-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" Piensa bien y estará bien "   

“Las viejas prácticas de gobierno en Argentina hacen su aparición en las consecuencias económicas”

Sin duda todos los países están atravesando por el mismo cuestionamiento, y lo más sensato es mirar para todos lados cual si fuesen espejos, y quizá esto nos daría una cierta sensación de tranquilidad mental, pero veamos cuál es la opinión del destacado analista político Marcos Novaro, quién nos compartió su opinión al respecto de este tema tan importante como les del deterioro de la economía, causado de alguna manera por la llegada del COVID 19.

De acuerdo con el analista, económicamente hablando, la situación de Argentina va a ser un poco más complicada que para otros países, aunque aún así Argentina tiene algunas ventajas. Él considera que mientras la evolución de otros mercados internacionales muestra fluctuaciones en sus precios, los que menos han caído debido a la pandemia y las medidas de cuarentena fueron los de los alimentos; entonces Argentina no tendrá por qué estar peor que otros. El problema es que no estamos preparados para aprovechar la ventaja que tenemos. En las circunstancias que se generaron por la emergencia, es más probable que países como Paraguay y Uruguay aumenten sus aportaciones de alimentos, incluso en el sur de Brasil.

Novaro explica que en Argentina, hay mucho menos incentivo para generar aumento de producción,  lo que podría funcionar como locomotora para sacar al país del pozo, y esto, según Novaro, obedece a un factor muy poderoso

“Estamos yendo en la dirección contraria” nos explica, ya que se está hablando de aumentar los impuestos, y esto agrava la desigualdad de lo que cobran las exportadoras respecto de lo que sale de sus insumos; esto ahuyenta la inversión, ya que significa que para estos mismos actores resulta más atractivo ahorrar en dólares ¿Para qué arriesgarse a sembrar, si les conviene esperar a que la brecha cambiaria no sea tan aguda? o si bien tienen una plata ahorrada, mejor invertir y sembrar en Paraguay, como lamentablemente muchas empresas hicieron en la época del kirchnerismo, yéndose a Uruguay?

Ahora el interrogante es cuánto tiempo se puede sobrevivir cuando el que produce y quiere vender, recibe una moneda muy “flaquita”, mientras pagar sus insumos equivale a cubrirlos con una moneda regordeta, y es aquí donde no hay número que se pueda cerrar. Marcos Novaro nos responde lo siguiente: “Hay una parte que es objetiva” pero hay una complicación fiscal muy grande, entonces tiene su lógica que el estado le cobre “algo” a esos sectores que tienen rentabilidad, pero hay que encontrar el “equilibrio” entre cobrar impuestos y “ahogar” al contribuyente; nosotros nos imaginamos un constante ahogo en el contribuyente, lo que lo orilla a la fuga, o no produce, le conviene más esperar, hay que buscar los equilibrios, no estoy diciendo que haya que eliminar las retenciones.

Lo que sí hay ahora mismo es un escenario, el cual la situación cambió, se vuelve mucho más complicada, luego parece ser que el gobierno sigue dando pautas para dónde quiere ir, o mejor dicho las señales que se dan son preocupantes, asegura el analista.

Al tratar de ver el escenario, no se entiende, pero lo que sí queda claro es que el kirchnerismo se asoma de manera más dura, digamos que esa gente sí quiere llevar al país a una situación más estatista, dónde el comercio exterior sería tratado como en el año ’45 -afirma el analista-.

Ante este panorama, surge el cuestionamiento sobre quién gobierna Argentina en tiempos de pandemia. Novaro considera que en el gobierno hay que reconocer la decisión de Alberto Fernández, en cuanto a decretar la cuarentena inicial en marzo. La sociedad reaccionó bien, colaboró, se tomó en serio la situación en general, esto hay que valorarlo. Ahora bien, si analizamos en qué momento se complicó la situación, podríamos decir que cuando la relación entre economía y salud empezó a fallar, porque el gobierno no lo contempló, se entusiasmó con la medida y al mismo tiempo, la situación se empezó a complicar en otros países, el miedo imperó, fue como una reproducción del miedo, no se encontró una vía media, y también hay una dificultad rondando al Presidente. Por un lado hay que reconocer que se dio cuenta que el estado de la Argentina es un desastre, pero no es culpa del gobierno, es culpa del aporte estatal, algo que ya viene desde antes, y es esas circunstancias no puede hacerse política razonable. Alberto se exenta en esto -enfatiza el analista-, pero él generó en parte ese caos, porque no apareció como autoridad que coordinara la situación. Lejos de reconocer la problemática, el Presidente tiende a ocultar qué es lo que pasa, no menciona los atrasos que conlleva la burocracia, la mala gestión que siempre hace que las cosas nunca lleguen en tiempo y forma, así como sospechas de una posibilidad de corrupción.

De todos modos hay que reconocer -repite- que aun en estás condiciones de pandemia y de encierro ha tratado de sobrellevar la situación, que esta cuarentena se ha vuelto un problema más que una solución, es fruto del éxito inicial de los errores de percepción de un gobierno que se albergó en una cuarentena y que se resumió a un contexto en medio de la incertidumbre

“En realidad nadie sabe muy bien cómo enfrentar todas estas cosas”, finalizó Marcos Novaro.

Por Audrey Salome (Colaboradora) para Radio Jai
Reproduccíon autorizada citando la fuente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni