Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Efemérides: fallece el Gaon de Vilna

Su verdadero nombre era Eliyóhu Ben Shlomó Zalman, pero él comúnmente es llamado en hebreo como Hagaón Hajasid Mivilna, significando “el gaón (erudito) piadoso de Vilna”, o en formas similares (Gaón de Vilna, Góen mi Vilno, o Vilna Gaón), y como HaGra o HaGró (sigla hebrea “de HaGaón Rabino Eliyahu”).

Fue una de las mayores autoridades halájicas de la historia del judaísmo. Su pensamiento estuvo entregado por completo al estudio de la Torá, el Talmud, la erudición cabalística y a ciertas ciencias seculares (como la gramática hebrea, la geometría, el álgebra y la astronomía). Al igual que el Judaísmo reformista en la actualidad, el Gaón consideraba al conocimiento “secular” un adjunto vital al estudio de Torá y estuvo bien informado en casi todos los campos seculares. Aunque mostró desacuerdo con la Haskalá en sus comienzos, de igual modo promovió la reflexión sobre la relación y el equilibrio entre la modernidad y la asimilación, la cultura europea y la hebrea.

Fue un autor prolífico y existen pocos libros hebreos antiguos sobre los cuales él no escribió un comentario, que en su gran mayoría fueron clases dictadas a sus estudiantes. Sin embargo, ningún escrito suyo fue publicado durante su vida.

Cuando el judaísmo jasídico llegó a ser influyente en su ciudad natal, el Gaón de Vilna se unió a los rabinos y jefes de las comunidades polacas conocidos como los Mitnagdim, para frenar la influencia jasídica. En 1777 realizó una de las primeras excomuniones contra los jasidim en Vilna.

En 1781, cuando los jasidim renovaron su trabajo de proselitismo, bajo la dirección de su rabino Schneur Zalman de Liadí (el “Baal Ha-tanya”), el Gaón los excomulgó y declaró que eran herejes con los que no podría casarse un judío piadoso.

Después de esto, el Gaón se retiró de la tarea y los jasidim aprovecharon la oportunidad para difundir el rumor de que el Gaón se había aliado a ellos y que se arrepintió de haberlos perseguido. Entonces el Gaón envió a dos de sus alumnos con cartas a todas las comunidades de Polonia, declarando que no había cambiado su actitud en el asunto y que las afirmaciones de los jasidim eran puras invenciones. Sin embargo, las excomuniones no detuvieron el crecimiento del jasidismo.

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Helueni