-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" Justicia, justicia perseguirás para que vivas. "   Deuteronomio

Marchas oficialistas denuncian golpe de estado a Netanyahu

Al menos 8.000 personas se reunieron en Tel Aviv para protestar contra lo que llaman un “intento de golpe de Estado”, mientras que el primer ministro Benjamín Netanyahu continúa denunciando una conspiración en su contra por parte de las instituciones estatales responsables de sus imputaciones por corrupción.
El jueves pasado, las esperanzas de Netanyahu de permanecer en su cargo sufrieron un duro revés luego de que el fiscal general Avichai Mandelblit anunciara su decisión de procesar al primer ministro por soborno, fraude y abuso de confianza en tres investigaciones de corrupción contra el político que ha dirigido al país por más de una década.
Los manifestantes en el Museo de Arte de Tel Aviv portaron banderas israelíes y carteles proclamando lealtad al Likud y a Netanyahu. “Nunca caminarás solo” y “No nos quedaremos callados mientras la sangre de Netanyahu es derramada”, decían algunos.
El escenario principal de la concentración estuvo repleto de pancartas y afiches contra Mandelblit y el fiscal estatal Shai Nitzan. En algunos de estos se podía leer “Investiguen a Shai Nitzan” y “Policía sin fronteras”.
Miembros de alto rango del Likud se negaron a asistir a la concentración pese a las órdenes de la oficina de Netanyahu en el cuartel general del partido en Tel Aviv.
Entre los pocos funcionarios de alto perfil del Likud presentes se encontraron la ministra de Cultura Miri Regev y el parlamentario Miki Zohar. Regev sostuvo que la protesta apunta a “dar el mensaje de que el Estado de derecho no está por encima de la ley. La esencia de la democracia son los controles y balances. Parece que algunos están presionando demasiado y hay que detenerlos”.
Zohar también criticó al sistema judicial durante su discurso, afirmando que “fue víctima de la prensa y la izquierda israelí”. “Funcionarios de izquierda inventaron una conspiración, y la prensa, que ya forma parte de la izquierda, se convirtió en parte. No podemos cambiar el sistema judicial, pero podemos repararlo”, agregó.
Realizado bajo el lema “Protestando Contra el Golpe”, el evento se presentó como un rechazo a la conducta de la fiscalía antes de la imputación y funcionó como una demostración de fuerza del primer ministro, quien ha calificado a las acusaciones en su contra como un “intento de golpe de Estado”.
Los críticos catalogaron a la jugada de sedición. “En una democracia saludable, el primer ministro no organiza protestas contra el sistema de justicia del cual está a cargo”, afirmó el líder de Kajol Labán, Benny Gantz, quien remarcó que la libertad de manifestarse y de expresión son “el alma de la democracia”.
Con información de Ynet.
Mostrar más