-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" Piensa bien y estará bien "   

A 26 años de la muerte del Rebe de Jabad

Hace ya 26 años que falleció el rabino Menachem Mendel Schneerson, el séptimo Rebe de Lubavitch y hoy en día su imagen y visión siguen tan vigentes como el primer día.

Schneerson, era una figura imponente y carismática en el mundo judío que no dejó sucesor a su trono. Murió después de poner en marcha un profundo anhelo entre sus seguidores por el Mesías.

Se especuló que los sueños mesiánicos no cumplidos que él ayudó a alimentar, conducirían a suicidios, batallas de sucesión y una división profunda en el movimiento. “Nadie en Jabad podía imaginar que la vida podría continuar después del fallecimiento del Rebe”, escribió el rabino Steinsaltz.

Sin embargo, tantos años después de su muerte y sin un octavo Rebe, Schneerson sigue siendo tan influyente como siempre, con sus casas de Jabad en todo el mundo y sus enseñanzas estudiadas por decenas de miles de hassidim y no hassidim. “La muerte de cualquier Rebe es un desastre, casi como la muerte de un padre. Debido al vínculo particularmente estrecho que existía entre el Rebe y sus hassidim, ese trauma se multiplicó muchas veces”, aseguró Steinsaltz.

El movimiento parece tener más adeptos y un mayor alcance ahora que en el momento de la muerte del Rebe. El profesor de judaísmo moderno y contemporáneo en la Universidad Bar-Ilan, Adam Ferziger, comentó: “El movimiento no solo no se desmoronó, sino que creció a pasos agigantados”.

Históricamente existen movimientos que cuando el líder muere, y sus debilidades humanas se vuelven menos evidentes, se puede articular “un mito más profundo” sobre él y su visión. Y ciertamente la imagen y visión del Rebe es tan grande y amplia hoy como lo fue hace 26 años.

Pero el fervor mesiánico que despertó el Rebe tenía menos que ver con él como el Mesías, y más con la creación de una “tensión mesiánica” que no se ha disipado con su muerte. Esa tensión es un poderoso combustible que impulsa el movimiento hacia adelante sin él al timón. Ferziger explicó: “Lo que el Rebe realmente alimentó fue esta tensión mesiánica, una sensación entre sus seguidores de que si continúan realizando los actos que él alentó y les encargó que hicieran, entonces si es él [el Mesías] o no, esos actos en realidad acelerarían o allanarían el camino para que viniera el mesías”.

Ferziger notó paralelismos interesantes entre esto y una tensión de pensamiento sionista religioso que cree que el asentamiento de la Tierra de Israel, incluidos los asentamientos en Judea y Samaria, acelerará la era mesiánica.

Para los seguidores del Rebe, el secreto de la capacidad de Jabad para prosperar incluso sin un líder carismático es simple: la visión del Rebe es poderosa y verdadera, y vive a través de su enorme canon de obras, discursos y reuniones. Y eso es inspirador.

Las ideas de Schneerson, lograron impulsar “una revolución en la vida judía moderna”. “Hay un cambio fundamental hoy en la forma en que los judíos estadounidenses se identifican y se involucran con la comunidad judía”, dijo David Eliezrie, un veterano emisario de Jabad en Estados Unidos. El ochenta por ciento de los que dicen estar involucrados con Jabad no son ortodoxos. Una estadística que refleja el comienzo de un post-denominacionalismo en la vida judía estadounidense, donde las personas que podrían pertenecer a congregaciones conservadoras o reformistas también participan en servicios que ofrece Jabad.

Ferziger aseguró que una de las razones por las cuales las ideas del Rebe pueden continuar animando la vida judía hoy, incluso después de su muerte, es por la tecnología. Jabad siempre estuvo por delante del juego en tecnología, y aunque hoy hay decenas de seguidores que nunca conocieron al Rebe, lo ven en línea en videos desde todas partes del mundo. Jabad tuvo la previsión y la sabiduría para poner a disposición de las masas la difusión de sus ideas.

Motti Seligson, director de relaciones con los medios de Jabad en Nueva York, declaró: “Las enseñanzas del Rebe son históricas. No hay otro líder judío cuyas enseñanzas se retengan. Las personas pueden regresar y mirar sistemáticamente sus enseñanzas, y observar los patrones y la perspectiva general y el enfoque general del Rebe sobre una gran cantidad de cosas, y pueden inspirarse y realmente centrarse en lo que fue el Rebe”.

Ferziger dijo que una de las formas en que Jabad compensó “el declive del liderazgo central del Rebe” es “cultivando un equipo de emisarios y haciendo que estas personas excelentes vayan a lugares remotos y los conviertan en imperios. Parte de la historia del inmenso éxito de Jabad en la era posterior al Rebe es su descentralización”.

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente

1 Comentario

  • Alter Itzjok
    Alter Itzjok

    No murió! 😠 Es el satán hamashjid, el ietzer hará, como cuando le mostró al pueblo que Moshe Rabeinu había muerto en Har Sinai. Solo debemos esperar que vuelva a revelarse. Ieji adoneinu moreinu verabeinu melej HaMashíaj leolam vaed

    Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni