-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" Si una persona mantiene constantemente su mente concentrada en hacer obras de bien, estará libre de pensamientos que lo conduzcan a la tristeza "   Rabí Pinjas de Koretz

Alumnos de Goebbels hace 41 años

Hace un par de días, Irán celebró el cuadragésimo primer aniversario de la toma del poder por parte de los Ayatollas. En un periódico de Uruguay, el Embajador iraní publicó una nota sobre dicho aniversario, que quizás haya sido replicada en otros países. Nosotros la leímos en Uruguay, y deseamos compartir con ustedes, parte de sus aseveraciones y algunos contrastes.

En el final de su artículo, escribe el Embajador de Irán que su país ha sufrido varios complots, entre los que destaca:” Apoyo a grupos terroristas para atacar a diferentes estratos de la nación iraní; Apoyo financiero-operativo e incluso la puesta de armas químicas al alcance del ex dictador iraquí, Saddam Hussein a fin de atacar las ciudades iraníes; Planear golpes de estado; Intimidar con lanzar ataques militares e incluso bombardeos nucleares; Asesinar a altos funcionarios estatales y militares iraníes; Amenazar con destruir en Irán los centros culturales y civiles que se han reconocido como patrimonio de la humanidad; Asesinar al máximo comandante militar iraní mientras se encontraba en una misión oficial en otro país; y etcétera”.

Todo lo que sí hace el régimen del cual es empleado el Embajador escribiente, lo da vuelta y lo convierte en agresión externa. Que el comandante que no nombra por su apellido estaba en “misión oficial”, resulta una sofisticación goebbeliana. Hasta los cómplices saben lo que Irán hace en Irak y ni hablar en Siria.

Pero al Embajador iraní no le alcanza con esta lista, así que finaliza:”Los ejemplos mencionados arriba, ilustran claramente el hecho de que el gobierno y la nación iraníes son una de las principales víctimas de los actos terroristas, de las actitudes contrarias a los derechos humanos y a la Carta de la ONU, y del contagio del fenómeno desventurado del unilateralismo. Por lo tanto, es necesario que la comunidad internacional deje de lado la pasividad y tome las medidas necesarias contra la piratería de los logros de la diplomacia multilateral.

De lo contrario, la violación de los derechos de los estados y las naciones se convertirá en una epidemia y predominará una anarquía completa en el orden internacional”.

No menciona a ningún país por su nombre. Se muestra como una víctima y usa el lenguaje que ya conocemos desde Ahmadinejad, y antes aún, a nuestros días.

El mismo día que pudimos leer este libelo, uno de los mayores asesores de los Ayatollas, ex jefe de la Guardia Revolucionaria iraní, Mohsen Rezaei habló en un reportaje en un canal de televisión libanés.

Le dijo al periodista que le preguntó que si en caso de estallar una guerra con Estados Unidos, Irán atacaría Israel, que “por supuesto que Irán está esperando tener una excusa para barrer a Tel Aviv y no dejar nada en pie”. Y siguió: “Estamos esperando que Estados Unidos nos de un pretexto para arrasar Tel Aviv, tal como sucedió cuando atacamos Ayn Al-Assad”,en referencia a la base militar norteamericana en Irak que fue atacada con misiles hace un mes.

Cuando Soleimani, el jefe mayor de la Guardia Revolucionaria fue abatido por un misil de Estados Unidos en Irak hace poco tiempo, Rezaei dijo al día siguiente:”Nuestra venganza será enorme y Haifa y los centros militares israelíes serán barridos”. En la entrevista por televisión, Rezaei dijo que estaba monitoreando todo el movimiento militar de la región, y que están listos para atacar en cualquier momento.

¿Qué tienen que ver la nota del Embajador iraní con las amenazas de Rezaei?. Mucho. Aunque el diplomático quiera mostrar el rostro beatífico de una dictadura ignominiosa, a la larga no hace otra cosa que amenazar y mentir. Rezaei es más frontal, tiene otras órdenes de sus jefes terroristas: victimizarse, que es una regla general de los empleados de la dictadura y en su caso tratar de mostrar el rostro verdadero y los dientes afilados cuando promete matar.

El Embajador devenido en escritor y mensajero escribe al final que puede sobrevenir una anarquía en el orden internacional.

Vaya. Desde el mismo momento que los Ayatollas tomaron el poder, el orden internacional se ha visto agredido por ellos en decenas de actos terroristas cometidos por sus propios agentes y por grupos creados, entrenados y financiados por el régimen.

Escribe sus mentiras y dislates desde Uruguay, a media hora de avión de Buenos Aires donde se cometieron los dos atentados más brutales que toda la región haya sufrido. Y aunque quieran seguir negando la evidencia, el Embajador escribiente debería recordar aunque no le permitieran escribirlo que el propio gobierno de Argentina los acusó en un foro internacional público hace casi 15 años del atentado a la AMIA.

¿Orden internacional? Europa, Africa y Asia han sufrido decenas de ataques terroristas de los esbirros de la llamada Guardia Revolucionaria en las últimas tres décadas. Asesinaron a un ex primer ministro iraní en Francia; a un líder kurdo en Austria; el año pasado las autoridades de Bélgica, Francia y Alemania arrestaron a varios agentes iraníes, incluido un funcionario del gobierno, en un complot para colocar una bomba para atacar un mitin político en París. El 14 de febrero de 2012 en Bangkok, tres agentes iraníes planearon ataques contra diplomáticos israelíes en Tailandia pero los agentes fueron arrestados después de detonar los explosivos. Un agente y otras cinco personas resultaron heridos.

Hay varios libros para detallar cómo se persigue a los homosexuales en Irán, las violaciones a los derechos humanos contra sus ciudadanos, y otros libros sobre la exportación de terrorismo a escala universal.

El Embajador iraní en Uruguay hizo lo que le ordenaron. Seguir la línea de Goebbels, y fundamentalmente desde la mentira incitar al odio. Es la política que ejecutan hace 41 años. En la complicidad de Venezuela y Cuba en América Latina sienten respaldo. Mientras tanto, la pasividad en los organismos de la ONU, los alienta a seguir con el terrorismo y mentir impunemente.

Por Eduardo Kohn.

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Mostrar más