Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

¡Zbar debe renunciar ya!

Una de las típicas estrategias de los políticos es ganar tiempo y que la inercia de la vida aquiete las aguas y les acomode la situación.

Agustín Zbar, es un hombre que proviene de la política nacional, que pasó por diferentes puestos como funcionario público y conoce muy bien esos juegos y resortes. Es famosa su frase, “el domingo juega Boca y el lunes nadie se acuerda”.

Pocas situaciones en la vida comunitaria y nacional despertaron el nivel de rechazo e indignación que generó la carta de AMIA a DAIA invitando a la entidad política representativa de la comunidad a desistir de la querella contra la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner y una pandilla de acusados, por el intento de encubrimiento agravado de los iraníes fugitivos de la justicia argentina.

Zbar se vio forzado a pedir “una licencia por tiempo indeterminado”. Un par de días después escribía un WhatsApp, (denunciado sólo por este medio) a sus compañeros de comisión directiva donde escribía “el tema ya está fuera de la opinión pública, ahora queda aguantar a la oposición interna cuya fuerza relativa ya conocemos. Seguiremos adelante para culminar esta gestión con el éxito que se merece más allá de la metida de pata. JASAK! Felicito a todos y cada uno por la madurez y la unidad demostradas para pasar por éste horrible momento y todo el apoyo a Ariel, Darío (los firmantes de la carta), y Tito. Hasta pronto AZ” 

El texto es contundente y no justamente de una persona que renuncia a su cargo y a manejar el poder.

Han pasado dos semanas, las aguas se han aquietado, las más de 10.000 personas que adhirieron a la solicitada de los intelectuales pidiendo la renuncia de Zbar y toda la comisión directiva ya están en otra cosa. Las cosas no cambian con un deseo o intención, cambian con decisiones que respaldan el sentido común, y de no renunciar Zbar, el resto de la comisión directiva será cómplice.

Si la dirigencia quiere limpiar la imagen de la Mutual, debe exigir la renuncia del presidente o expulsarlo por su accionar. Deberían también reconstituir con urgencia “un tribunal de ética comunitaria” para que éstos casos, los Zbar, Timerman, Elbaum que suceden con demasiada frecuencia, no quedan en la impunidad. Si no hay costo, sanción y condena, estamos a la deriva y sin la posibilidad de tener una comunidad que pueda ser respetada y digna.

Frente a esta inédita y grave crisis de AMIA, de no renunciar en pleno toda la comisión directiva de la Mutual, la misma debería convocar e integrar con poder de voz y voto, a personalidades comunitarias indiscutibles, que le den sustento y credibilidad a la dirigencia hasta el final del mandato y las nuevas elecciones.

La ciudadanía se encuentra agobiada por sobrevivir a una profunda recesión económica y atontada por la infinidad de causas de corrupción, denuncias, arrepentidos y operaciones cruzadas, que superan la capacidad humana de retención y asombro. ¿Quién tiene fuerzas y constancia en medio de tanto escándalo para recordar a Zbar?

El titular de la AMIA viene logrando su propósito. Los “medios comunitarios” que deberían sostener la demanda ética e histórica y exigir la inmediata renuncia, no dicen palabra. El blindaje por unas migajas, logra su objetivo, el silencio es absoluto.

Los medios de comunicación y periodistas no judíos con los que interactuamos y nos consultan permanentemente, tienen bastante desafío con los escándalos nacionales. “Lo Judío” les interesa en tanto sea rating y alimento en la agenda nacional, pero no ingresarán en una interna que no comprenden y en la que temen quedar salpicados. Muchos nos dicen, “la interna Judía es más difícil que la Peronista, ahí no nos metemos”. No es nuestro tema y tienen razón. No lo hacen en las peleas o internas de ninguna de la colectividades y en realidad la judía ya los tiene un tanto exhaustos.

En la última reunión de la comisión directiva de Amia, las voces no ortodoxas e incluso algunas de ellas, plantearon que la única manera de limpiar algo la dañada imagen y reputación de la misma, es la renuncia de Zbar. En el absurdo de una comisión dominada por una visión “teocrática” y verticalista se planteó un compás de espera. Se debe aguardar la decisión del líder supremo del BUR, Rabino Samuel Levín, ausente del país.

Seguimos ganando tiempo. Parece que no hay teléfonos, videoconferencias, whatsApp en ese mundo y que sin el veredicto Rabínico y su pulgar no pueden actuar.

¿Tendrá Zbar la presión necesaria que lo haga renunciar?

Es interesante como el presidente de la AMIA en una de sus tantas nefastas intervenciones entre bambalinas, operó para que Ariel Cohen Sabban, se viera forzado a renunciar a la DAIA por una denuncia mediática. No le alcanzaba con una licencia.

En este caso donde la AMIA intentó ir contra una denuncia judicial en curso, próxima a juicio oral y que, de acuerdo a la propia justicia, le costó la vida en un magnicidio al fiscal federal, a cargo de la investigación del atentado, el titular de la Mutual, pide una licencia.

Las 85 víctimas del atentado, el fiscal Nisman y Pepe Eliashev no pueden descansar en Paz, mientras Hector Timerman lo hace, gracias a que Zbar, intentó vaya a saber uno por qué, exculparlo junto al resto de los artífices de la búsqueda de encubrimiento.

Los judíos y no judíos de la argentina necesitamos con urgencia instituciones y dirigentes transparentes que brinden respuestas y credibilidad. Premios y castigos. Que paguen por acciones que nos avergüenzan a todos.

Zbar debe renunciar ya.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Helueni