Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

Una familia judía sin fronteras

Decidieron vender lo que tenían y lanzarse a aventura. Pasa eso, compraron un motorhome y se dispusieron recorrer América. Una proyecto particular, tal vez más común para algún joven aventurero, pero quienes emprendieron esa aventura es una pareja y sus cuatro hijos de entre dos y nueve años.

Mariano Juchnowicz desde Baranquilla, Colombia, nos cuenta la experiencia. Con la idea de hacer un cambio en sus vidas, de querer vivir una experiencia familiar, intensa, y un sueño que se había ido postergando, finalmente, se atrevieron y salieron a viajar.

El recorrido comenzó en Buenos Aires, llegó a Brasil, volvió por el norte argentino, para subir, luego por la ruta del Antiplano: Bolivia, Perú, Ecuador y Colombia, en donde se encuentran ahora porque el tema de la pandemia imposibilitó continuar.

Quedó por ahora el sueño de “meterse en la selva”, y el de poder continuar el viaje planificado hacia el norte. Creen van a tener que emprender el regreso a la Argentina, porque dada la emergencia sanitaria mundial, no saben cuándo van a volver las cosas a la normalidad, si las fronteras estarán abiertas, si no podrán tener problemas con las visas; por lo tanto ahora están en una pausa en Colombia.

Mariano es argentino, y a los 14 años se fue a vivir a Chile donde estudió teatro y después, ya como profesor de la universidad, conoció a Geraldine, quien hoy es su esposa y la compañera de aventuras. Cuenta Mariano que apenas casados se fueron a vivir a Israel por un año en el que se involucraron profundamente con sus raíces judías, él estudiando en una yeshivá y ella en una midrashá, con lo cual, se conectaron con la Torá y con el cumplimiento de las mitzvot (preceptos judíos). Regresaron a la Argentina con el primer hijo por nacer (Yehuda 9).
El desafío de este viaje significa para Mariano, “salir del lugar de confort y una forma de demostrar cómo se puede llevar una vida judía de una manera deferente y auténtica”.

Respecto de la escolaridad de los hijos en medio del viaje, cuenta que antes de salir , se adhirieron a un programa del Ministerio de Educación de la Argentina implementado por el Ejército que está pensado para personas que por alguna u otra razón, se encuentran fuera del territorio nacional y que desean mantener la educación. Por medio de una plataforma virtual, llegan los contenidos, que luego los padres trabajarán con los chicos y de ese modo, tienen garantizada la escolaridad. Dos veces al año, deben rendir exámenes que se envían por correo y con ello, queda certificada su escolaridad al día, y con la tranquilidad de que cuando deseen establecerse nuevamente en un lugar, tienen garantizada la continuidad como si hubieran ido a la escuela de manera presencial.

Respecto de la educación judía, fue algo más difícil, debido a las diferencias horarias de las clases o porque la conexión en internet no los ayuda justo en momento de las clases online en las que se conectan, pero eso no les impide brindar educación judía a sus hijos. Lo hacen de manera vivencial: Dos veces por semana se sientan con los niños a estudiar, los instruyen en Torá, leyes y costumbres de shabat, hacen tefilá (rezos), comparten la mesa de shabat en el motorhome, invitando gente en los lugares por los que pasan, conociendo a otros judíos quienes muchas veces “ni saben que son judíos” o que no tuvieron conexión con el judaísmo, y aprovechan para instruirlos, compartir relatos con ellos. Dice Mariano con orgullo que todo eso tal vez, es una experiencia más fuerte para los chicos que la educación judía formal y que los nutre muy fuertemente para su vida. También el intercambio con invitados no judíos, compartiendo e intercambiando sobre sus mundos, les brinda a los niños experiencias muy fuertes que los nutren inmensamente.

Aún no está en sus planes regresar a una vida formal, creen que no es el momento todavía, pero tampoco que esa va a ser “la vida eterna”. No esperaban esta pausa (hace cuatro meses que están en Barranquilla), deseaban fervientemente llegar a Nueva York, a Jabad Lubavitch para el “corte de pelo“de uno de los niños. Pero dice que el viaje les enseñó a ser flexibles frente a las cosas. Les ocurrió que un día no arrancara el bus, o que alguna carretera estuviera cortada, “son cosas que no se las espera, pero que suceden, como esta pandemia”. Mariano es de la idea de que estas cosas hay que asumirlas, y que hay dos caminos, amargarse o buscarle el lado positivo y seguir adelante. “Aprendimos esto en el viaje: La vida es un movimiento, es un viaje”.

Mariano y Geraldine tienen sus respectivas familias en Chile y en Argentina y ven con agrado que el regreso no pensado, les permita reencontrarse con ellos, compartir sus vivencias, que los niños reciban el cariño de sus abuelos, a quienes extrañan y que en definitiva les va a venir verse nuevamente.

Respecto de cómo se solventan económicamente, y a la logística necesaria para emprender el viaje, Mariano nos cuenta que cuando decidieron viajar, y teniendo en cuenta que lo harían con cuatro niños, planificaron seriamente lo que irían a hacer, por eso enfatiza que para ellos no se trataba de una “aventura”. Con lo que vendieron, hicieron un fondo de ahorro y que con otro dinero que tenían, adquirieron una propiedad en Chile que les sirve de renta para solventarse en gasolina y comida. Por otra parte, comenzaron con un proyecto turístico online de marketing digital y también como actores (los dos lo son) realizando actividades artísticas en los lugares a los que llegan, Y por lo demás, no deben preocuparse mucho, porque esta vida que hacen, es austera, no tienen los consumos que podrían tener en la vida formal.

A bordo de “La Indomable” un bus de 1959, llevan recorridos unos 50 mil kilómetros y viven felices este proyecto familiar, que desean compartir con todos aquellos que quieran conocer sobre esta experiencia.
Pueden seguirlos en las redes sociales: @judaismosinfronteras o @familiasinfronteras, en donde podrán encontrar, información, tips que creen, los van a inspirar y el medio por el que pueden escribir para preguntar lo que deseen conocer.

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

2 Comments

  • Cristina Arca
    Cristina Arca

    Hermosa nota.. felicitaciones a Geraldine, Mariano y su familia por este emprendimiento de vida. Los seguiré por instagram. D’s los bendiga, guarde y proteja.

    Responder
  • Alberto Alejandro bagdadi
    Alberto Alejandro bagdadi

    Muérdago en Navidad o muerte de agosto da suerte Hashem ejad

    Responder
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni