Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

DONAR

El desafortunado chiste de Andrés Calamaro sobre la muerte del fiscal Nisman

El cantante y compositor Andrés Calamaro subió a su cuenta de Twitter una foto en su baño en la que hacía gala del modo en el que se había vestido para ir, el martes por la noche, a la ceremonia del cumpleaños de 80 años del juez Eugenio Zaffaroni. “Zafa”, escribió encima de la foto, que lo exhibía frente a un espejo con un traje negro, camisa clara, y una corbata ancha verde con vivos blancos.

Hasta ahí no era más que una selfie de tantas, en la que el exintegrante de Los Abuelos de la Nada exponía su look -y su narcisismo- a sus casi 28 mil seguidores. Pero en un comentario subsiguiente acerca del cuarto de baño en el que se había sacado la foto, el cantante realizó un chiste de dudoso gusto que tuvo como centro al fiscal Alberto Nisman, cuya muerte, ocurrida el 18 de enero de 2015, todavía está bajo investigación judicial.

“El baño no es gran cosa, pero tengo más espacio que Alberto Nisman”, escribió Calamaro, con el seudónimo tuitero de Brad Pittbull. Se refería con su broma a las dimensiones del cuarto de baño del fiscal, que fue el lugar de la casa en el que fue encontrado muerto.

El chiste de humor negro de El Salmón fue recibido con beneplácito por la mayoría de sus seguidores, que le festejaron la broma e incluso agregaron otros comentarios en el mismo sentido al posteo original del cantante.

La noticia conmocionó al país. El fiscal Alberto Nisman fue hallado muerto de un disparo en la cabeza el 18 de enero de 2015, en su departamento del complejo Le Parc, en Puerto Madero.

Cuatro días antes, el fiscal había denunciado a la entonces presidenta, Cristina Fernández de Kirchner -entre otros funcionarios y referentes del kirchnerismo- por presunto encubrimiento del atentado a la AMIA a través del Pacto de Entendimiento con Irán.

Un día después, el lunes 19, Nisman tenía previsto presentarse en la Comisión de Legislación Penal de la Cámara de Diputados de la Nación Argentina, para exponer y ampliar su denuncia como jefe de la UFI AMIA.

En la tarde del domingo 18, los custodios Luis Miño y Armando Niz, quienes estaban a cargo de su seguridad, notaron que desde las 11 de la mañana el fiscal no respondía a sus mensajes. A pedido de una de las secretarias de Nisman, pasadas las 17 uno de ellos le tocó el timbre, pero no hubo respuesta del otro lado.

En horas de la madrugada del lunes 19, se conoció que Nisman fue encontrado muerto en el baño, de un tiro en la cabeza con el arma que el día anterior le había prestado su técnico informático, Diego Lagomarsino.

Con información de La Nación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni