Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

La definición de Churchill de Bélgica: ‘Un país fabricado’

La “usura” fue el motivo de deportación de los judíos de Amberes por el duque de Brabante en 1261, quien pidió que fueran expulsados o destruidos.

Mientras Bélgica lidera hoy una campaña del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas contra Israel, mientras llora por los judíos muertos de hace 75 años en el Foro del Holocausto de Jerusalén, podemos encontrar la definición de Winston Churchill eminentemente relevante:

“Donde haya tres judíos, se encontrará que hay dos primeros ministros y un líder de la oposición. Esto se aplica a flamencos y belgas francófonos. Bélgica es un “país manufacturado”. Una opinión rara vez satisface a ambas partes”.

Mientras que el colonialismo belga de 40 años (1922-1962) en Ruanda-Burundi y el Congo atrajo principalmente a comerciantes empeñados en el enriquecimiento y la usura, fueron seguidos por “eugenistas” más brutales, midiendo la circunferencia de los cráneos y narices tutsis con sus calibradores. Obsesionados con la clasificación racial / étnica, afirmaron que los tutsis eran superiores a los hutus, llamándolos irónicamente “los judíos de África”. En realidad, estos fueron precursores de los retorcidos experimentos de Josef Mengele. Bélgica dejó un legado que estalló en el genocidio de Ruanda en 1994.

La “usura” fue motivo de deportación de los judíos de Amberes por el duque de Brabante en 1261, quien pidió que fueran expulsados o destruidos. En el siglo XIV, otro duque de Brabante expulsó a judíos de Bruselas y Lieja.

En abril de 1941, más de 200 unionistas nacionales flamencos cometieron el “pogromo de Amberes”, incendiando dos sinagogas y destruyendo tiendas judías. Entre 1942-1944, más de 25.000 judíos fueron deportados de Bélgica,

principalmente a Auschwitz, a través del campo de tránsito de SS Mechelen. De estos, menos de 1.000 sobrevivieron.

Mientras que aproximadamente el 20% fueron arrestados por la policía local, la mayoría fueron escondidos por “gentiles justos” y muchos se unieron a la Resistencia.

Nuestra oficina siguió las actividades de la posguerra del colaborador, el voluntario del Batallón Walón (flamenco) de las SS Leon Degrelle, que huyó a la España de Francisco Franco en 1945. Allí, dirigió grupos de negación neonazis y del Holocausto, como CEDADE (Círculo Español de Amigos de Europa) y su editorial en Barcelona. Los intentos de extraditar a este criminal de guerra a Bélgica, incluso después de la muerte de Franco y su régimen, para su juicio fracasaron, aparentemente debido a la falta de voluntad política.

Sin embargo, en 1991, asistimos a la fallecida sobreviviente, Violeta Friedman, en su caso en el Tribunal Constitucional español contra la negación del Holocausto de Degrelle. Fue sentenciado por el cargo de “haber ofendido el honor y la memoria de las víctimas”. La decisión del tribunal fue un precedente que condujo a la reforma del Código Penal español.

Hasta su muerte en 1994, Degrelle amenazó al Centro Wiesenthal con una demanda por difamación por llamarlo un criminal de guerra belga.

En 2017, Bélgica y Francia presentaron al Comité del Patrimonio Mundial de la UNESCO una lista de 137 cementerios de la Primera Guerra Mundial como sitios para ser reconocidos como símbolos de reconciliación. Presente en la sesión, identifiqué sitios donde se habían agregado tumbas de la Segunda Guerra Mundial.

En el lado francés, el cementerio de guerra de La Cambe alberga las tumbas de los perpetradores de la masacre de las SS en Oradour-sur-Glane, donde 642 aldeanos fueron quemados vivos como represalia contra la Resistencia.

La lista belga incluía el Yser Tower Memorial en Diksmuide, un monumento a los soldados que cayeron en la Primera Guerra Mundial que se había convertido en el santuario de peregrinación del movimiento nacionalista flamenco. Durante los últimos 25 años es, cada verano, un punto de encuentro para los neonazis de toda Europa.

Argumenté que “no puede haber reconciliación entre los hijos de la luz y los hijos de la oscuridad de la Segunda Guerra Mundial”

El embajador francés anunció diplomáticamente el retiro de toda la propuesta. Su homólogo belga no fue tan educado.

En 2009, la UNESCO otorgó el estatus de Patrimonio Cultural de la Humanidad a la ciudad flamenca de Aalst. En su Carnaval de 2013 se vio una carroza que representaba a actores uniformados por las SS azotando a las víctimas con atuendos de campos de concentración, sosteniendo recipientes marcados como “gas Zyklon B”.

En 2019, la carroza exhibía figuras estereotipadas judías que agarraban monedas de oro e infectadas por ratas. A pesar de la afirmación de las autoridades belgas de que estos ultrajes eran aceptables como “libertad de expresión”, la UNESCO se unió a la opinión judía al eliminar el estatus de herencia de Aalst. Las señales, sin embargo, para el festival 2020 son desalentadoras, con pocas esperanzas de intervención gubernamental belga.

Bruselas, la llamada “capital de Europa”, alega que una próspera comunidad judía golpeada, no menos que por el terrorismo antisemita emana de un creciente Islam demográfico radical y yihadista.

Amberes alberga una considerable comunidad judía, en su mayoría ortodoxa, con muchos involucrados en la industria del diamante. En una reunión de la Agencia de Derechos Fundamentales de la Unión Europea, un representante de Amberes llamó al área alrededor del barrio judío “Pequeña Gaza”.

Curiosamente, una visita en línea a Wingie.com, una agencia en línea de viajes aéreos aparentemente de bajo costo, ofrece vuelos directos desde

Amberes al “Aeropuerto Internacional Yasser Arafat, Gaza, Territorios del Occidente palestino”, pero afortunadamente no tiene vuelos disponibles.

La actual “política” del gobierno belga contra el estado judío es la última de una larga letanía de antisemitismo, a pesar de que la actual primera ministra federal es judía y mujer.

El Centro Wiesenthal ha impuesto un “consultor de viaje” donde tales condiciones están justificadas. Además, quizás la industria del diamante debería considerar su eventual partida de “Little Gaza”.

Dr. Shimón Samuels

Director de relaciones internacionales del Centro Simon Wiesenthal

Traducción Alicia Weiss para Radio Jai

Reproducción autorizada citando la fuente con el siguiente enlace Radio Jai

Ayuda a RadioJAI AHORA!
HAZ CLIC AQUÍ PARA HACER UNA DONACIÓN
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni