Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

Radio Jai, Donaciones recibidas durante Octubre - En memoria de Mauricio Hatchwell Toledano Z.L U$2000 - A la memoria de Ursula Heyman Z.L U$120 - Rabbi Alberto Zeilicovich Temple Beth Sholom U$500 - Anónimo U$180 - Ester y Darío Pardo U$100 - Familia Roisentul U$100 - Eugenio Guzman U$10 - Anónimo U$360 - Si por algún motivo su aporte no aparece publicado por favor envíenos un mail a [email protected] - Gracias por su donación, la misma es imprescindibles para sostener nuestra tarea - Rabino Marcelo Kormis U$500 - En memoria del Juez Simón Kupchik Z.L, Simja leíble Ben Asher Zelig Z.L, Fanny Shajris de Spak, Feiga bat Guershon Z.l. y Kowa Spak, Yaacov ben Leizer Z.L U$240 -

¿Y la salud mental de los niños?

Una reciente columna de Jeffrey Kluger del 3 de agosto en la revista TIME, alerta sobre “El coronavirus parece salvar a la mayoría de los niños de la enfermedad, pero su efecto sobre su salud mental se está profundizando” (The Coronavirus Seems to Spare Most Kids From Illness, but Its Effect on Their Mental Health Is Deepening)

El estrés que viene con una pandemia y cuarentena les produce a los niños la sensación de vivir en un mundo que está fuera de su control, porque las verdades con las que cuentan para darle orden a sus vidas, los rituales, la vida cotidiana, el encuentro con los amigos, se hacen pedazos (y es especialmente dañino en los más pesimistas, ansiosos y con antecedentes en salud mental).

A falta de investigación exhaustiva de cómo la pandemia covid19 afecta la salud mental de los niños, que toma tiempo, tenemos los datos de Hubei, China que muestran que luego de apenas 34 días de cuarentena el 23 por ciento de los 2.330 escolares de la muestra, evidenciaron estar en estados depresivos y 19 por ciento, ansiosos (JAMA Pediatrics)

Estudios previos sobre el aumento del cinco por ciento en el desempleo de padres en los años de la gran recesión, se correlacionaron con un aumento del 35  al 50 por ciento en “problemas de salud mental infantil clínicamente significativos”. Ahora el desempleo es mayor. (Health Economics, Golberstein y coautores, 2018)

Al estar cerradas las escuelas, los niños que necesitan atención en su salud mental no tienen la opción de recibirla en la escuela, lo que agrava el problema.

A menor edad, mayor sensibilidad de los niños a la tensión en el hogar por padres que se preocupan, pelean, desinfectan las cosas todo el tiempo. Hay más demanda de apego, insomnio, incontinencia urinaria en las noches, problemas de conducta, etc. Por si fuera poco, en particular los adolescentes que dependen más de sus vínculos con pares, ni siquiera pueden reunirse con sus amigos sea para celebrar cumpleaños o para rituales fúnebres.

Thomas Cooper, profesor de ética de los medios en el Emerson College de Boston, recordando la cobertura de los ataques del 11 de septiembre, dice que mostrar repetidas veces en TV aviones que chocaban contra los edificios del World Trade Center con personas saltando por las ventanas produjo un envenenamiento emocional de efecto desmoralizador. Escuchar sobre las desgracias que trae el COVID-19 una y otra vez tiene un efecto similar. Hay que evitarlo en niños pequeñas y dosificarlo para adolescentes, siendo lo más importante la comunicación abierta entre padres e hijos sobre lo que saben o creen, corrigiendo información sin dejar de validar sus miedos.

Finalmente, acoger a los hijos y hablar positivamente sobre las precauciones como el distanciamiento social puede ayudar a los niños a recuperar cierta sensación de control y seguridad familiar, aliviando su estrés emocional.

Por León Trahtemberg.

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni