-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" La inteligencia de un hombre no se mide por su sabiduría, sino por su creatividad "   Albert Einstein

Hannah Szenes, Heroína y Poetisa

Esta semana se cumplen 70 años de la repatriación de los restos de Hannah Szenes a Israel, fue una heroína y poetisa judía ejecutada por los nazis en Budapest durante la Segunda Guerra Mundial. Sus restos fueron traídos a Israel el 26 de marzo de 1950 y enterrados en el cementerio de Monte Herzl, años más tarde su tumba fue trasladada a su amado kibutz Sdot Yam.

Szenes es una de los grandes exponentes de los jóvenes mártires del sionismo, había nacido en Budapest, el 17 de julio de 1921, en el seno de una familia judía de clase media, culta e integrada a la sociedad húngara. Se educó en una escuela protestante calvinista privada para niñas, por ser judía tenía que pagar un mayor arancel mensual. Cuando fue elegida miembro de la comisión de deportes del instituto, no pudo hacerse cargo por causas antisemitas; estos factores provocaron un profundo cambio en su vida que la acercaron al judaísmo.

Prontamente ingresó al sionismo y se unió a “Maccabea”, el más antiguo movimiento juvenil sionista húngaro. En su diario personal escribe: Me he hecho sionista. Esta palabra implica muchísimas cosas. Para mí significa que ahora siento, consciente y fuertemente, que soy judía, y estoy orgullosa de ello. Mi primer objetivo es ir a Palestina, trabajar por ella. Está claro que esto no se ha dado de un día para otro; ha sido un proceso gradual.

En 1939, una vez graduada, decidió emigrar a Palestina, en aquel tiempo bajo el Mandato Británico. Ingresó a estudiar en la Escuela de Agricultura para Mujeres en Nahalal. En 1941, se unió a un grupo de jóvenes para crear el kibutz Sdot Yam, y actuó como líder juvenil del grupo “Hanoar Haoved Vealomed”, (Juventud que Trabaja y Estudia). Más tarde ingresó a la “Haganah”, el grupo paramilitar sionista para la defensa del yshuv.

En esos tiempos Hannah se dedica a la poesía, la cual refleja a una joven comprometida firmemente con la causa sionista y conocedora del momento que vivían ella y su pueblo. Con el agravamiento de la situación en el Medio Oriente, y ante el temor que los alemanes invadieran Palestina durante la Segunda Guerra Mundial, los británicos aceptaron que los judíos del yshuv operen en sus países de origen para ayudar a la resistencia. Hannah se alistó como voluntaria del ejército británico como piloto femenino de segunda clase y comenzó su adiestramiento en Egipto como paracaidista militar para la Dirección de Operaciones Especiales británica. Pertenecía a un grupo de 37 jóvenes que fueron entrenados para lanzarse en paracaídas detrás de las líneas enemigas.

El 11 de marzo de 1944 se lanzó en paracaídas sobre Yugoslavia, cerca de la frontera húngara, para salvar a los judíos de Hungría que estaban a punto de ser deportados a Auschwitz. Allí se unió a un grupo de partisanos de Tito con los que pasó unos tres meses. El 9 de junio cruzó la frontera y fue capturada casi inmediatamente después de infiltrarse en Hungría, traicionada por un informante que dio a conocer su identidad. Fue llevada a prisión, torturada por la Gestapo y la policía húngara, pero se negó a revelar detalles de su misión, ni siquiera bajo las amenazas de que torturarían a su madre, que también fue detenida por un corto tiempo.

Fue enjuiciada por traición, durante el juicio al que fue sometida defendió sus actividades y se negó a facilitar información o pedir clemencia. Finalmente, el 7 de noviembre de 1944, a los 23 años, fue fusilada; relatan que ante el pelotón Hannah rehusó que le vendaran los ojos y prefirió ver la cara de sus asesinos hasta el último momento.
Poco antes de partir para su misión en Europa, Hannah Szenes había copiado todas sus poesías hebreas en una libreta. Las dejó en un sobre cerrado a la espera de su vuelta, con una nota en la que pedía que se abriera en caso de que no regresara. Entre esas poesías guardadas se encontraban “Feliz la Cerilla” y “Marcha a Cesárea”, en las cuales escribe:

Feliz la cerilla que prende y enciende llamas,
feliz la llama que quema en medio del corazón.
Feliz el corazón que ha sabido detenerse con honor…
Feliz la cerilla que prende y enciende llamas.

Marcha a Cesárea

Dios mío, que no termine nunca
la arena y el mar,
el murmullo del agua,
el rayo del cielo,
la oración del hombre.

Luego de su ejecución, gente anónima la enterró en el cementerio judío de Budapest en el sector de los mártires. En 1946, su diario fue publicado en hebreo. Con los años, Hannah Szenes se convirtió en un símbolo de entrega y sacrificio, y en una reconocida poetisa por su valor testimonial y su aceptación popular. En julio de 1993, por recomendación del gobierno de Hungría, la Suprema Corte del país anuló el veredicto de muerte con la que la habían condenado por traición.

Acerca de Krell

Profesor de Historia, escritor, conferencista, formador y capacitador de docentes, autor de los libros: Una tierra sin paz. Israel y el Medio Oriente, Ed. Dunken, Bs. As., 2018. Páginas de Odio. Historia del Antisemitismo, Ed. Dunken, Bs. As., 2014.

Graduado en el Instituto Superior de Ciencias Judaicas, Bs. As., Profesor en Educación Judía con especialización en Historia Judía para niveles Medio y Terciario del Ministerio de Educación de la Argentina. Realizó Estudios de Posgrado en Israel.

Permitida la reproducción por Radio Jai citando la fuente.

Mostrar más