-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" Piensa bien y estará bien "   

Ponderar expectativas sobre educación a distancia

Las crisis crean oportunidades, es un dicho popular entre los analistas de la innovación que observan la evolución de los bienes y servicios con motivo de un serio impase en las formas tradicionales de actuar o el agotamiento del menú de soluciones para ciertos problemas que se vuelven crónicos. La epidemia del coronavirus está cumpliendo ese rol, no solo para poner a prueba el liderazgo de la PCM para articular ministerios y el sistema de salud para fortalecerse y ganar experiencia para ser más capaz de atender las urgencias, sino también el sistema educativo, que se confronta con la imposibilidad de los alumnos de ir a clases.

El Minedu hace bien en alentar a los colegios para que apelen a la tecnología y modalidades de educación a distancia para apoyar el trabajo de los estudiantes durante el período de no asistencia a clases. Pero eso requiere primero definir qué población escolar y de docentes tiene acceso a internet y computadoras en casa; edades en las que los niños podrían acceder libremente a la computadora e internet con/sin compañía de adultos; experiencia previa de alumnos con educación a distancia por internet; profesores (y el propio Minedu) que tienen alguna experiencia en el tema y si esta ha sido exitosa; y sin duda, ponerse en el escenario de ese alto porcentaje de colegios (profesores y alumnos) que no disponen de estas facilidades para la educación a distancia.
Regresando a que “las crisis crean oportunidades”, la situación creada permite experimentar con una modalidad educativa que será muy frecuente en el futuro, haya o no crisis. Eso requiere producir recursos didácticos y materiales de estudio para que los estudiantes desde sus casas puedan mantener la coherencia con aquello que estarían trabajando en el colegio, mantenerlos activos y conectados, utilizando opciones adicionales a las presenciales, y servir de complemento para aquello que hicieron o harán luego presencialmente en clase con sus maestros.
A la vez, es importante ir recogiendo la retroalimentación de los estudiantes, darles retroalimentación a distancia, abrir foros de discusión. En suma, ganar experiencia en una modalidad de trabajo que se pueda usar tanto en ausencia de clases, como también a manera de complemento en las épocas de clases regulares.

Por León Trahtemberg.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni