Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

En busca de paz

El acuerdo de paz y normalización de relaciones entre Israel y Emiratos Árabes Unidos, fue un hecho histórico que le trajo mucha alegría. Como en el pasado con Egipto, Jordania y los acuerdos de Oslo, Fernando celebró un nuevo logro del Estado Judío. Otra vez se sintió parte de la historia.

Nació en Tel Aviv hace casi medio siglo, hijo de padres argentinos. Oriundos de la Ciudad de la Plata, residían a pocos metros de la Sede de la AMIA, en aquella ciudad.
Bernardo, su padre, sentía una enorme contradicción en el corazón. Era hincha de Estudiantes en fútbol y de Gimnasia en Básquet, socio de ambos clubes. Y pudo gritar campeón con el lobo y el león.
La familia tuvo un antes y un después a mediados de mayo de 1970, cuando una bomba explotó en la Sede de la AMIA en la ciudad de La Plata”.
Milagrosamente, el atentado no dejo víctimas, pero sí grandes daños materiales y un temor inconmensurable en la comunidad judía, y los vecinos de la zona.
Unos minutos antes de la explosión, Graciela que atravesaba el cuarto mes de embarazo, no se podía dormir, por el antojo de comer alfajores. Para complacerla y también para poder dormir, Bernardo se abrigó y salió en busca de algún kiosco abierto. Tuvo que caminar varias cuadras, para poder cumplir su misión. Finalmente lo logró y regresó a su hogar.
Mientras caminaba, cansado y semidormido, con los ojos entre cerrados, una fuerte explosión se escuchó muy cerca; y lo sacudió de su adormecimiento. Luego de unos segundos de parálisis, volvió en sí, y a la distancia observó un gran apagón en su cuadra. Corrió lo más rápido que pudo, pero se tropezó y se dobló el tobillo. Su corazón palpitaba muy fuerte; y se asustó pues realmente sentía que se le iba a salir o infartar. Estaba a solo trescientos metros de su casa, pero parecía que no llegaba más. El dolor y la desesperación agudizaron cada vez mas su renguera.
Por fin pudo llegar, se encontró a su esposa en la vereda, toda ensangrentada, en plena crisis de nervios, intentando saber de él. La vivienda familiar sufrió muchos daños. Los vidrios de las ventanas estallaron, y la lastimaron. Todo lo que había sobre las mesas, y dentro de los muebles cayó al piso. Los electrodomésticos se destruyeron por completo. En medio de la oscuridad y la confusión, se reencontraron vivos y al sentirse en sus brazos, Graciela se desmayó.
Unas horas más tarde, se despertó en la cama del hospital, asustada por la salud de su bebé; pero el niño se encontraba en perfecto estado y saberlo la reconfortó de inmediato.
Poco tiempo después, el grupo terrorista de la ultra derecha, denominado ONAS (Organización Nacional Armada Secreta), se adjudicó el atentado.
Tras la internación, Graciela regresó a su hogar; pero, su vida ya no fue la misma. Vivía intranquila. No podía dormir por las noches, pensando que podrían volver a sufrir otro ataque, tampoco salía a la calle, tenía mucho miedo. Las noticias que escuchaba en la radio no eran las mejores, los atentados eran cada vez más frecuentes.
Algunos días después, Estudiantes salió campeón de la Copa Libertadores de América por tercera vez consecutiva. Bernardo notaba anímicamente muy mal a su esposa, y sufría junto a ella. No sabía cómo ayudarla, ni cómo animarla. Terminó viviendo con indiferencia el partido, no viajó a Montevideo para alentar al equipo, ni fue a festejar posteriormente con sus amigos.
Esa misma noche, tomó la decisión más importante de su vida: emigrar a Israel.
Lo dejaron todo, familia, trabajo y bienestar, y amparados en la Ley del Retorno regresaron a la tierra de sus ancestros. Unos meses después de haber llegado, nació su primer hijo, Fernando.

A pesar de la distancia, los padres primerizos, víctimas del atentado, se propusieron seguir de cerca el desenlace del caso, y saber en profundidad por qué habían vivido semejante hecho. Así, pudieron saber que la desconocida banda de terroristas, estaba compuesta por oficiales y soldados del Ejército Argentino. Su misión “secreta” era combatir a quienes consideraban “enemigos de la Nación”: judíos, masones y comunistas. También, cuando ya la prensa casi no hablaba de ellos, pudieron saber que los culpables fueron condenados por un Consejo de Guerra. Sin embargo, las penas fueron conmutadas por el Presidente de facto y Comandante en Jefe del Ejército, Alejandro Lannuse; y posteriormente muchos de ellos fueron partícipes del terrorismo de Estado formando parte de la denominada Triple A , y la dictadura cívico militar.

Fernando, heredó la pasión por el fútbol de su padre. Tal es así, que viajo exclusivamente a la Argentina, para vivir el ascenso a Primera División de Estudiantes de la Plata.
Jaime, su abuelo, le consiguió una entrada, y pudo estar presente en el estadio de calles 1 y 57, en aquella recordada victoria frente a Gimnasia y Tiro de Salta. Entonces, debieron esperar hasta el día siguiente para poder gritar “campeón”, ya que faltaba que juegue su partido Atlético de Rafaela, su perseguidor.
Él se sentía cómodo y consentido en la casa de los abuelos. Sin que nadie lo supiera, había presentado la renuncia, a su trabajo antes de viajar. Deseaba vivir su propia aventura de vida y explorar el país en que, alguna vez vivieron sus padres y del que tanto le habían hablado.
Sin embargo, sus planes de libertad y aventura, se disiparon rápidamente. Durante la “marcha de la risa”, en la que los hinchas del “pincha” festejaron irónicamente, el subcampeonato de Gimnasia, se enamoró a primera vista de una chica.
Entre su español con un acento raro y su vestimenta de payaso, logro sacarle varias sonrisas a la interesante desconocida.Y al final de la marcha, la que ya poco le importaba, la chica le dió su número de teléfono, el cual tuvo que memorizar.
Demoró varios días en llamarla. Dudaba si se acordaría de él, o si quizás le habría dado un número falso para sacárselo de encima. Todo podía pasar, pero si no llamaba, nunca se iba a sacar la duda.
Tomó coraje y la llamó.
– Buenas tardes, quisiera hablar con Natalia. Soy el payaso Fernando…
– jajaja ¿Cómo le va, señor payaso? – respondió la jóven, tras unos eternos segundos de silencio-
Luego de la llamada, todo fue felicidad, ya que habían pautado una cita para encontrarse; mientras sonaban de fondo Los Redonditos de Ricota. Y a lo lejos, una estrofa de la canción: “las minitas aman a los payasos y la pasta del campeón…” lo dejó pensando y lo esperanzó en que todo estaría bien. En dos meses en el país, ya había empezado a argentinizarse en costumbres y mañas.
Su abuelo Jaime al ver que su nieto se había puesto de novio y que le pedía plata para salir con Natalia, con mucho cariño, lo instó a buscar trabajo… No podía consentir que con veintinco años, estuviese viviendo la vida de un adolescente y a costa de ellos. El consejo del abuelo, llegó justo a tiempo. La joven había quedado embarazada y querían casarse en poco tiempo.
Así fue que Fernando diseñó una innovadora y revolucionaria idea para el mundo de las bebidas alcohólicas. Creo el “pomelosky”, una mezcla de pomelo y whisky.
El zeide aportó el dinero para el emprendimiento y el nieto se lanzó al mercado. A él, le encantaba esa combinación y pensó que envasándolo y distribuyéndolo podría hacerse millonario. Además, soñaba con exportar a Israel, llegar a todos los supermercados y boliches de Argentina. Pues, no llegó a tanto, pero le alcanzó para pagar los gastos de su boda, vivir bien durante un tiempo; y años más tarde, poder montar una distribuidora de bebidas.

En 2009, Estudiantes disputaba el mundial de clubes en Abu Dhabi. Y tal como habían ido su abuelo y su padre a la final de la Copa Intercontinental en Manchester en 1968, Fernando tuvo el deseo de hacer lo mismo, junto a su abuelo, padre e hijo. Serían cuatro generaciones compartiendo una misma pasión. Pero, su deseo no pudo ser… Les negaron la visa para viajar a Emiratos Árabes, por ser ciudadanos israelíes.
Se quedó muy triste ante tamaña injusticia. No podría estar en aquel evento deportivo tan anhelado. A pesar de ello, el zeide, le dijo unas palabras que nunca olvidaría:
– Es la cuarta vez que Estudiantes juega una copa del mundo, no será la última… No pasará mucho tiempo para que las naciones árabes se acerquen a Israel en busca de paz. El encono irracional quedará en el pasado, y las nuevas generaciones querrán paz, estabilidad y nuevos horizontes económicos. El odio solo será permanecerá en los fundamentalistas y los corruptos de la autoridad Palestina, quienes se han cansado de rechazar propuestas de paz, perjudicando a su propio pueblo.

El abuelo Jaime, no lo pudo ver, pero sus palabras se cumplieron, y finalmente Israel logró la normalización de las relaciones con Emiratos Árabes Unidos. Fernando se perdió el mundial de clubes, pero pudo ser testigo de este hecho histórico, como así también del momento en que el Presidente del Líbano abrió la puerta a un posible tratado de Paz con Israel…
No pudiendo contener la emoción, Bernardo llamó a su hijo y le expreso:
– El viejo la pegó con todo lo que te dijo… Ya se habla de posibles tratados de paz con Omán, Bahrein, Arabia Saudita y algunos países de África. ¡Hasta me ilusiono con poder ir al mundial en Qatar!
– Se cumplieron sus palabras… los países árabes desean la paz con Israel. Ahora falta que Estudiantes vuelva a jugar el Mundial de Clubes…
– Estos nuevos tiempos de paz, me han devuelto la esperanza de ir al mundial. –Bernardo manifestó entusiasmado-
– Pero, papá, Qatar tiene prohibido el ingreso de israelíes a su territorio. Aunque de mantener la decisión, se infringiría el reglamento de la FIFA.
– Lo sé hijo, pero no creo que la FIFA permita tal discriminación y antisemitismo…
– Por el momento, ahorremos y confiemos en que se destrabe este asunto y poder viajar a ver probablemente el último mundial de Messi.
– Ahora que Argentina no es más candidato al título, seguro ganamos la copa como en el 86 y ya que estamos cerquita podríamos ir a conocer Dubai…

Historia ficcionada basada en hechos históricos reales.

Por Ruben Budzvicky

Ilustración: Sabrina Fauez

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni