-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" Justicia, justicia perseguirás para que vivas. "   Deuteronomio

Shemot: Moisés en contra de la Xenofobia por Alan Dvorquez

Resumen de la Nuestra historia comienza con la descripción de la descendencia del patriarca Jacob, que en total, fueron alrededor de 70 individuos, y que con el pasar de los años, esta se transformó en una parte importante de la población total de Egipto.

A raíz de este incremento en la población, el nuevo faraón de Egipto, que no conocía a Jacob, creyó que era un peligro para la seguridad de su pueblo este aumento demográfico, pues, los descendientes del patriarca podían aliarse con sus enemigos y derrotarlos. Entonces, se transformó en una necesidad para el jefe de estado parar el aumento de población judía.

Su primer decreto fue la esclavización del pueblo Judío, de esta forma se construyeron ciudades como Pithom y Raamses, al ver que esta primera no redujo en lo más mínimo el problema mencionado anteriormente , él decidió que a todo primogénito judío se le debía arrojar al Nilo, para que murieran ahogados.

Pero eso tampoco funcionó…

Después, el relato nos cuenta de la historia de una familia originaria de la tribu de Levi, la cual tuvo un hijo hombre, al que inevitablemente debían arrojar al Nilo.

Después de 3 meses de esconder la bebé, el horrible destino tocó la puerta, debían matar a su único hijo hombre,pero ellos no se dieron por vencido, así que, idearon un plan para salvar a la criatura, el cual consistía en tirar a su hijo al Nilo, pero en una balsa echa de madera y arcilla, para así, asegurar la supervivencia de su hijo. Por último, la hermana del pequeño, Miriam, tenía la labor de vigilar al infante durante todo el trayecto.

Para suerte de la familia, la improvisada embarcación fue encontrada por la hija del Faraón, que se estaba bañando en el rio, la cual adoptó al niño, llamándole Moisés y para amamantarlo empleó a su madre biológica.

Este niño creció, transformándose en un príncipe. Un día, al pasear por el palacio, Moisés vio como un egipcio estaba maltratando a un judío, él no aguantó este claro acto de injusticia, por lo cual empujó al egipcio contra una piedra, matándolo al instante. Posteriormente, y por miedo a las repercusiones del Faraón, decidió esconder el cuerpo y escapar de la ciudad.

El futuro profeta decidió escapar a las tierras de Midián, una vez allí, se sentó al lado de un pozo, donde vio a las hijas del jefe de la zona siendo atacadas por los pastores locales, al ver otro acto de injusticia, decidió ayudarlas y les dio agua a su rebaño.

Agradecidas por el correcto actuar de Moshé, decidieron invitarlo a su casa, donde comenzó a trabajar como pastor para el padre de ellas, al poco tiempo, Moises contrajo matrimonio con una de sus hijas y tuvo un hijo llamado Gershom, porque él vino de tierras extranjeras.

El pasar de los años produjo aún más angustia al pueblo judío, el trabajo se volvía cada vez más duro, y la esperanza parecía una palabra borrada del diccionario, pero D-s recordó el pactó que hizo con Abraham y eligió a Moisés como el indicado para guiar al pueblo judío a la tierra de “leche y miel”.

El encuentro con el todopoderoso fue de lo más extraño para nuestro futuro profeta, pues D-s se manifestó un una zarza ardiente y le ordenó a Moisés que se sacará sus zapatos, puesto que estaba en un lugar sagrado.

Luego le notifica, que él, junto a su hermano Aarón serían los encargados de redimir al pueblo de las garras de la esclavitud, para guiarlos a la tierra prometida, cumpliendo con la palabra divina. Esto asombro a Moisés, puesto que era tartamudo, y no sería la persona indicada para liderar a las masas.

Moises y Aarón van a hablar con los sabios del pueblo y posteriormente con el Faraón, a pesar de que el faraón no dejó ir al pueblo de Israel, la redención estaba cerca

Temas centrales de la Parashá

La descendencia de Iosef pasó de ser un grupo de 70 personas a un fructífero pueblo que pobló el territorio egipcio.
El faraón de Egipto teme el aumento demográfico de población judía en sus territorios, pues cree que los hijos de Israel podrían aliarse con sus enemigos para ir en contra de ellos.
El Faraón, para parar el aumento de población decide esclavizar al pueblo judío, al ver que esto no funciona, establece que todo primogénito hombre debía morir ahogado en el rio Nilo.
Se habla de la familia de un Levita, que al tener un hijo hombre inevitablemente lo debe tirar al río, a pesar de ello, lo decidieron esconder por 3 meses.
Deciden arrojar al niño al Nilo, pero en una balsa echa de madera y arcilla
La balsa es encontrada por la hija del Faraón, la cual adopta al bebé y le llama Moisés, pues lo saco de las aguas
La hija emplea a la madre biológica del niño para amamantarlo
Moisés crece y se convierte en un príncipe, al caminar por el palacio, ve a un egipcio maltratando a un hebreo, este empuja al egipcio contra una piedra y esconde su cuerpo.
Moisés se entera que el faraón supo de su crimen, por lo cual decide escapar a las tierras de Midián.
Allí, se encuentra con las hijas del sacerdote de ese lugar, las cuales estaban siendo molestadas por unos pastores, las defiende y las ayuda a darle agua a su ganado.
En señal de agradecimiento, lo invitan a comer pan a su casa, luego de un tiempo, Moisés se casa con una de las hijas y tienen un hijo llamado Gershon, pues, venia de tierras extranjeras.
Un día, mientras pastoreaba al ganado, se encontró con una zarza ardiente, este ser, le ordenó que se sacará los zapatos, pues estaba en un lugar sagrado.
La zarza le ordenó que redimiera al pueblo hebreo de la esclavitud, y para eso debía hablar con los sabios del pueblo, en conjunto con su hermano biológico Aron.
Después de eso, era esencial que hablará con el Faraón y exigiera la redención de su pueblo.
Después de hablar con los sabios, Moisés de dirigió donde el Faraón, el cual no acepto su petición, es más, agravó la condena del pueblo judío
Moisés enojado, habló de nuevo con D-s, exigiéndole una explicación, este le dijo, que en sus manos, la redención estaba cerca

Mostrar más