-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" Piensa bien y estará bien "   

Europa a 75 años de la shoá y un mensaje al mundo

“Europa…Europa”, es un film de 1990, una coproducción franco alemana que esta basado en la biografía de Schlomo “Solley” Peret, un joven judío alemán que logró sobrevivir al régimen nazi haciéndose pasar por ario y finalmente, cuando estaba a punto de ser fusilado por el ejército soviético, es reconocido por su hermano Yitzak que fuera liberado de un campo de exterminio.

Europa de ayer y la Europa de hoy nos muestra semejanzas y diferencias.

Europa adolece de una grieta producto de la crisis que desnuda desigualdades, que se exterioriza en la polarización tanto política como social, en la exacerbación del racismo y la xenofobia, en los problemas estructurales del desarrollo tecno-científico con efectos negativos como el aumento de la oferta laboral consecuencia del deterioro del empleo, en mercados afectados por la guerra comercial que produce la caída de la demanda, el crecimiento de la Deuda Pública y las crisis financieras, y la peligrosa situación creada por el Terrorismo islamista radical, sin olvidar las redes del Crimen Organizado.

En ese contexto, los partidos políticos tradicionales son desacreditados por una gran parte de los electorados, irrumpiendo las manifestaciones violentas de grupos antisistema y anárquicos, pero también crece el discurso populista de derecha, como los casos de Marine Le Pen, en Francia, o de Geert Wilders en Holanda, o en la locomotora de la U.E., Alemania, el partido neonazi Alternativa para Alemania o AID, cuyo incremento de votos lo ha llevado a posicionarse como la tercera fuerza política germana, y no olvidemos en España al neofranquista BOX, en una palabra, buscan y algunos lo han conseguido, consolidar un espacio en la opinión pública que les posibilita controlar ciertas esferas de Poder decisorio, es más, en algunos casos lo han logrado como en Polonia donde el partido nacionalista Paz y Justicia, que el año 2018.

promulgó una ley que prohíbe considerar colaboracionista al pueblo polaco durante la ocupación nazi, o el caso de Hungría con el partido Fidesz de neto perfil nacionalista y proteccionista, actualmente en el gobierno y cuyo principal adversario es el neonazi partido Jobbik y no puedo de dejar de señalar a Italia y el gobernante partido nacionalista Liga.

Pero en este nuevo o viejo escenario europeo, los partidos y movimientos de izquierda que se han colocado el engañoso ropaje de Progresistas, también destilan un sentimiento antijudío bajo el neologismo Anti-israelismo o Antisionismo, y sirven a la simbiosis con grupos islamistas y se retroalimentan en el odio manifestado en un aumento de los ataques antisemitas, y no me olvido de movimientos que enarbolan la bandera del Boicot económico y cultural contra Israel, como es el BDS.

Como si esto fuera poco, Europa esta viviendo el traumático episodio del Brexit, experimenta las tensiones en su histórica relación con los EE.UU. desde la llegada a la presidencia de Donald Trump, en particular a lo que hace a su Seguridad Colectiva plasmada desde mediados del Siglo pasado en el Tratado del Atlántico Norte u OTAN, a la vez que se agiganta en el Este europeo la Amada Madre Rusia, de la mano del liderazgo del autócrata nuevo Zar, Vladimir Putin, que ha conseguido devolver a su país el prestigio y la influencia en el tablero internacional que se había deteriorado tras la caída del Imperio Soviético.

El mundo de hoy, es un escenario armado por una Interdependencia Compleja que trata de conformar un sistema global policéntrico, donde los EE.UU., China, Rusia y finalmente la U.E. reconfiguran sus espacios de poder.

Hace un siglo atrás, en febrero de 1920, se fundaba el partido Nacional Socialista Obrero Alemán y un año más tarde un tal Adolf Hitler se convertía en su líder y poco a poco, aún siendo subestimada su proyección política, en un clima de crisis económica y social, con partidos políticos tradicionales desacreditados, su discurso de reivindicaciones nacionalistas e identitarias y su xenofobia y antisemitismo fue ganando simpatizantes y convocatoria hasta llegar al Poder en 1933, abriendo así el período más oscuro, ignominioso, trágico y terrible en la Historia de la Humanidad, la SHOA.

Como señalé al principio de la columna, entre aquella Europa y esta Europa hay sin duda alguna diferencias, pues las realidades son otras, estamos inmersos en la Tercera Revolución Industrial que ha reducido tanto la privacidad personal como las distancias globales y prácticamente toda actividad humana no conoce de usos horarios, hoy las finanzas, el comercio, las noticias, la política y tantas otras áreas del quehacer del Hombre es de 24 x 24 hs.

Hoy también la Humanidad conoce y teme la aplicación de la doctrina Mutua Destrucción Asegurada y/o el uso de armas de destrucción masivas, pero sin embargo hay eventos que exponen la naturaleza conflictiva del Hombre, y entonces nos consternamos cuando sabemos de nuevos genocidios, de limpiezas étnica o persecuciones por causas religiosas o políticas, y sin dejar de lado crímenes de guerra, entonces comprendemos que el germen del odio, de la irracionalidad y la maldad vuelve a poseer al ser humano con renovada virulencia, y surgen los Balcanes, Rwanda, el Islamismo Radical y los Supremacistas Raciales.

El 27 de enero ppdo., se conmemoró en el Estado Israel los 75 años de la liberación del más nefasto campo de exterminio del régimen nazi, Auschwitz – Birkenau, y que en el 2005 la ONU declaró Día Internacional de Conmemoración del Holocausto.

Más de 40 líderes mundiales se hicieron presentes en Jerusalén a rendir homenaje a las víctimas de la Shoa y abogar en la lucha contra el antisemitismo, y entre aquellos que tomaron la palabra, cito a los presidentes de Israel y de Alemania, el primero Reuven Rivlin dijo “…que el antisemitismo es una enfermedad mortal que va destrozando a las sociedades desde dentro y ninguna democracia está inmune a ello…”, mientras su par alemán Frank Walter

Steinmeier en un acto de sinceramiento histórico, reconoció que “…la Shoa es el peor crimen de la Historia de la Humanidad cometido por sus compatriotas…y sobre el resurgimiento del odio, el extremismo y la intolerancia…y si bien las palabras no son las mismas, los perpetradores no son los mismos, si es el mismo mal…”.

El resto de los mensajes pronunciados, hicieron alusión al antisemitismo, al antijudaísmo, del antes y del presente, con distintos matices pero casi en igual tenor, pero en lo personal, quizás haciendo la analogía de víctimas y victimarios, las palabras de Rivlin y de Steinmeier, son las que rescato y pondero como mensaje a la Comunidad Internacional, sobre el horror que representa el odio racial, étnico y religioso de ayer, de hoy y de siempre, porque como bien lo ha dicho el analista Nelson Castro, “…el pasado nunca sabes si vuelve y hay que estar preparado…”.

Finalizando mi columna de hoy, y por haber tomado como caso testigo a Europa que hoy sufre el resurgimiento del racismo, la xenofobia y la intolerancia, tanto de sectores de extrema derecha, extrema izquierda, extremismos religiosos, anarquistas, antisistemas, antidemocracia, boicotadeores, Europa debe enfrentar el problema y erigirse con decisión a actuar en consecuencia para construir un futuro integrador, y no volver a repetir los horrores del pasado, y a nivel global, cada uno de nosotros debemos comprometernos en no olvidar, en recordar y transmitir a las próximas generaciones los testimonios de los sobrevivientes de la Shoa y de otros genocidios, por eso voy una vez más a citar la frase del escritor irlandes Edmund Burke, “ lo único necesario para el triunfo del Mal, es que los hombres buenos no hagan nada”.

Por el profesor Luis Fuensalida

Reproducción autorizada por Radio Jai, citando la fuente.

Mostrar más
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni