-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

Radio Jai, Donaciones recibidas durante Octubre - En memoria de Mauricio Hatchwell Toledano Z.L U$2000 - A la memoria de Ursula Heyman Z.L U$120 - Rabbi Alberto Zeilicovich Temple Beth Sholom U$500 - Anónimo U$180 - Ester y Darío Pardo U$100 - Familia Roisentul U$100 - Eugenio Guzman U$10 - Anónimo U$360 - Si por algún motivo su aporte no aparece publicado por favor envíenos un mail a [email protected] - Gracias por su donación, la misma es imprescindibles para sostener nuestra tarea - Rabino Marcelo Kormis U$500 - En memoria del Juez Simón Kupchik Z.L, Simja leíble Ben Asher Zelig Z.L, Fanny Shajris de Spak, Feiga bat Guershon Z.l. y Kowa Spak, Yaacov ben Leizer Z.L U$240 -

A 72 años de la refundación del Estado de Israel, un tributo a las F.D.I.

Mañana 14 de mayo, según el calendario gregoriano, se cumplirán 72 años de la refundación del Estado Israel, y no sólo cumpliendo la promesa hecha hace dos semanas, la columna de hoy es un tributo a aquellos hombres y mujeres que día a día defienden a nuestro Estado Judío.

A lo largo de la columna voy a valerme de algunos datos históricos, pues en si, el objeto es analizar a una de las mejores FF.AA. del mundo, donde se ha privilegiado la calidad sobre la cantidad, y para esto les expondré lo aprendido y lo experimentado en oportunidad de mi estadía profesional en Israel.

Las F.D.I. o Tzahal (contracción de Tzavah Haganá LeIsrael), tiene como antecedente a dos organizaciones judías clandestinas en época del Mandato Británico, la Haganá y el Palmaj, que legaron los fundamentos de lo que hoy es el modelo de liderazgo militar, en particular a mi criterio, y en relación al cuadro de Oficiales, la ética del Palmaj.

Dicho esto, voy estructurar el análisis en señalar y reseñar brevemente los principios básicos que caracterizan el perfil del Tzahal y de un liderazgo o conducción muy particular y diferente en relación a otras FF.AA. del mundo, y que a mi entender es la clave de la eficacia y eficiencia israelí.

La Iniciativa y la Creatividad son características fundamentales del liderazgo en las F.D.I., algo heredado en particular del Palmaj, donde se destacaba la responsabilidad y la libertad de acción de los líderes, incluso, los jefes de las secciones o grupos eran preparados y capacitados para instrumentar una conducción independiente.

Esto se debió a que durante la Guerra de la Independencia, en 1948 había circunstancias desventajosas para las recién creadas FDI, como ser, un número bajo de efectivos y por lo tanto cada combatiente no sólo debió ser capaz de llevar a cabo su tarea sino poder hacer la de otro camarada llegado el caso, y también se desarrolló una filosofía militar cuyos fundamentos eran la sorpresa, la improvisación y la flexibilidad del pensamiento de los oficiales en ocasión de las diferentes operaciones o en el desarrollo del combate, de esta manera la Iniciativa y la creatividad fijó desde entonces la doctrina del Oficial en particular y del soldado en circunstancias especiales.

El Profesionalismo es otra característica distintiva de las FDI, por eso me parece importante señalar que los soldados de ambos sexos sirven obligatoriamente de los 18 a 21 los varones y de los 18 a los 20 las mujeres, y que tras un período de un año a un año y medio, son considerados para formar el cuadro de suboficiales, y este es un paso o un tránsito para llegar a conformar el cuadro de oficiales. Este proceso se instrumenta a través de cursos de especialización y liderazgo de grupo, que pueden durar entre los 6 y 10 meses, tras lo cual los mejores ingresan a la Escuela de Oficiales, de esta forma los líderes deben demostrar su profesionalidad militar pero también y tan o más importante ganarse el respeto de sus soldados, algo heredado de la tradición de los líderes de la Haganá y el Palmaj que eran los mejores de sus unidades.

La estructura de las relaciones entre el Oficial y sus subordinados, es una característica también importante, pues se basa en una estrecho vínculo entre ellos, que quizás pueda tener fundamento en la tradición judía de igualdad del Yishuv, y vuelvo a traer como ejemplo al Palmaj, donde las jerarquías formales tenían poca influencia, donde la disciplina no era una estructura rígida como en los ejércitos convencionales, donde se consideraba al Oficial como un camarada y no como alguien distante como símbolo de autoridad, y por su parte el Oficial sabía que sus subordinados cumplirían la misión no por la imposición de la jerarquía sino por la capacidad y conducción que demostraban, por eso no debe extrañar que en la actualidad esta relación Oficial-Soldado se puede advertir cuando frecuentemente los oficiales son llamados por sus nombres de pila o incluso por sus apodos.

Y cuando señalé capacidad y conducción en el líder u Oficial de las FDI, significa que éste debe ser un ejemplo para sus soldados, que sacrifican sus propias necesidades por lo seguridad y el bienestar de sus subordinados, de encabezar las acciones, incluso en jerarquías de Oficiales Superiores y esto se refleja en una lúgubre estadística, la cantidad de oficiales y comandantes muertos en acción, si se compara con otras FF.AA. del mundo.

Quizás la última característica a señalar, es en cierta forma una consecuencia de las anteriores y es la Gran Iniciativa, pues a diferencia de la gran mayoría de FF.AA. de otros países, en las FDI se permite al Oficial llevar a cabo una misión implementando su propia iniciativa, pues en la doctrina militar israelí se contempla que el líder más próximo al frente de combate o en una operación en acto, tiene la real, cabal y mejor visión de lo que acontece y por lo tanto tome las decisiones acorde a esa situación, incluso aunque en raras oportunidades, se ha dado el caso de Comandantes que han tomado decisiones en el desarrollo de una operación que no se correspondían con las órdenes del Comando o Estado Mayor, tal fue el caso de Ariel Sharon, líder de la Brigada de Paracaidistas 202, que en la Guerra del Sinai, 1956, en la batalla del Paso de Mitla, llevó a cabo una acción no ordenada por la Superioridad, pero que luego fue avalada por el Gral. Moshe Dayan.

Y ya que he mencionado a dos brillantes militares, se puede decir que el ejemplo de esos líderes han moldeado la doctrina del líder junior u Oficial, pues personajes como los nombrados, a quiénes puedo agregar Yitzhad Rabin, Ehud Barak, han delineado el espíritu de lucha de las FDI y han dejado su sello personal.

Por supuesto, hay otros factores importantes que hacen a la conformación del perfil de las FDI y del liderazgo dentro de la misma, uno histórico, la Shoa, otro socio cultural, el espíritu del Kibbutz y el tercero el geográfico.

Respecto al primero, se traduce en el convencimiento de que la supervivencia de Israel depende de la capacidad y calidad de las FDI, y si bien la situación geopolítica actual ha evolucionado positivamente respecto a su relación con los países árabes, las amenazas y peligros provenientes de la ambición hegemónica de Irán y sus sicarios, léase Hezbollah y Hamas, mantiene la exigencia de que no hay margen para el error. También la Shoa ha dejado una trágica lección, la pasividad como aceptación de sus destinos de quienes fueron asesinados en los campos de exterminio, por lo tanto, la inacción no está en las opciones de las FDI.

Con relación al segundo, el espíritu del Kibbutz, influye en el estilo de liderazgo, que se traduce en el desarrollo del sentido de responsabilidad hacia el grupo.

En cuanto al último, el factor geográfico, Israel es un país pequeño y más allá de los estrictamente operativo y estratégico y de la evolución armamentística, me voy a centrar en la formación del perfil del Oficial de las FDI, que por una razón de proximidad o vecindad, muchos de sus subordinados no son desconocidos o en algunos casos pueden ser familiares o amigos, por lo tanto, ese Oficial no puede imponer la distancia artificial de la jerarquía sino que su autoridad se basa en el ejercicio eficaz y eficiente de su liderazgo.

Para sintetizar la idea de liderazgo del Oficial de las FDI, me voy a valer de la visión de Moshe Dayan, quién quería oficiales combatientes en lugar de simples escalones jerárquicos o administradores uniformados, quería un entrenamiento que tuviera su objetivo en mejorar las habilidades para el combate, y que la prioridad era el cumplimiento de la misión. Dayan ponía en un segundo plano lo ceremonial y la disciplina formal y en su lugar priorizó el liderazgo y el cumplimiento de la misión.

Finalizando mi columna de hoy y apelando a una frase de Dayan que dijo, los Oficiales no envían a sus hombres al combate, ellos los lideran en el combate, este es un sentir y una visión que lo refleja la leyenda que se lee en la puerta de ingreso a la Escuela de Oficiales, Ah Harey, Siganme.

Por el profesor Luis Fuensalida

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni