-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

Radio Jai, Donaciones recibidas durante Octubre - En memoria de Mauricio Hatchwell Toledano Z.L U$2000 - A la memoria de Ursula Heyman Z.L U$120 - Rabbi Alberto Zeilicovich Temple Beth Sholom U$500 - Anónimo U$180 - Ester y Darío Pardo U$100 - Familia Roisentul U$100 - Eugenio Guzman U$10 - Anónimo U$360 - Si por algún motivo su aporte no aparece publicado por favor envíenos un mail a [email protected] - Gracias por su donación, la misma es imprescindibles para sostener nuestra tarea - Rabino Marcelo Kormis U$500 - En memoria del Juez Simón Kupchik Z.L, Simja leíble Ben Asher Zelig Z.L, Fanny Shajris de Spak, Feiga bat Guershon Z.l. y Kowa Spak, Yaacov ben Leizer Z.L U$240 -

Se suman nuevas voces en apoyo a Radio Jai

Desconozco toda la historia de acuerdos y de desacuerdos. Francamente la desconozco. Sólo he sido testigo, en la Argentina, luego en Uruguay y ahora en Israel, de sentirme parte de un -pedacito- comunitario que creo, más allá de las circunstancias actuales, forma parte del tejido social judío, de derechas y de izquierdas, de religiosos y laicos.

Nunca he sido parte de las -divisiones-. Nunca. ¡Y qué decir del Majloket! Esas diferencias que se tornan irreconciliables y que nos llevan a quedarnos -fuera de casa-, una suerte de exilio forzado.

Este Shabat finalizamos el Jumash Bereshit. Lo que parecía irreconciliable, se tornó en vínculo renovado y fortalecido. Yehudá e Yosef lograron zanjear sus -diferencias-. ¿Por qué? Porque hubo sensibilidad. Porque hubo necesidad del otro. Porque nadie es descartable. Y porque, por sobre todo, a todos, los cubría la mágica presencia de un anciano padre en los físico, pero por sobre todo, Abinu shebaShamáim. Nuestro Padre Celestial.

Creo, humildemente, que sólo la palabra -lo que se dice de frente- construye.

Creo, humildemente, que la Casa Comunitaria, la cual respeto y quiero, de la cual me siento parte -aunque ya a la distancia- debe ser como Yehudá. Abogar por esos sentimientos después de 25 años de vínculos.

Curiosa comparación. 22 años habían pasado de -silencios-. Allí entre Kenáan y Egipto. Ahora, todo se pudo hablar. Ahora todo se pudo curar.

Sólo abogo por ello. Porque también yo era parte de la -voz- de esta querida radio, que más allá de cualquier discusión, significa un esfuerzo, un orgullo, una presencia inimitable, al amor de Am Israel, Eretz Israel y la Torá de Israel. En síntesis: el Amor a Boré Olam,que nos ha creado tan diferentes para que podamos unirnos en la diferencia, precisamente. Ya que ése, es, el sentido último de “Amar al prójimo como a tí mismo”.

Con la esperanza que el sello de Bereshit, nos retorne la armonía entre hermanos.

Un fuerte abrazo…¡¡Jazak uBaruj!!

Tuyo y vuestro,

Mordejai Maarabi

Ra-anana, Israel

Helueni