Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

¿Cuándo será el momento de Arabia Saudita?

¿Cuándo será el momento en el que el gobierno de Arabia Saudí reconozca al Estado de Israel y comience las negociaciones para tener relaciones diplomáticas?

Tras los Emiratos Árabes Unidos y Bahrain, pareciera ser lógico esperar esta movida política de la monarquía más importante de la Península Arábiga. La pregunta no es si lo hará, sino cuándo.

Tras el fracaso del nasserismo y su intento de construir el panarabismo, buscando conformar un estado nacional árabe unificado, con la breve República Árabe Unida que fusionaba Egipto y Siria, y los Estados Árabes Unidos que sumaban a Yemen del Norte, en los últimos cuarenta años el eje de la discusión pasó a ser la unidad en torno a lo islámico. Frente al régimen de Nasser en Egipto, la alternativa como líder del mundo árabe era Arabia Saudí.

Nasser propiciaba el socialismo árabe, una república laica y era próximo a la Unión Soviética, en tanto que Arabia Saudí era aliada del bloque occidental en la guerra fría y mantenía una monarquía fuertemente tradicionalista, avalada por la corriente del wahabismo. Pero tras los fracasos militares de 1967 y 1973, y el acuerdo de Camp David, el liderazgo egipcio optó por abandonar la pretensión de liderar el mundo árabe. La revolución islámica en Irán de 1979 abrió el camino hacia la retórica del panislamismo, con lo que la República Islámica pasó a disputar en el terreno religioso a Arabia Saudí.

Durante decenios, la postura antiisraelí fue un motor del panarabismo y, luego, del panislamismo. Combustible de rápida ignición de los ánimos, pero que va perdiendo sentido y fuerza con el correr del tiempo.

Que los gobiernos de Emiratos Árabes Unidos y de Bahrain comiencen esta política de relación diplomática con el Estado de Israel es parte del juego por el liderazgo en el Golfo Pérsico y de posicionamiento en el mundo islámico, frente a la hostilidad del régimen iraní.
¿Cuándo será el momento de Arabia Saudí? Podríamos especular las siguientes posibilidades:
1) que primero Mohamed Bin Salman asuma como rey de Arabia Saudí, para capitalizar él mismo ese triunfo diplomático y giro de la política exterior
2) no debería hacerlo inmediatamente tras los otros países del Golfo Pérsico, para que el momento sea de un gran protagonismo en sí mismo, y que no parezca que va tras las decisiones de las otras monarquías regionales,
3) que se naturalice, gracias a los EAU y Bahrain, que se puede tener relaciones diplomáticas y comerciales con el Estado de Israel, y prepare a la población árabe a esta nueva situación
4) que asuma el nuevo presidente de los Estados Unidos –sea quien fuere-, para conocer los lineamientos de ese país en la región.

Por Ricardo Lopez Gottig.

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni