-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

Radio Jai, Donaciones recibidas durante Octubre - En memoria de Mauricio Hatchwell Toledano Z.L U$2000 - A la memoria de Ursula Heyman Z.L U$120 - Rabbi Alberto Zeilicovich Temple Beth Sholom U$500 - Anónimo U$180 - Ester y Darío Pardo U$100 - Familia Roisentul U$100 - Eugenio Guzman U$10 - Anónimo U$360 - Si por algún motivo su aporte no aparece publicado por favor envíenos un mail a [email protected] - Gracias por su donación, la misma es imprescindibles para sostener nuestra tarea -

Un día si… un día no: una playa donde hay días para que concurran hombres y otros para mujeres.

Mujeres: domingos, martes y jueves.
Hombres: lunes, miércoles y viernes.
Eso dice el cartel a la entrada de una playa de unos 200 metros, con el frente estéticamente cerrado por un paredón con fotos de una Tel Aviv histórica, que muestra bañistas con mallas enterizas en los años 50. A los costados, unas vallas de estructura compacta que ingresan varios metros dentro del mar, se elevan cual escolleras altas para tapar la visión de los balnearios aledaños. En el paredón del frente, una abertura con gruesa cortina de plástico, permite el acceso sólo de hombres o de mujeres, según el día.

De esta manera, los judíos observantes pueden disfrutar de las bondades de la playa en el agobiante verano israelí, a pesar de las limitaciones de vestuario y de contacto entre personas de sexo opuesto, que impone la religión.

¿Y qué pasa en Shabat? Los más religiosos se dedican al descanso y al rezo pero el guardavidas sí trabaja y la “playa separada” no presenta restricciones para nadie. Los sábados entonces, es aprovechada por locales que conocen esta dinámica y la convierten, un día por semana, en una franja costera para todo el mundo.

La “playa separada” de Tel Aviv limita al Norte, con el concurrido balneario familiar Metzitzim y al sur con la famosísima bahía del Hilton, más conocida como la “playa gay” de la ciudad. Todo en un kilómetro costero donde el Mar Mediterráneo se ve igual de turquesa… pero hay arenas para todos los gustos.

En Israel hay unas 15 playas cerradas con estas características en las principales ciudades costeras del Mediterráneo. También, se han habilitado “playas separadas” en el Mar Muerto, el Mar de Galilea y una en Eilat, sobre el Mar Rojo.
Por Andrea Bauab

Helueni