un llamado a la necesaria humildad, aquella que permite vivir la vida como un mensaje, como una búsqueda en medio de la oscuridad y como un milagro diario.

Los relatos bíblicos siguen absolutamente vigentes ya que abordan como ninguno las características de la existencia, las preguntas últimas, las angustias, las pulsiones, contradicciones, paradojas,  y a un Creador que se presenta y esconde permanentemente. Una apasionante trama de un texto en permanente desarrollo con un final siempre incierto y a descubrir.

El que cree que somos distintos de Adán y Eva, Caín y Abel, Abraham, Saráh, Hagar, Noaj, Ishamael y Itzjak, Esav y Yaacob y Rajel y Leá , Yosef y sus hermanos, Moshé y Aarón, Shaúl, David y Shlomó, Ezequiel, Mijá, Ioná, Daniel, Job y otro centenar de personajes es porque no conoce en profundidad los relatos y todos los matices existenciales que se pueden encontrar en ellos. Incluso hay un personaje central omnipresente que interactúa y se “divierte”, cuestiona, provoca. Nadie le puede escapar, aunque lo pretenda.

Ha concluido Iom Kipur, somos optimistas y queremos creer que fuimos sellados en el libro de la vida, pero nadie nos lo puede asegurar. Clamamos para tener nuevamente conciencia de nuestras limitaciones y perdonarnos por nuestra emborrachada soberbia. Expiamos y renovamos nuestras vidas para volver a abrirnos al misterio.

El ayuno de Kipur, como la pandemia pretenden llevarnos a la toma de conciencia. Cuando nos sentimos débiles o enfermos clamamos al creador. Somos como niños que en la angustia de su fragilidad, llamamos con desesperación a nuestros padres y una vez contenidos parecemos olvidar la experiencia vivida.

Tener o no tener, estar supuestamente arriba o abajo no depende de nosotros. La vida y la muerte con todo su contenido, pasión y drama no depende de nosotros. Todo aparente poderoso tiene su hora bajo el cielo. SER… sí, depende de nosotros.

Si la experiencia de Kipur ha cumplido con su objetivo sin duda podremos ingresar en la Sucá con regocijo.

Sucot es una festividad llena de símbolos y contenidos. Los invitamos desde Radio Jai a profundizar en los mismos y no perder la oportunidad de seguir descubriendo significados que nos permiten comprender nuestra vida como individuos y parte de un todo.

Sabremos que paradójicamente, el verdadero regocijo, solo aparece cuando reconocemos que la Sucá es un milagro diario para ser disfrutado con humildad y agradecimiento. La Sucá de la Paz se hace presente cuando el hombre asume su condición de hombre (dejando de auto-deificarse) y le da lugar a ese D.S que siempre nos está invitando a regocijarnos con su encuentro.

Gmar Jatimá Továh y Jag Sameaj.

Miguel Steuermann                                                                                                                                              Director general

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni