-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" Piensa bien y estará bien "   

“La expresión `que la Justicia no se lave las manos´ hiere sensibilidades”

La utilización de la frase “lavarse las manos”, en la convocatoria de Amia para el acto, esta vez virtual, por el aniversario del Atentado del 18 de julio, ha llevado a la reflexión al profesor Jaime Katz*, egresado en Ciencias Judaicas del Instituto Shazar. El docente, que se declaró “sensible” como estudioso de la Biblia, y por ello a la interpretación de cada palabra, manifestó sentirse herido al encontrar esa expresión en la invitación que indica que “la Justicia haga justicia”.

Explica Katz, que esa frase, trajo tantos cuestionamientos y problemas al pueblo judío a lo largo en la historia, lo invita a sugerir que no sea utilizada para convocar a este acto. Reconoce que aunque sea tarde, y no haya vuelta atrás, desea llamar a la reflexión y a pensar en que debemos dar un poco más de seriedad y sentido a las palabras que usamos.

Entiende Katz que se haya usado el “lavarse las manos” como juego publicitario vinculándolo con uno de los cuidados en la pandemia, pero asimismo, no puede dejar de insistir en que esa frase fue muy conflictiva para los judíos. Recordó el profesor que la misma había sido pronunciada por Poncio Pilatos cuando condenó a Jesús a la crucifixión. En ese momento “se lavó las manos” saliéndose de su responsabilidad y culpando al Sanedrín. La situación en sí es sumamente controvertida, dice, y explica que a lo largo de la historia, aun hasta tiempos muy recientes, derivó en la acusación de deicidio sobre nuestro pueblo con las consecuencias que trajo aparejadas.

“Me molesta, me hiere mi sensibilidad“, dice Katz con tristeza, y señala lo interesante que es ver que se están usando dentro de la comunidad judía, expresiones que no representan la cultura judía. Agrega que hay “un cierto relajamiento de la cultura judía en estos últimos tiempos, que usamos expresiones tomadas de culturas ajenas en nuestro hablar diario, de las que ni siquiera tomamos conciencia su origen”.

A partir de allí, el profesor citó algunos ejemplos de términos que proceden del cristianismo de los que no se tiene idea su origen. Dijo que, el “tocar madera”, que usamos vulgarmente para evitar un mal, estamos tocando la madera de la cruz, la de la crucifixión. Cuando decimos “en un santiamén”, estamos utilizando terminología absolutamente cristiana, ya que significa “el tiempo que lleva santiguarse y decir amén”; “tirarle margaritas a los chanchos”, surge del Sermón de la Montaña de Jesús, o “la fe mueve montañas”, proviene de la cura de un epiléptico por parte de Jesús.

No le parece mal el uso de esas expresiones en la rutina diaria, si ellas estuvieran equilibradas por expresiones judías, con tanta riqueza que hay en el idish, en el ladino, en el hebreo bíblico”, señaló y agregó que ellas no se usan, y que sí priman las ajenas a la cultura judía.

Como ejemplo, mencionó algunas que provienen del judaísmo: Justicia perseguirás, La espada apareció en este mundo por el atraso en la Justicia, Quien salva una vida, salva al mundo entero. “Tantas expresiones auténticamente judías y que sin embargo no equilibran en su uso, en nuestro diario decir”, lamentó.

El profesor Katz citó a Amos Oz quien hace reflexiones muy interesantes sobre los judíos y las palabras, y sobre el lugar que ocupa la palabra, quien dice: “Cada lector es un revisor en el pueblo judío, cada estudiante un crítico y cada autor suscita infinidad de interrogantes”.

Todo ello lo impulsa a Katz a señalar el valor de la palabra en el uso de nuestro pueblo, en la que es totalmente central y en la que la sensibilidad frente a ella es muy fuerte.

Para culminar, señaló que la sensibilidad hace que la palabra cure o hiera, que con la palabra podemos amar u odiar, y que a esa fuerza que tiene la palabra en nuestro pueblo, no podemos dejarla de lado, usando terminologías que a veces puedan ser susceptibles de controversias y de conflictos, como esta expresión que alude al episodio de Pilatos, y que causó persecuciones, matanzas y derramamiento de sangre, durante tanto tiempo en la historia.

*Jaime Katz fue Director del Internado para Maestros Hebreos de la AMIA en Moisés Ville, y dictó clases en el Seminario Iosef Draznin de Moisés Ville. También fue director del Secundario Hebreo de la Escuela Bialik de Rosario. Dictante de charlas y conferencias, publicó artículos en el diario La Capital de Rosario.

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

1 Comentario

  • Bárbara
    Bárbara

    La más horrible y que la usan muchos judíos (seguramente no saben a que hace referencia) es ” se te vio la hilacha” para referirse a alguien que mostró su verdadera cara, y hace referencia a los flecos (tzitzit) que se ven del talit. Hay que dejar de usar esa frase siniestra.

    Responder
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni