Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

¿Por qué el mundo árabe no defiende a los palestinos de la anexión?

Por: Ezequiel Naidich

A poco menos de un mes del posible comienzo del proceso de anexión del Valle del Jordán, la posición de Netanyahu parece más firme que nunca y su campaña a favor de la anexión es cada vez mas tomada como una propuesta real que como un discurso electoral. Por su parte, Mahmoud Abbas ha comenzado a romper la cooperación con Israel y los Estados Unidos en varios aspectos, especialmente en materia de seguridad, negándose a volver a la mesa de negociación.

¿Pero qué está pasando con el resto del mundo árabe? En el vecindario, el más preocupado es el Reino Hachemita de Jordania, que está en una situación muy difícil. Él fue uno de los primeros líderes en advertir a Israel asegurando que la violencia estallará en la región y que, mientras el Rey Abdullah no quiere sumar tensión, está analizando todas la opciones para responder. Lo que más le preocupa al gobierno jordano es la presión de la opinión pública. El año pasado debió hacer frente a masivas manifestaciones causadas por malestar económico, y teme que estas se repitan, pero con un discurso a favor de la ruptura de los acuerdos con Israel. Si Jordania toma este curso de acción, no solo peligran los beneficios de la cooperación con Israel, sino la ayuda de los Estados Unidos, de la cual el Reino Hachemita es, en parte, dependiente.

A diferencia de Jordania, países como Arabia Saudita o los Emiratos Árabes Unidos no se encuentran en una encrucijada tan fuerte. Los países del Golfo Pérsico se han acercado a Israel en los últimos años de forma increíble. El 18 de mayo aterrizó en el Aeropuerto Ben Gurión un avión proveniente de los Emiratos cargado de suministros médicos para Palestina, que fueron rechazados por la ANP para no reconocer la normalización de la relación árabe-israelí.

Lo increíble es que el acercamiento ocurriera durante los mandatos de un gobierno de derecha que no demuestra interés alguno por la solución de los dos Estados. De hecho, los países del Golfo poco están haciendo en oposición a la anexión. Esto se debe a varios factores. Uno de ellos es el agotamiento de la tracción de la causa palestina. Por supuesto, ningún país árabe renuncia a defender discursivamente a Palestina, pues aún genera emociones útiles para los gobiernos. Pero al no avanzar ningún acuerdo de paz, los países del Golfo, últimamente, han preferido avanzar sus propios intereses ignorando los reclamos de los palestinos. Estos intereses son los otros dos factores. El primero es el conflicto regional entre la República Islámica de Irán y Arabia Saudita, que ubica a Israel como un aliado estratégico clave para los árabes, como un jugador importante en la contención a Teherán. El segundo interés es la creencia, en parte cierta, de que los países del Golfo pueden conseguir grandes beneficios de Estados Unidos acercándose mediante Israel. A su vez, Trump también intentaba forjar fuertes relaciones con ambos Israel y el Mundo Árabe desde el principio de su mandato, por lo que fue también responsable de acercar a estas partes.

En este contexto, una Jordania en tensión interna, un mundo Árabe complaciente, una Unión Europea que, como comenté hace unas semanas, no tiene la capacidad para castigar a Israel por las medidas unilaterales que planea tomar, la anexión pareciera estar servida en bandeja de plata.

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni