Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

Hong Kong y la “nueva guerra fría”

La decisión del gobierno de la República Popular China de aplicar sus leyes de seguridad nacional en Hong Kong, y la oferta que ha hecho el primer ministro británico Boris Johnson de ofrecer visas a los ciudadanos de esa ciudad, han colocado una vez más a esta polis financiera en la primera plana de la prensa mundial. Estas visas para residir en suelo del Reino Unido alcanzaría a tres millones de ciudadanos de Hong Kong, en el caso de que las condiciones empeoraran. Desde 1997, Hong Kong retornó a la soberanía de la República Popular China tras siglo y medio de ser una colonia británica, tras comprometerse a respetar la Ley Básica, que tiene vigencia hasta 2047. Esta norma se basa en el respeto del principio de “un país, dos sistemas”, por el cual Hong Kong mantendrá su sistema de libertades individuales, régimen jurídico del common law anglosajón, una legislatura con la mitad electa directamente por los ciudadanos y la economía de mercado.

Lo cierto es que Hong Kong fue un puente de inversiones desde Occidente hacia China, un hecho fundamental en la etapa de la apertura económica que inicio Deng Xiaoping y continuada por sus sucesores. Pero las demandas por mayor autonomía para el gobierno de Hong Kong han ido creciendo dentro de esta ciudad, ya que los gobernadores son elegidos por el régimen de la República Popular China. Los choques de manifestantes favorables a la democracia se han multiplicado en los últimos años, ya que la cuenta regresiva para el fin de la vigencia de la Ley Básica, se aproxima inexorablemente.

La aplicación de crecientes restricciones a las libertades traerá aparejada, en el medio y largo plazo, también consecuencias para las inversiones extranjeras, ya que se restringirían los derechos protegidos por el régimen jurídico del common law inglés.

El gobierno del Reino Unido ha hecho una jugada audaz en el tablero, acompañada por los gobiernos próximos en la región, como Australia, Nueva Zelanda, Canadá y Japón, aunque no despertó interés por parte de los sectores prodemocráticos de Hong Kong. Porque más allá de lo simbólico, hoy Gran Bretaña ya no es un referente político en Asia Oriental. Pero sí pone en evidencia que, para los países de Occidente y para el gobierno de Xi Jinping, Hong Kong se está transformando en uno de los terrenos de la “nueva guerra fría” que hoy se está vislumbrando.

Por Ricardo Lopez Gottig.

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni