-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" Piensa bien y estará bien "   

“No se ha intentado unir a los hombres a la lucha contra la violencia doméstica”

Culpa, vergüenza, confusión, miedo, lástima propia y dolor son los sentimientos más comunes en la víctima de violencia, normalmente mujeres convivientes pero también niños y ancianos.

En Israel hay preocupación por doce casos ocurridos desde el comienzo del 2020, de los cuales seis fueron durante el aislamiento social y preventivo. Así se lo expresó a radio Jai, Jessica Nevo, socióloga especialista en violencia de género en Israel.

Nevo menciona que en el año 1991, durante la llamada Guerra del Golfo, en seis semanas de encierro ocurrieron seis femicidios y desde allí se comenzó a realizar la estadística en el Centro de Haifa.

Expresa Nevo cierta frustración porque los casos se analizan en cada caso como un problema individual y no como fenómeno de una sociedad patriarcal y siente que todo el trabajo que se ha hecho no se ha internalizado lo suficiente.

“Se desperdician muchas horas en comisiones para hablar de lo que ya está escrito”, expresa Nevo con ánimo de frustración.

La activista también se refiere a la esperanza, una asociación mundial llamada “la cinta blanca” que son hombres que están compenetrados con este flagelo de la violencia de género pero reconoce que aún no es suficiente.

En Israel, hay once refugios para mujeres y un centro para hombres pero no muchos hombres piden ayuda en ese aspecto.

A medida que aumenta el número de infectados por coronavirus en Israel, también se incrementan los casos de violencia doméstica. Debido al COVID-19 y las restricciones a los ciudadanos a salir de sus casas, hubo un fuerte aumento en el número de violencia doméstica recibida por el Ministerio de Trabajo y Bienestar. A fines de abril se habían recibido más de 200 denuncias.

Dra Gabriela Fernández Rosman para Radio Jai

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni