-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

Radio Jai, Donaciones recibidas durante Octubre - En memoria de Mauricio Hatchwell Toledano Z.L U$2000 - A la memoria de Ursula Heyman Z.L U$120 - Rabbi Alberto Zeilicovich Temple Beth Sholom U$500 - Anónimo U$180 - Ester y Darío Pardo U$100 - Familia Roisentul U$100 - Eugenio Guzman U$10 - Anónimo U$360 - Si por algún motivo su aporte no aparece publicado por favor envíenos un mail a [email protected] - Gracias por su donación, la misma es imprescindibles para sostener nuestra tarea - Rabino Marcelo Kormis U$500 -

La Kabala del Cuello

Sin embargo, ésta se encuentra en la parte superior de nuestro cuerpo, uniéndose a las demás partes por un pequeño estrecho vulnerable. “¿No hubiera sido más prudente que este órgano delicado e importante esté ubicado en un lugar más seguro, tal vez en algún lugar más interno del cuerpo?

Por otro lado, si, por alguna razón, es conveniente para la cabeza ser diferente a las demás partes del cuerpo, entonces tal vez debería haber sido una entidad totalmente independiente. Podríamos haberla llevado en las manos o simplemente en un bolso, y se podría comunicar con el cuerpo a través de ondas inalámbricas. O podríamos dejarla en nuestras casas –en una caja de seguridad, aislada y distante de elementos extraños.

¿Entonces, por qué el cuello? ¿Por qué la cabeza está conectada al cuerpo a través de algo que tan frágil y vulnerable? ¿Es esto algún capricho de diseño por parte del Creador, al igual que otras cosas que no tienen explicación?

Nuestros maestros explican que la forma física del cuerpo, en realidad refleja verdades más profundas sobre las funciones espirituales que estas realizan.

La cabeza es mucho más que un órgano que mantiene con vida a los demás miembros. Es la sede de la conciencia, la fuente de la visión y la orientación, el ejecutor de la voluntad del alma. Es por eso que la cabeza debe estar por encima de las demás partes del cuerpo. Si estuviera colocada en otra parte, sería demasiado difícil cumplir con su función de órgano líder y guía de los demás miembros.

Por otro lado, si estuviera completamente separada de la persona – siendo que el cuerpo es básicamente la recepción de instrucciones en este caso de algo que no está conectado con el-, tales instrucciones realmente no tendrían mucha influencia. Nos conectaríamos con estas “instrucciones” como una especie de fuerza externa, y no como algo que viene de nosotros mismos y que realmente es parte de nuestra existencia.

Un líder realmente eficaz es distante y al mismo tiempo involucrado, separado pero totalmente unido, un poco por encima pero profundamente pendiente de la entidad que conduce. Y por cuanto que esta es la relación de la cabeza con el cuerpo en el sentido espiritual, esta dinámica está reflejada en la forma física del cuerpo.

En otras palabras, el cuello es el que hace que la cabeza sea la cabeza. La conexión que crea, y la vulnerabilidad misma de aquella conexión, hacen que la cabeza se conecte íntimamente con el cuerpo y al mismo tiempo este separada de los demás.

“Recuerda lo que te hizo Amalek , en el camino, al salir de Mitzraim (Egipto), que te encontró en el camino y aniquiló a los débiles que venían rezagados detrás de ti, cuando estaban fatigados y exhaustos, Y El no temió a D-is. … ¡No lo olvides! (lectura de “Zajor”, Deuteronomio 25:17-19)

El nombre hebreo Mitzraim (“Egipto”) significa “paso estrecho”. Por lo tanto, nuestros maestros explican que el significado espiritual de Amalek: “Amalek” es el enemigo que ataca el alma, en el lugar donde es más sensible de ella, que es en el “paso estrecho del cuello.”

Amalek es la voz de la incertidumbre, el frío de la indolencia, la auto-destructiva inclinación sub-racional de la irritación. La cabeza sabe lo que es correcto, pero antes de que este conocimiento pueda traducirse en acción y pasión, una voz suave susurra dentro nuestro diciendo”, ¿y qué?” La cabeza sabe que hay un D-is en el mundo, que hay un propósito en la vida, la realización y la felicidad que se logra mediante el cumplimiento de este propósito; Amalek le responde, “¿y qué?”

Amalek no embiste a la cabeza – la cabeza conoce la verdad y es impermeable a la hipocresía de Amalek. Amalek no ataca el cuerpo – un cuerpo que está unido a su cabeza y sigue sus instrucciones podrá resistirse a la influencia corruptora de Amalek. En cambio, Amalek ataca el cuello: la coyuntura en sí, la conexión entre el conocimiento de la cabeza y las necesidades y deseos del cuerpo. Bloquea el “paso estrecho” del cuello, y por ende corrompe la “objetividad” del alma – su capacidad de salir de si mismo para aprehender verdades transcendentes, de modo que luego pueda impartirlas al ser subjetivo – y la transforma en la indiferencia Amalekita.

Amalek es un enemigo difícil de combatir .El intelecto no puede luchar contra el, porque Amalek opera bajo su radar. Los sentimientos no se pueden movilizar en contra de Amalek, ya que el congela el corazón con el frío de la indiferencia. El alma tiene una sola defensa contra Amalek: la fe irracional, la primitiva memoria del intrínseco vínculo con Di-s.

“Recuerda lo que te hizo Amalek… No olvides”. Con el poder de la memoria del alma, Amalek puede ser repelido y derrotado

Fuente: eschabad

Helueni