Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

La Operación Garibaldi y cómo detuvieron a Adolf Eichmann

Se cumplen 60 años de la operación Garibaldi, que significó la captura en Argentina del nefasto jerarca nazi Adolf Eichmann. Eliana Hambra, coordinadora ejecutiva de educación del Museo de la Shoá, explicó el significado de semejante operación que culminó con la posterior ejecución del jerarca nazi. (la única ejecución en la historia de Israel).

El papel de Eichmann fue muy relevante en la organización del sistema de transportes, que trasladó con rapidez en convoyes y vagones, a los judíos hacia los Campos de Exterminio. Sus métodos de deportación, que ejecutó con precisión e incluso con celo, llegaron a ser modélicos para el régimen nazi. Desde la oficina IV B4 de la RSHA desarrollaba las órdenes dadas por sus superiores inmediatos: Himmler, Müller, Heydrich o su amigo jefe de la Gestapo, Kaltenbrunner, e incluso se anticipaba a ellas extralimitándose en las competencias, tal era su fidelidad al partido, consiguiendo poco a poco una  casi total autonomía de acción.

Al terminar la Guerra, Eichmann llegó a la Argentina, alrededor de 1950, con un salvoconducto, cedido por la Cruz Roja, y se instaló en el país, donde residió por alrededor de diez años, con su esposa y con sus hijos, hasta que finalmente fuera capturado en 1960, y  llevado a Israel para ser juzgado.

Tras la rendición de los nazis en mayo de 1945, Eichmann habia sido detenido y llevado a un campo de internación norteamericano,  pero se las arregló para escapar, supuestamente porque su nombre no era suficientemente conocido. En 1950, con la ayuda de organizaciones clandestinas nazis, huyó a la Argentina; tenía un pasaporte del Comité Internacional de la Cruz Roja a nombre de Ricardo Klement. Llevaba a su mujer y a sus tres hijos; el cuarto nació en la Argentina. La viuda y los hijos volvierian después a Alemania.

En la Argentina no tuvo dificultad para conseguir trabajo en la firma Mercedes Benz. Con su familia, se fue a vivir a una casita en San Fernando, en la calle Garibaldi. Según una versión, el hijo mayor de Eichmann-Klement entabló relación con la hija de un sobreviviente de la Shoá que, atando cabos, llegó a deducir que Klement podía ser Eichmann, e hizo llegar la información a funcionarios israelíes. Desde 1957, el Mossad, servicio secreto de Israel, ejerció vigilancia sobre el fugitivo, y confirmó que efectivamente era el exjefe del Departamento IV B4.

En 1959, la Argentina –gobernada entonces por Arturo Frondizi– rechazó la extradición, requerida por Alemania Federal, del médico torturador nazi Josef Mengele, quien después huiría a Brasil. En 1960, el Mossad ya había puesto a punto el operativo de su captura. El 11 de mayo, a las 20.05, cuando Eichmann, en el colectivo 203, volvía de su trabajo, al bajar en la parada de la ruta 202, a cien metros de su casa de la calle Garibaldi, fue capturado por un grupo de agentes israelíes. Nueve días pasó en un departamento en la ciudad de Buenos Aires, hasta que llegó un avión de la línea israelí El-Al, que supuestamente venía con motivo de los festejos del 150º aniversario de la Revolución de Mayo. En la noche del 20 de mayo, dopado, lo llevaron a la aeronave, haciéndolo pasar por un soldado borracho. El 21, el avión partió para Israel. El 23, el primer ministro David Ben Gurion anunció ante el Parlamento israelí que Eichmann estaba en poder del Estado judío.

El juicio, en Jerusalem, empezó el 11 de abril de 1961. Eichmann fue acusado de 15 cargos, incluyendo crímenes contra la humanidad y crímenes contra el pueblo judío. Cien sobrevivientes de la Shoá dieron testimonio contra él y señalaron su rol en el transporte de víctimas a los campos de exterminio. Eichmann, por su parte, sostuvo que había “cumplido órdenes”. “Jamás hice nada, grande o pequeño sin contar con instrucciones expresas de Adolf Hitler o de alguno de mis superiores.” El 11 de diciembre fue declarado culpable, y el 15, sentenciado a la pena de muerte. Eichmann apeló, sobre la base de rechazar la jurisdicción de Israel para juzgarlo. El 29 de mayo, la Corte Suprema Israelí rechazó la apelación. El 31 de mayo, minutos después de la medianoche, Adolf Eichman fue ahorcado en la cárcel de Ramla, Israel.

El Estado de Israel no realizó todos los juicios de los jerarcas nazis, así como tampoco se realizaron en Alemania o en Europa, ya que cuando se llevaron a cabo los primeros juicios que fueron posteriores a la Guerra desde 1946, el Estado de Israel no existía. Incluso tenía muchas otras preocupaciones como su propia independencia, la construcción del Estado.

Lo que sí es cierto, es que a América Latina, arribó una gran cantidad de jerarcas nazis, lo que demostraba la impunidad con la que se desenvolvían en general en la región.

El Museo del Holocausto en Buenos Aires, que se encuentra en proceso de restauración desde hace dos años,  y del que ya se han inaugurado algunos sectores, posee elementos en los que  cuenta esta historia y cómo se llevó a cabo la operación.

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni