-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

Radio Jai, Donaciones recibidas durante Octubre - En memoria de Mauricio Hatchwell Toledano Z.L U$2000 - A la memoria de Ursula Heyman Z.L U$120 - Rabbi Alberto Zeilicovich Temple Beth Sholom U$500 - Anónimo U$180 - Ester y Darío Pardo U$100 - Familia Roisentul U$100 - Eugenio Guzman U$10 - Anónimo U$360 - Si por algún motivo su aporte no aparece publicado por favor envíenos un mail a [email protected] - Gracias por su donación, la misma es imprescindibles para sostener nuestra tarea - Rabino Marcelo Kormis U$500 - En memoria del Juez Simón Kupchik Z.L, Simja leíble Ben Asher Zelig Z.L, Fanny Shajris de Spak, Feiga bat Guershon Z.l. y Kowa Spak, Yaacov ben Leizer Z.L U$240 -

Parashá Vezot Haberajá: La última parashá de la Torá

Vezót Haberajá es la última Parashá de la Toráh, y comienza informándonos: “Y esta es la Bendición con la cual Bendijo Moshé hombre de Dios a los Hijos de Israel antes que muriera”. La palabra del Eterno nos enseña que la Berajá perdura en el tiempo a través de las generaciones, pues es un decreto divino que no puede ser quebrantado, ya que es componente de una ley totalmente espiritual que no se rige por las leyes físicas.

El Monte Sinaí o Jorév fue escogido por El Eterno para entregarnos su Toráh por mano de Su siervo Moshé, pues está escrito: “Toráh Tzivá Lanu Moshé Morashá Kehilát Yaacov”. / “Toráh nos mandó Moshé heredad a la congregación de Yaacov”. La vida y la muerte están en poder de la lengua, y Lekutiel Ben Amram comienza a Bendecir al pueblo:

“Viva Reuvén y no muera y sean sus varones numerosos”, Yehudá. Dijo así: Oye, oh Eterno, la voz de Yehudá, y llévalo a su pueblo; Sus manos le basten, Y Tú seas ayuda contra sus enemigos. Leví: Ellos guardarán tus palabras, Y observarán Tu pacto. Ellos enseñarán tus juicios a Yaacov, Y tu Toráh a Israel; Pondrán el perfume delante de ti, Y el holocausto sobre tu altar. Binyamín: El amado del Eterno habitará confiado cerca de él: Lo Cubrirá siempre, Y entre sus hombros morará.

Yoséf: Y la gracia del que habitó en la zarza Venga sobre la cabeza de Yoséf. Y a Zevulún dijo: Alégrate, Zevulún, cuando salieres: Y tu Yissajár, en tus tiendas. Llamarán los pueblos al monte: Allí sacrificarán sacrificios de justicia: Por lo cual chuparán la abundancia de los mares, Y los tesoros escondidos de la arena. Y a Gad dijo: Bendito el que hizo ensanchar a Gad: Como león habitará, La justicia del Eterno ejecutará, Y sus juicios con Israel.

Y a Dan dijo: Dan, cachorro de león: Saltará desde Bashán. Y a Neftalí dijo: Neftalí, saciado de benevolencia, Y lleno de la bendición del Eterno. Y a Ashér dijo: Bendito Ashér en hijos: Agradable será á sus hermanos, Y mojará en aceite su pie. El eterno Dios es tu refugio Y acá abajo los brazos eternos; El echará de delante de ti al enemigo, Y dirá: Destruye.

Bienaventurado tú, oh Israel, ¿Quién como tú, Pueblo salvo por El Eterno, Escudo de tu socorro, Y espada de tu excelencia? Así que tus enemigos serán humillados, Y tú pisarás sobre sus alturas”. Que palabras tan poderosas dijo Moshé: ¡No hay duda que El Eterno es Nuestro Ayudador y Protector, no estamos solos!

El nombre de la Parashá: Vezot HaBerajá/ Y esta es la Bendición (Devarim 33:1), tiene un valor numérico de: Vav=6, Záyin=7, Álef=1, Tav=400, Hei=5, Bet=2, Resh=200, Caf=20 y Hei=5, total: 646. De la boca de Moshé emanaban palabras de sabiduría y bendición celestial para nosotros, es por ello que la expresión: Medaberet/Hablaba (Shemuel Álef 1:13), tiene su mismo valor numérico: Mem=40, Dálet=4, Bet=2, Resh=200 y Tav=400, total: 646.

Y subió Moshé de los campos de Moav al monte Nevó, y el Eterno le mostró toda la tierra y le díjo: Esta es la tierra de que juré a Avraham, a Yitzják, y a Yaacov, diciendo: A tu simiente la daré. Te la he hecho ver con tus ojos, mas no pasarás allá. Y murió allí Moshé siervo del Eterno, en la tierra de Moav, conforme al dicho de del Eterno Y lo enterró en el valle, en tierra de Moav, enfrente de Bet Peor; y ninguno sabe su sepulcro hasta hoy.

Y era Moshé de edad de ciento y veinte años cuando murió: Sus ojos nunca se oscurecieron, ni perdió su fuerza. Y lloraron los hijos de Israel a Moshé en los campos de Moav treinta días: Y así se cumplieron los días del lloro del luto de Moshé. Y Yehoshúa Bin Nun fue lleno de espíritu de sabiduría, porque Moshé había puesto sus manos sobre él: y los hijos de Israel le obedecieron, e hicieron como El Eterno mandó a Moshé.

Y nunca más se levantó profeta en Israel como Moshé, a quien haya conocido El Eterno cara á cara; en todas las señales y prodigios que le envió El Eterno a hacer en tierra de Mitzráyim a Paró, y a todos sus siervos, y a toda su tierra; Y en toda aquella mano esforzada, y en todo el espanto grande que causó Moshé a ojos de todo Israel.

Se acostumbra en este día de Sheminí Atzeret y Simját Toráh, el leer los tres primeros Pesukim del Pérek 1 de Bereshit junto con la Parashá Vezot Haberajá: 1 En el principio Creó Dios los cielos y la tierra. 2 Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y un viento de Dios se movía sobre la faz de las aguas. 3 Y dijo Dios: Sea la luz: y fue la luz. Esto es porque el ciclo de lectura de la Toráh es constante e infinito.

Haftaráh Vezot Haberajá: Yehoshúa/Josué 1: 1 – 18.
Y aconteció después de la muerte de Moshé siervo del Eterno, que El Eterno habló á Yehoshúa hijo de Nun, ministro de Moshé, diciendo: 2 Mi siervo Moshé s es muerto: levántate pues ahora, y pasa este Yardén, tú y todo este pueblo, a la tierra que yo les doy á los hijos de Israel. 3 Yo os he entregado, como lo había dicho a Moshé, todo lugar que pisare la planta de vuestro pie.

4 Desde el desierto y este Levanón hasta el gran río Eufrates, toda la tierra de los Heteos hasta la gran mar del poniente del sol, será vuestro término. 5 Nadie te podrá hacer frente en todos los días de tu vida: como yo fui con Moshé, seré contigo; no te dejaré, ni te desampararé. 6 Esfuérzate y sé valiente: porque tú repartirás a este pueblo por heredad la tierra, de la cual juré a sus padres que la daría a ellos. 7 Solamente te esfuerces, y seas muy valiente, para cuidar de hacer conforme a toda la Toráh que mi siervo Moshé te mandó:

No te apartes de ella ni a derecha ni a izquierda, para que seas prosperado en todas las cosas que emprendieres. 8 El libro de esta Toráh nunca se apartará de tu boca: antes de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme á todo lo que en él está escrito: porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien. 9 Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente: no temas ni desmayes, porque El Eterno tu Dios será contigo en donde quiera que fueres.

Está en nosotros el recibir todas estas bendiciones, al estar dispuestos a recibir la Luz del Eterno, siendo vasijas dispuestas a ser llenas con Su Presencia. La Toráh de HaKadósh Barúj Hu es lámpara para nuestros pies, bocado para nuestra boca, agua para nuestra sed y brújula para guiarnos a través de nuestro caminar en este mundo. El Eterno nos toma en Sus brazos, abre las puertas de la bendición y limpia el camino de cualquier obstáculo que se nos presente. ¡Confía en Él! En todo tiempo ¡Que tengas un Simját Toráh lleno de Alegría!

¡Shabbát Shalóm Vemoadim Lesimjá✡!

22 de Tishrei de 5775/16 de Octubre del 2014, Hermosillo, Sonora, México.

Por: Maestro Thyto Eliyahu Ovadyah Humberto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni