-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" En cada generación uno debe verse asimismo como si estuviera saliendo de Egipto "   

Atentado en Alemania

¿Lobo solitario o miembro de una organización racista? Ayer jueves, el mundo se horrorizó una vez más ante los nueve asesinatos causados por Tobias Rathjan, alemán de 43 años, contra inmigrantes residentes en la ciudad de Hanau, cercana a Frankfurt. Para que no quedaran dudas sobre su filiación ideológica, dejó un “manifiesto” extenso en el que llamaba a la destrucción de pueblos enteros de Medio Oriente –incluyendo al Estado de Israel- y el Norte de África: su mera existencia era un “error”. Y recurrió, en sintonía con el nazismo, a la idea de que había alemanes “impuros”, débiles y cobardes, que también debían ser aniquilados.

Síntoma de los cócteles que mezclan eugenesia, racismo, xenofobia y teorías conspirativas, Tobias Rathjan es otro consumidor de una concepción del mundo en la que unos pocos logran ver “la verdad”, algo que les otorga sentido a sus existencias. Esa “verdad” es imposible de ver para el resto por el manto de silencio impuesto por redes y sociedades secretas, todas ellas articuladas para mantenernos en una mentira.

Los portadores de esa “verdad” –siempre incomprendidos por el entorno-, se sienten especiales, ungidos, superiores… El auge de los partidos ultranacionalistas en Alemania, Austria, Francia, Países Bajos e Italia no hace más que retroalimentar y legitimar a estos extremistas: por un lado, esas fuerzas políticas se nutren en las urnas con esos votantes, y por el otro lado difunden esas ideas en los parlamentos, los medios de comunicación y las campañas electorales.

Ahora cabe investigar si esta persona actuó en modo solitario o si forma parte de alguna organización terrorista neonazi. Mientras la Unión Europea está debatiendo su futuro, cuando los gobiernos quieren cerrar sus países a las migraciones y al comercio, cuando se pone tanto énfasis en exaltar singularidades históricas y lingüísticas, estos atentados marcan una señal de atención de que podemos estar retornando a épocas muy tenebrosas para la humanidad. Este malestar latente en democracias liberales, que se hallaba en la periferia de la sociedad, va ganando lentamente zonas grises, y así fue como sucumbió Europa en los años treinta.

Por el analista internacional Ricardo Lopez Gottig

Mostrar más