-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

Radio Jai, Donaciones recibidas durante Octubre - En memoria de Mauricio Hatchwell Toledano Z.L U$2000 - A la memoria de Ursula Heyman Z.L U$120 - Rabbi Alberto Zeilicovich Temple Beth Sholom U$500 - Anónimo U$180 - Ester y Darío Pardo U$100 - Familia Roisentul U$100 - Eugenio Guzman U$10 - Anónimo U$360 - Si por algún motivo su aporte no aparece publicado por favor envíenos un mail a [email protected] - Gracias por su donación, la misma es imprescindibles para sostener nuestra tarea - Rabino Marcelo Kormis U$500 - En memoria del Juez Simón Kupchik Z.L, Simja leíble Ben Asher Zelig Z.L, Fanny Shajris de Spak, Feiga bat Guershon Z.l. y Kowa Spak, Yaacov ben Leizer Z.L U$240 -

“El dióxido de cloro es un derivado del cloro, su único uso es para potabilizar el agua”

Hace unas semanas, en redes y en los medios, se hablaba sobre la utilización de dióxido de cloro para enfrentar el coronavirus, y hasta se pudo ver a una conductora televisiva bebiendo en cámara esa sustancia. Lo cierto es que hubo una muerte, la de un niño en Neuquén, que se produjo tras habérsele administrado dióxido de cloro, tal como lo informó la autopsia.

Curiosamente en Bolivia hay controversia acerca del dióxido de cloro, ya que el Senado aprobó su uso como tratamiento para el Covid, y el Ministerio de Salud de ese país lo desautorizó.

Conversamos con Héctor Berzel, médico toxicólogo, a quien le preguntamos qué es el dióxido de cloro, y sobre lo que su ingesta puede producir en el organismo.

“Es un desinfectante, un derivado del cloro, que al igual que la lavandina, se usa por potabilizar el agua, es su único uso, el que tiene autorizado y registrado”, afirmó.

Sobre cómo apareció la idea de utilizar este producto, dijo que no fue casual, que “hay muchos delincuentes, pseudocientíficos, atorrantes, gente a quienes no les interesa la salud de la gente y para quienes lo único que le importa es su propio bolsillo”. Y remarcó que han hecho grandes negocios, y que no les importa ir cambiando de país y seguir haciendo daño mientras sigan ganado dinero, más “una cantidad de idiotas que se ponen detrás de esto”. Criticó duramente a quienes propician y negocian con esto, porque además de manejarse impunemente, sin realizar estudios previos sobre el impacto y las consecuencias, acusan a las autoridades y a los más de setenta mil médicos que hay en la Argentina de “ser tan mala gente y estar detrás de intereses para que el covid se propague y contagie”, cuando los médicos “nos matamos trabajando y atendiendo a los pacientes, para soprtar que aparezcan estos delincuentes” y agregó que los toxicólogos habían hecho una advertencia sobre el peligro del uso del dióxido de cloro, días antes de que muriera el chiquito de Neuquén.

Respecto de la prevención y de cómo se ha evolucionado en el tratamiento de covid, desde que comenzó la pandemia, el doctor Berzel dijo que sin dudas, lo mejor para protegerse, es el aislamiento, y que el tratamiento depende de cada paciente, edad, enfermedades previas, que no se puede resumir en una conducta, que cada paciente puede requerir distintas maneras de tratarlo y que ese es justamente el trabajo de los médicos, que por otra parte no se los reconoce lo suficiente. “se nos trata, salvo algunos casos, muy mal a los médicos y al personal de salud en general, e incluso, en algunos casos (por trabajar desde la virtualidad como le sucede a él) se nos reduce el sueldo”.

Berzel igualmente opina que el tema de ser médico es así: “Ser médico, no trabajar de médico”. Sin embargo, insiste en que no hay reconocimiento económico desde el Estado, y se pregunta por qué deben pagar Ganancias, como si fueran grandes empresarios, cuando los médicos atienden muchas veces gratuitamente a sus enfermos. Asimismo, destaca el reconocimiento de la gente con sus aplausos, “sirve, y es lo que la gente puede hacer”.

El doctor Barzel que trabaja para el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, para una obra social, como asesor toxicológico del SAME, “quienes están haciendo un trabajo enorme para que todo funcione bien”, para el gobierno de Jujuy atendiendo pacientes Covid para seguimiento, considera que “los gobiernos están poniendo cosas, pero la verdad, en lo económico se matan de risa de nosotros”
Supone que estamos en los peores momentos de la pandemia. No quiso aventurar sobre lo que no conoce, pero que según lo que afirman los epidemiólogos, “esto va a durar”.

La vacuna estará – supone- entre diciembre y marzo, pero asegura que al principio no va a alcanzar para todos, que se va a comenzar con el personal de salud, con los más expuestos, pero cree que hasta 2022 no tendremos un manejo real de la pandemia. La situación va a mejorar con la vacuna, pero insistió en que “hay que cuidarse, no es broma lo que está pasando”. Y añadió que la cantidad de infectados es grande, la afectación que tiene en la economía es grande y también la desesperanza en la gente, por temas de trabajo, por temas de familia y aquí remarcó sobre “la estupidez de los dirigentes de hacer las cosas de tal manera que no se pudiera despedir a los familiares antes de morir” Señaló que el Gobierno de la Ciudad ha hecho algo muy bueno al establecer un protocolo para que se pueda acompañar a los enfermos graves que seguramente van a fallecer “Somos seres humanos”, concluyó.

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni