-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" En cada generación uno debe verse asimismo como si estuviera saliendo de Egipto "   

Ajedrez, Rusia y Vladimir Putin

Para muchos es un “juego-ciencia”, para otros un “deporte-juego”, como quieran catalogarlo, y para quienes lo jugamos, es más que un pasatiempo apasionante, pero ¿cuál es el origen de esa competencia de tácticas y estrategias que se llama Ajedrez?

Si bien en la actualidad es un juego que enfrenta a dos contendientes, en su origen en la región septentrional de India, era una competencia para cuatro jugadores y se denominaba en lengua sáncrita “chaturanga”, luego se expandió a la antigua Persia, y se limitó a dos participantes y con la invasión árabe al Reino Sasánida a mediados del Siglo VII, éstos fueron los encargados de llevarlo a todos los rincones de sus conquistas pero Europa ingresó a través del Imperio Bizantino, y se expandió de Constantinopla a Rusia, donde se practica desde el Siglo VIII, un detalle no menor, ya verán.

Pues bien, en Occidente, las primeras competencias “internacionales” se dieron a finales del Siglo XVI organizadas en el ámbito de la Corte de Felipe II de España, por el maestro calabrés Giovanni Da Cultri, aunque para esa época el español Ruy López de Segura era considerado el mejor jugador del mundo.

Recién para la segunda mitad del Siglo XIX se comienza a organizar la competencia entre grandes maestros, y en 1872, en Londres se dio el desafío entre los alemanes Willhem Steinitz y Karl Adolf Anderssen, de donde salió vencedor el primero y considerado el primer campeón mundial, luego vinieron grandes figuras como Emmanuel Lasker –alemán-, su vencedor el cubano José Raúl Capablanca, quién fue vencido en Buenos Aires en 1927 por el ruso Alexei Alekhine, el que mantuvo el título hasta su muerte en 1946.

A partir de 1948, las máximas figuras del ajedrez salieron de la Escuela de Moscú, desde el sucesor de Alekhine, Mijail Bolvinnik, pasando por Boris Spasky, Gari Kasparov hasta Anatoli Karpov, solamente interrumpido el dominio ruso por el estadounidense.

Robert Bobby Fisher, en la década de los año 70, considerado por muchos junto a Kasparov los mejores ajedrecistas de la Historia.

En la actualidad el título de Campeón del Mundo, desde el 2013, esta en manos del noruego Magnus Carlsen, pero por más de medio siglo la hegemonía rusa es indiscutible, y esto en su momento me llevó hace años a investigar el porqué, y una de las causas de aquel dominio ajedrecista es la siguiente: la enseñanza del Ajedrez en el sistema educativo ruso, y encontré una importante cantidad de textos escolares que son utilizados desde tiempos de la URSS y que se continúan utilizando hoy, por ejemplo:

“Desarrollo en la mente del ajedrecista durante el proceso educativo” de Igor Sukhin, Dr. en Ccias. de la Educación y Director de la Academia Rusa de Educación.

“El papel del Ajedrez en el desarrollo de la educación” del Dr. Boris Shaydullin.
“Especificidades psicológicas en los niños que cursan el pre-escolar y primaria” de la Dra. en Psicología Elvira Umanskaya
“Las tendencias actuales en la educación del Ajedrez por Internet” del gran maestro Yuri Razuvaev.
“El Ajedrez para la formación y desarrollo del niño” de la Prof. Tamara Fesenko, y podría seguir la enumeración de esta bibliografía, pero para ir concluyendo el capítulo ajedrecista de la columna de hoy, en la planificación educativa actual, aprobada por el Ministerio de Educación y Ciencias de la Federación Rusa, el Ajedrez es considerado una asignatura como instrumento de modernización del sistema educativo, y en el marco de la curricula de las escuelas, es una materia electiva para los niños, como también la formación de profesores para la enseñanza a distancia e incluir la enseñanza del Ajedrez en las Conferencias Regionales de Educación y Ciencias, por lo señalado puede ser la causalidad y no la casualidad el predominio ruso, y que parecer ser que tal como lo dije, a partir del ingreso del Ajedrez a Rusia, allá por el Siglo VIII, su práctica se fue expandiendo hasta ser considerado un material educativo hoy.

Ahora, es el turno de ocuparme del que yo considero más que un líder para su pueblo, incluso para algunos un verdadero estadista, el gran jugador en el Ajedrez Internacional, el presidente ruso Vladimir Putin.

Nació en Leningrado el 7 de Octubre de 1952, en el seno de una familia humilde, e ingreso en la Facultad de Derecho de la Universidad de su ciudad natal, egresando con honores como abogado, luego ingresó en la legendaria y temible KGB, siendo destinado a Alemania Oriental y tras la caída del Muro regreso a Leningrado, e iniciando su carrera política en 1990 como asesor de Anatoly Sobchak por entonces alcalde de la ciudad que cambiaría su nombre por el de la época imperial, San Petersburgo.

Fue vice-alcalde y presidió la Comisión de RR.EE. del municipio, hasta que en 1996 tras la derrota de Sobchak, fue a Moscú y formó parte de la administración del pte. Boris Yeltsin, quién lo nombró en 1998 Director del Servicio Federal de Seguridad, la ex KGB, y en Agosto del año siguiente Secretario del Consejo Nacional de Seguridad, enfrentando con éxito el primer conflicto checheno, ganando gran popularidad a punto tal que en Diciembre de 1999, cuando el pte. Yeltsin anunció su renuncia, Putin, de acuerdo a la nueva Constitución, asumió como presidente interino.

A partir de entonces, la figura de Putin tanto dentro de Rusia como a nivel global fue creciendo, desde su triunfo electoral en el 2000, en sus primeros dos mandatos incrementó el PBI en un poco más del 72% y redujo sustancialmente la pobreza, luego al no poder acceder a un tercer mandato consecutivo por la Constitución, en el 2008 ocupó el cargo de 1er. Ministro del pte. Dmitri Medvedev, para volver a ser elegido pte. en los comicios del 2012 con el 63.6 % de los votos, y nuevamente ganó en el 2018 con el casi el 77% de adhesión, por lo que el nivel de aceptación a su gestión por el pueblo ruso es amplia, más allá de las críticas que se le hacen en cuanto a la persecución a sus opositores, su prejuiciosa mirada religiosa, en particular hacia el Islam y a denunciadas violaciones a los DD.HH., en particular durante los dos conflictos chechenos.

El pragmatismo de Putin es sin duda el eje de su visión geopolítica, pero también en lo económico y en lo social, veamos, en política exterior, en el 2001 lo llevó a tener un acercamiento histórico con los EE.UU., tras el 11 de Septiembre, pero luego las relaciones entre Moscú y Washington se fueron tensando y en su visión, la influencia estadounidense en países que fueran ex repúblicas soviéticas constituyen una amenaza para la seguridad rusa, tal el caso del despliegue misilístico en los estados del Báltico, lo que también lo lleva a tener tensiones con la U.E.,sin olvidar la cuestión de la acusación de intromisión cibernética en los últimos comicios presidenciales estadounidenses. Otro logro de sus movidas, es la actual relación con Turquía, que vas más allá de la venta del sistema antiaéreo S-400 de mísiles, pues coloca a Ankara dentro de su órbita de influencia y se asegura la irrestricta salida de la Flota del Mar Negro hacia el Mediterráneo, que se complementa con la base naval cedida por Siria en Tartuf y la base aérea en la región de Aleppo. Y si hablamos de Siria y su guerra civil, es innegable que el rol de Rusia en la misma, fue decisiva para que el gobierno de Bashar al Asad siga en el poder, y ese señalado pragmatismo es el que delinea las relaciones de Moscú con dos actores enfrentados en Oriente Medio, hablo de Israel e Irán, en particular a la excelente relación personal entre Putin y el 1er. ministro israelí Bibi Netanyahu, que le permite a Israel llevar a cabo ataques preventivos o punitivos sobre objetivos iraníes y de las milicias del Hezbollah en Siria.

En cuanto a otros escenarios, la relación con China esta pasando históricamente por su mejor momento, se han firmado numerosos acuerdos económicos, Rusia forma parte de la Organización de Cooperación Shanghai desde que se creo este foro en el 2001, y el año pasado se han llevado a cabo el más grande ejercicio militar conjunto ruso chino, sin olvidar la coordinación de inversiones de ambos países en Siria y en Latinoamérica, en este último escenario, es notorio el avance de Rusia en la región, en particular en Venezuela en los campos energético, minería y en el militar.

En cuanto al plano económico, en la primera década de su mandato, pudo implementar con base al giro hacia el Capitalismo, un plan de simplificación impositiva, de inversiones extranjeras y aprovechar en el campo energético, la construcción y/o expansión de oleoductos y gasoductos para proveer a regiones demandantes como países de Asia Central y a la propia U.E., sin embargo, en su segundo decenio, comenzaron las dificultades en especial por las sanciones impuestas tanto por los EE.UU. como por la U.E. en el 2014, que provocaron una Recesión, debiendo reorientar su política económico financiera, relanzando un nuevo programa, pero que de igual manera no pudo evitar una sangría en los ingresos del presupuesto estatal de aproximadamente 145.000 millones de euros.

Por su parte, en el campo social, a partir del 2005 llevó a cabo una reforma que contempló amplios planes sociales, pero que en el 2008 debió ajustar como efecto de la Crisis Global de ese año, y por otro lado, en el último tiempo debió enfrentar fuertes protestas de diversos colectivos, como ser movimientos feministas y LGTB, además de fuertes críticas por la censura en la red de Internet, un campo donde el año pasado Putin lanzó con éxito en Diciembre su propia red, Runet, que le permite cortar la red global y seguir operando con la suya. También no se pueden olvidar los casos de la periodista rusa Anna Politkovskaya, opositora a Putin, y el del ex agente de la KGB Alexander Litvinenko, que dirigieron las acusaciones de sus muertes al nuevo zar Vladimir.

Ahora, nuestro personaje de la columna de hoy nos ha sorprendido a todos, incluso al propio establishment ruso, a excepción creo yo de Medvedev, con su última jugada, al impulsar una reforma constitucional que le dará mayor poder al Parlamento y al 1er. Ministro, lo que ocasionó la renuncia de todo su gabinete. Lo que parece un reordenamiento, con esta reforma el Parlamento o Duma es quién nombrará al 1er. ministro y éste aportará los funcionarios que serán confirmados por los parlamentarios, lo que impedirá a quién sea presidente a negarse tanto al nombramiento del 1er ministro como del resto del gabinete por que cuentan con el aval parlamentario, y si a primera vista parece un reforzamiento del legislativo, en realidad es una hábil movida, para asegurarse para después del 2024, su continuidad en el poder, como 1er. ministro, ya que la Carta Magna rusa le impide a Putín un nuevo mandato como presidente, además esta jugada se complementa con su rol en el Consejo de Estado, un órgano que actuaría de árbitro ante una disputa entre el titular del ejecutivo y la Duma, y que tendría la última palabra, es decir, significa para la Amada Madre Rusia y para el Mundo, que habría Putin por mucho tiempo, y esta reforma refuerza su control del Poder.

Finalizando la columna de hoy, en el Ajedrez, un juego de tácticas y estrategias, se dice que el jugador agresivo que busca ganar piezas y campo en el tablero, es un táctico, mientras que aquél que tiene una visión a mediano y largo plazo de la partida, relativizando si es necesario el valor de las piezas y enfocándose en ganar la partida sin importar el sacrificio de piezas ni el tiempo que le lleve lograr el triunfo, es mas un estratega, y quién combina la táctica y la estrategia exitosamente, es un gran maestro, pues bien, pienso que este gran ajedrecista que es Vladimir Putin, va a sacrificar piezas en pos de ganar a mediano plazo la partida y mantener su Poder, en fin, inteligencia, astucia y habilidad no le faltan al ex coronel de la KGB.

Por el profesor Luis Fuensalida

Mostrar más