-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" Piensa bien y estará bien "   

Arqueólogos israelíes revelan por primera vez el misterio de la Muralla de “Genghis Khan”

Un equipo de investigadores israelíes descubrió la Muralla de “Genghis Khan”, considerada generalmente parte del complejo de la Gran Muralla China, revelando que la fecha y el propósito de la barrera eran muy probablemente diferentes de lo que se pensaba antes.

Los hallazgos de la investigación que mapea la estructura por primera vez fueron publicados el lunes en la revista académica Antiquity.

Situada en el corazón de la plana e interminable estepa mongola, se creía que la sección de 737 kilómetros de longitud estudiada por los arqueólogos había sido construida para defender a la población local del legendario líder Gengis Khan, que a principios del siglo XIII CE estableció y fue el primer soberano del Imperio Mongol.

Sin embargo, como explicó al Jerusalem Post el profesor Gideon Shelach-Lavi de la Universidad Hebrea de Jerusalem, la construcción del muro es anterior al período y varios otros elementos insinúan que la estructura podría no haber sido en absoluto una instalación militar.

“Lo que se conoce como la Gran Muralla China en realidad incluye muchas murallas”, dijo. “La que consideramos es un caso muy específico por varias razones. Está situada mucho más al norte, en lo profundo de una zona habitada por población nómada y no está conectada de ninguna manera con las otras partes de la Gran Muralla. Además, sólo se menciona brevemente en los relatos históricos, y ninguna dinastía se atribuyó el mérito, a pesar de que estamos hablando de una instalación que tiene una longitud total de 3.500 kilómetros, de los cuales hasta ahora hemos estudiado la llamada Línea del Norte”.

“Para nosotros, la pregunta era quién lo construyó y por qué. Si lo pensamos, la pregunta de por qué la gente construye muros sigue siendo relevante hoy en día”, añadió.

Shelach-Lavi ha estado trabajando en excavaciones arqueológicas en China desde los años 90.

Desde 2018, él y otros expertos de la Universidad Hebrea, así como algunos colegas mongoles y americanos, se han centrado en este proyecto, combinando el análisis de imágenes satelitales y aéreas con el trabajo sobre el terreno.

El equipo pudo determinar que la estructura fue construida probablemente por la dinastía nómada Khitan-Liao, que gobernó la región entre los siglos X y XII, por lo tanto antes que Gengis Khan.

“El período entre los siglos X y XIII fue muy inestable”, señaló el investigador, explicando que varias dinastías gobernantes se levantaron y colapsaron en el transcurso de esos siglos, a menudo luchando entre sí.

En el pasado, los estudiosos pensaban que la muralla se construyó para mantener fuera a los ejércitos invasores o a los invasores.

“La barrera tenía probablemente alrededor de dos metros de altura. Además, se descubrieron docenas de estructuras conectadas que estaban situadas a menor altura. Por lo tanto, el sistema no parece tan apto para fines defensivos. Más bien probablemente se utilizó para controlar los movimientos de personas y ganado, posiblemente para gravarlos o para evitar que viajaran a otras zonas”, señaló el profesor.

La instalación habría ayudado a aumentar la influencia del Imperio Khitan-Liao, permitiéndole vigilar a los nómadas que vivían a lo largo de su territorio septentrional.

Un elemento que podría haber contribuido a la necesidad de controlar las migraciones de las poblaciones era el hecho de que el período era especialmente difícil desde el punto de vista climático, con inviernos muy rígidos y estaciones extremas, lo que posiblemente creó la necesidad de que los grupos nómadas viajaran hacia el sur en busca de recursos.

A lo largo de la muralla, que en sus partes mejor conservadas se encuentra hoy a un metro sobre el nivel del suelo, los investigadores también identificaron restos como artefactos metálicos y cerámica, pero en cantidades muy escasas.

“Por esta razón, creemos que la estructura fue realmente ocupada por un período de tiempo muy limitado, tal vez 20 años”, dijo Shelach-Lavi, destacando que incluso su construcción probablemente no tomó más de dos a cinco años. “Sabemos que podrían desplegar unas 200.000 personas con el propósito de construir, haciendo el proceso muy corto.”

Si bien los investigadores no podrán regresar a la zona para una nueva temporada de excavaciones en 2020 debido a la pandemia de coronavirus, recientemente recibieron una subvención que garantiza al menos otros cinco años de trabajo, dijo el profesor.

“Vamos a centrarnos también en otras partes de la pared y combinar diferentes líneas de trabajo, incluyendo los cambios climáticos de la época, en un proyecto multidisciplinar”, concluyó.

Con información de The Jerusalem Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni