-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

Radio Jai, Donaciones recibidas durante Octubre - En memoria de Mauricio Hatchwell Toledano Z.L U$2000 - A la memoria de Ursula Heyman Z.L U$120 - Rabbi Alberto Zeilicovich Temple Beth Sholom U$500 - Anónimo U$180 - Ester y Darío Pardo U$100 - Familia Roisentul U$100 - Eugenio Guzman U$10 - Anónimo U$360 - Si por algún motivo su aporte no aparece publicado por favor envíenos un mail a [email protected] - Gracias por su donación, la misma es imprescindibles para sostener nuestra tarea -

Breve resumen de la parashá Beshalaj

Esta historia describe la Apertura del Mar Rojo y también introduce los 72 Nombres de Dios.

Contrario a las descripciones convencionales de este evento, no fue Dios quien abrió el Mar, fueron Moisés y los Israelitas quienes llevaron a cabo este acto y al hacerlo superaron a la naturaleza.

Esta fue la primera vez que se le dio a la humanidad las herramientas para generar un milagro.

El milagro fue posible por medio del uso de los 72 Nombres de Dios. Todos los milagros anteriores a este momento bíblico habían sido generados por Dios. A través de ésta historia aprendemos acerca y nos conectamos con el potencial de la realidad de mente sobre materia -la conciencia tomando control de la fisicalidad.

Ahora, en la era de Acuario, nos encontramos tan cerca de eliminar el caos de nuestro universo , como cuando Moisés ascendió al Monte Sinaí. Estamos listos para recrear milagros que son igual de grandiosos que la Apertura del Mar Rojo.

Sin embargo, tal como lo revela esta historia, todavía depende de nosotros eliminar el caos de nuestra vida personal. El verdadero problema es nuestra naturaleza como seres humanos, lo cual ha sido algo que hasta el momento no hemos sido capaces de cambiar.

Nos han sido dadas las herramientas, pero también venimos aquí con una inclinación al mal y debemos de estar conscientes que existe dentro de nosotros. Una vez que estemos conscientes, sabemos que existe una batalla que debemos pelear cada día.

Esta es una lectura sorprendente, Debemos de saber que en el gran esquema de las cosas estamos en control. Podemos alcanzar la masterización del universo y aun cuando un poco de incomodidad aparezca en nuestra vida durante un periodo de tiempo aun así estamos en control. ¿A quién le importa que existan problemas por unos cuantos momentos o unos cuantos días? Conocemos el resultado final y sabemos que será bueno.

Con una apreciación por nuestra habilidad de conocer y entender la tecnología de los 72 Nombres de Dios presentados en Beshalaj podemos de hecho controlar nuestro medio ambiente; controlar todo el caos que experimentamos y traer al presente vidas pasadas para llevar a cabo tikkunim (correcciones) y acelerar el proceso.

Sin embargo estas herramientas son solo efectivas para aquellos de nosotros que siendo proactivos seguimos el camino de la fuerza creadora de Dios. Pero nunca podremos lograr un estado proactivo de conciencia si no ejercitamos la restricción con cada paso del camino.

Algunos de nosotros somos débiles a veces y sucumbimos al juego de Satán, tan claramente demostrado en esta historia.

Vivimos en el juego de Satán, somos detectives del después, si tan solo no hubiera hecho esto u aquello todo estaría perfecto. Siempre somos brillantes después de que las cosas sucedieron, esto es Satán. El nos proveerá con el material que necesitamos para continuar con nuestro caos. El validara todo para nosotros sin importar que tan estúpido sea, pues Satán nos dirá cuan brillantes somos. Nos dice como a ese ultimo desastroso error solo le falto una cosita de nada que si hubiéramos hecho no habría resultado en error.

Esto era Faraón. De repente se volvió brillante. La historia de Beshalaj relata que faraón se despertó un día después de que los israelitas dejaron la tierra de Egipto y se dijo ¿Qué he hecho? ¿Porqué los deje ir? Hay que regresarlos, no pueden sostenerse solos allá afuera”

Sus consejeros le dijeron que seria un error, pero a pesar de esto los persiguió. ¿Era faraón estúpido? No. Simplemente estaba siguiendo el juego de Satán.

Cuantas veces nos dice nuestra voz interna o aquellos a nuestro alrededor que no hagamos algo? Pero aun así lo hacemos por que creemos que sabemos mas y mejor. Lo hacemos porque vivimos en el juego reactivo de Satán sin ejercitar la única conexión que puede vencer a Satán en su propio juego; la restricción.

La restricción es el único juego que nos queda. Cualquier otro juego en donde desciframos y manipulamos es jugado por las manos de Satán.

Sin restricción no hay forma que estas herramientas, Los 72 Nombres de Dios, que son el puente entre la realidad no física y la física puede ser actualizada. Podemos hablar y estar convencidos de mente sobre materia pero no podremos llegar a experimentarlo sin la implementación de los 72 Nombres de Dios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni