Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

26 años lejos de la paz 

Yitzhak Rabin fue un mártir por una causa justa, la búsqueda de la paz, siempre lo será. Aunque a veces la guerra se le anteponga. Rabin no era un líder común, pues su discurso estaba dedicado a todos aquellos que creían o creen en una sociedad en la que exista la sensación de la armonía, tal vez no perpetua, pero sí en continuidad. Rabin era un líder como pocos. De seguro, es una perdida enorme para Israel, pero más una pérdida para toda la región e incluso para esa contraparte del mundo árabe, que, si bien tiene sectores reacios a la paz, también existen los grupos e individuos que desean hacer parte de una nueva historia.
Además de Rabin, cabe señalar la posición con respecto al conflicto árabe-israelí del autor más vendido de Israel, es decir, Amos Oz. La leyenda de las letras israelí, en su última conferencia en la universidad de Tel Aviv, señala que “no se puede curar una herida a palos”, y propone que, para solucionar el extenso conflicto, se debe recurrir al dialogo, a la buena comunicación, a la receptividad, al buen uso del lenguaje, al entendimiento. Asimismo, es el racionamiento lo que de los dos lados del conflicto debe prevalecer. Por lastima, el extremismo o sectarismo y sus variantes, destruyen de forma mezquina cualquier posibilidad de dialogo, de razón y de paz. Todo termina en el mismo lugar, y de nuevo a comenzar de cero.
Dentro de todo, Oz dijo en aquel ultimo gran discurso que: “Si Israel no tuviera la fuerza que tiene, ninguno de nosotros estaría aquí”, y con toda razón. Israel nació como un Estado de defensa y se ha mantenido como tal, aunque en momentos determinados a debido atacar, su arma es la defensa, incluso el ataque como defensa. Así que no es la solución que Israel deje de existir como Estado y como nación hebrea, al contrario, para que prevalezca, debe existir la paz, tanto dentro de Israel como en la región en general.
Y ese es otro aspecto, ¿existe la paz dentro de Israel?, ¿existe la paz entre los judíos? Pues sin eufemismos, evasivas o respuestas ambiguas, quien asesinó a Rabin y de paso la posibilidad de llegar a un acuerdo de paz histórico no fue un árabe, ni siquiera un musulmán. Fue un judío y un israelí. Yigal Amir representa todo el odio y el extremismo irracional que puede llegar a existir dentro de una posición sesgada, sectaria, fanática. Amir es la muestra del cómo puede “matarse” la posible consecución de la paz. Al igual que Amir existen muchos que así no harían lo mismo, de una forma u otra lo respaldarían y lo acompañarían con furor en un acto tan vil como el de asesinar a una figura como la de Rabin, que ya hace 26 años desapareció a causa de esto.
Ahora bien, los Acuerdos de Oslo de 1993, buscaban una solución permanente al conflicto. Inclusive, lo que se proponía en estos acuerdos es prácticamente lo que se tiene hoy por hoy, pero sin la anhelada paz (para algunos). Para Rabin: “Jerusalén es la antigua y eterna capital del pueblo judío”, también en materia de soberanía, de seguridad de fronteras y demás aspectos todo se mantendría en posición favorable a Israel. Por su parte, Palestina estuvo dispuesta a aceptar la mayor parte de los puntos del acuerdo y así, movimientos como Hamas no hubieran tenido una expansión letal.
En Tel Aviv fue abatido el primer nacido israelí (sabrá) que ocupó el cargo de Primer Ministro. Un año antes había recibido el premio Nobel de la paz. En su niñez vivió el conflicto en carne propia. Entendió desde muy temprano la terrible disputa, muy lejana de cualquier paz. Sabía cómo los asentamientos judíos eran atacados, desmantelados, incendiados y de las matanzas a judíos por parte de árabes. Siempre lo acompañó el sabor amargo de aquel conflicto y de la carencia de la paz.
Rabin siempre sionista estuvo en la Haganá y luego en el Palmaj, su cuerpo elite. Dijo Rabin que: “La realidad de nuestro pueblo y de nuestra vida nos urgía a estar siempre a la defensiva”. Fue nombrado jefe del Estado Mayor en 1964 del Tzáhal. Luego se convirtió en diplomático y en político, y no en cualquiera.
Con el slogan o lema de campaña de “Sí a la Paz, no a la violencia”, que lo acompañó a su fin, cuando Yigal Amir procedió en su contra.
En la historia del moderno Estado de Israel pocos hombres han sido como Rabin. No por nada el país se vistió de luto en aquel noviembre del 95, sino que hasta día de hoy se le recuerda, se le conmemora y se le rinde homenaje a aquel hombre de armas que le apostó fallidamente a la paz. A su funeral asistieron casi todas las personalidades más importantes de la época.
En sus últimas palabras en ese discurso del 4 de noviembre se resume su vida y su obra: “Fui hombre de armas durante 27 años. Mientras no había oportunidad para la paz, se desarrollaron múltiples guerras. Hoy, estoy convencido de la oportunidad que tenemos de realizar la paz, gran oportunidad. La paz lleva intrínseca dolores y dificultades para poder ser conseguida. Pero no hay camino sin esos dolores”.
David Rosenthal
@rosenthaaldavid
Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni