-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

Radio Jai Donaciones recibidas: Radio Jai, Donaciones recibidas durante septiembre - A la memoria de Shmil Ben Moshé Z.L U$180 - Yejezkel Natán Ben Yehoshua Naftalí  U$26 - Esther Elisheva Bat Sará  U$18 - Raúl Sykuler Z.L y Mercedes Szalkowicz Z.L Ar$4000 - Ariel Cohen Sabban Ar$60.000 - Anónimo U$5 - Anónimo U$36 - Anónimo U$10 mensuales - Anónimo U$100 - A la memoria de Simón (Payo) Halac y Natalio Aidembaum Ar$29.000 - Anónimo U$10 mensuales - Rabino Shoshan Ghoori U$10 mensuales - Museo interactivo Judío de Chile U$10 mensuales - A la memoria de Tzipora Bat Leip Z.L U$180 - En memoria de Mirtha Raquel Kaplan de Werbin ZL U$180 - Gracias a todos por sus aportes, los mismos son fundamentales para sostener nuestra tarea -

Un estudio encuentra medicamentos y plaguicidas en la leche israelí

Un nuevo estudio israelí ha encontrado residuos de medicamentos y plaguicidas en la leche producida y vendida en Israel. Hasta el momento no se asumió la responsabilidad por el hecho. “Nadie está comprobando actualmente si los alimentos que se dan al ganado lechero contienen sustancias contaminadas como los plaguicidas. A nadie le importa”, dijo el investigador que llevó a cabo la nueva investigación.

El preocupante hallazgo fue accidental, ya que el científico que lo hizo encontró mucho más de lo que esperaba. “Envié una muestra de leche para que fuera analizada en el laboratorio, como parte de una investigación que intentaba identificar el residuo de un determinado producto químico en ella”, dijo el Dr. Yaakov Shimshoni, de la Organización de Investigación del Centro Volcani.

La prueba mostró que la leche no contenía el químico sospechoso, pero según Shimshoni “la muestra contenía muchos otros químicos que me hicieron decir ‘wow, ¿qué está pasando aquí?’”.

Después de darse cuenta de que era necesario seguir investigando, Shimshino se puso en contacto con sus colegas y, junto con investigadores de la Facultad de Agricultura de la Universidad Hebrea, publicó recientemente su investigación que arroja luz sobre las sustancias reales que se pueden encontrar en la leche producida y vendida en Israel.

La investigación incluyó el ensayo de 51 paquetes de leche de vaca y de cabra producidos por tres de las principales empresas del mercado. Los resultados mostraron que cada uno de los cartones de leche examinados contenía al menos un contaminante, ya sea un medicamento o un residuo de pesticida, y a menudo hasta cinco sustancias químicas similares diferentes en un cartón.

Se encontraron ocho pesticidas diferentes usados para exterminar insectos en la leche. Según los investigadores, esto se debe probablemente al hecho de que la comida que se da al ganado se rocía con estos materiales.

De las 17 muestras de medicinas analizadas, el residuo de tres se encontró en la leche: Ibuprofeno, un analgésico común, bezafibrate, un medicamento de venta con receta para reducir el colesterol y los triglicéridos en la sangre, y la cafeína. La principal suposición es que el residuo de medicina también se originó en los alimentos que se dan a las vacas y las cabras, ya que una gran proporción se riega con aguas residuales recicladas que pueden traer consigo los medicamentos a pesar del amplio proceso de filtración por el que pasa.

Aunque los niveles de concentración de las sustancias que se encuentran en la leche son relativamente bajos, siguen siendo motivo de preocupación, según Shimshino. Se podrían encontrar niveles más altos en diferentes períodos, pero es imposible saberlo con certeza ya que el tema nunca fue monitoreado. “Es muy probable, por ejemplo, que en diferentes estaciones se utilicen más plaguicidas en los campos, lo que aumentaría su concentración en los alimentos que se dan al ganado y, eventualmente, en la leche que producen”.

Pero la leche puede no ser la única fuente de exposición a estas sustancias. “Las personas que beben leche suelen consumir otros productos lácteos como yogures y queso”, añade el Dr. Hagit Olonevsky, un gestor de riesgos sanitarios. Tales productos no fueron probados en la nueva investigación y se desconoce si contienen o no los mismos contaminantes que se encuentran en la leche. Y según Shimshinoi, “algunas de estas sustancias pueden encontrarse en las frutas y verduras que consumimos”, y que necesitamos comprobar si la creciente exposición de las diferentes fuentes puede sumarse a concentraciones problemáticas.

La ley israelí no se refiere a los niveles máximos permitidos en la leche para las sustancias que fueron encontradas por el equipo de Shimshino. Aunque los niveles de concentración son relativamente bajos para los estándares europeos, Olonevsky cree que “tenemos que definir los niveles máximos de concentración permitidos en nuestra leche para estas sustancias”, y que “no tiene sentido que haya un químico peligroso en nuestra leche y no la estamos limitando”.

Shimshino cree que la solución vendrá cuando la gente sea más consciente de los materiales desconocidos en su leche: “Deberíamos desviar la atención de los responsables de la salud pública”, y que “también tenemos que cuidar mejor a los animales en la industria y su comida, porque cualquier cosa que hagamos a los animales llegará a nuestros platos”.

Olonevsky, por otra parte, cree que es necesario invertir más en la investigación del tema, para encontrar soluciones creativas para reducir la diversidad y la concentración de los contaminantes de la leche, especialmente porque el uso de aguas residuales recicladas para uso agrícola es muy popular en Israel.

Otras soluciones teóricas pueden incluir aplicaciones tecnológicas. “Tal vez los contaminantes puedan extraerse activamente de los alimentos que se dan a los animales”, concluye Olonevsky. “Lo que sí sé es que ignorar el problema no es una solución”.

El Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural comentó que el público no corre ningún peligro ya que la concentración de los materiales mencionados es baja y añadió que la contaminación probablemente se originó con el agua utilizada para regar los campos, que es responsabilidad del Ministerio de Salud.

El Ministerio de Salud, por su parte, afirmó que el examen de los residuos biológicos y plaguicidas en la leche lo realiza el Ministerio de Agricultura y que, según las conclusiones de los especialistas, la exposición al residuo encontrado es baja e intrascendente.

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni