-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" Piensa bien y estará bien "   

Max Baer: El apolo judío que venció al ídolo de Hitler

Maximilian Adalbert Baer, nació el 11 de febrero de 1909 y falleció el 21 de noviembre de 1959 y fue un boxeador muy famoso de los años treintas y actor. En 1933 venció al campeón de Alemania y boxeador preferido de Hitler, Max Schmeling, el héroe alemán. Boxeó con una inmensa estrella de David blanca que resaltaba en sus pantalones rojos y negros. Baer nació en Amaha, Nebraska, hijo de judíos inmigrantes, su papá Jacob Baer y su madre Dora Bales. Su padre era carnicero y toda la familia se mudó a California, a la ciudad de Livermore cuando Max tenía 12 años. Baer se hizo profesional del boxeo en 1929, en la gran depresión y rápidamente progresó y tuvo varios éxitos resonantes. Algo que lo hizo famoso fue su pelea frente a Frankie Campbell el 25 de agosto de 1929 en San Francisco y es que de solo dos golpes lo noqueó y su rival nunca recuperó la conciencia, estuvo una hora en el suelo y fue transportado en ambulancia al hospital donde murió de un derrame cerebral. Lastimosamente ese incidente provocó la reputación de Max como “asesino”, arriba del ring y la muerte de Campbell se usó para promocionar sus combates.

Baer ganó 65 de 79 combates que disputó y está considerado como uno de los pegadores más temibles y fuertes que han existido. Su derecha era mortífera en verdad pero era un verdadero caballero en el cuadrilátero y fuera de él. Se dedicaba a saludar a sus oponentes antes y después de las peleas y pagó los estudios de los hijos de aquel púgil que falleció a consecuencia de los golpes brutales. Siempre solía decir frases ingeniosas y fue un gran amigo de Primo Carrera, una leyenda del boxeo y también de James Braddock. Asimismo fue playboy y actor… Debutó en el cine en 1934 y actuó con Humphrey Bogart y con el cómico Lou Costello.

En 1933 Baer peleó contra el peso pesado Max Scmelling en el Yankee Stadium. El atleta judío dominó el combate de principio a fin y triunfó sobre el favorito de Hitler y allí se convirtió en un ícono y ganó popularidad entre la población judía de Estados Unidos y luego del mundo. Esta pelea se definió en el décimo asalto y causó una alegría a nivel mundial pocas veces visto y así llegó junio de 1934 cuando le arrebató el título de campeón mundial a Primo Carrera.

Baer siempre peleaba con unos pantalones con una estrella de David. Su estilo era poco ortodoxo, pero muy efectivo, con gran pegada de derecha y por ello logró 50 triunfos por KO. En junio de 1934 tuvo la pelea mas importante frente a su amigo James “Jimmy” Braddock en un combate a 15 asaltos y el Jimmy le aguantó todo y de todo y le arrebató la corona mundial de los pesados y un año después peleó todavía frente al inmortal e invicto Joe Louis y Baer sucumbió por KO.

En 1941 dejó de combatir para alistarse en las fuerzas Aéreas donde ejerció como profesor de Educación Física y desde 1995 fue incluido en el International Boxing Hall of Fame.

En 1941 peleó frente a Lou Nova, esta pelea fue la primera transmitida en vivo y en directo por televisión luciendo, como siempre, sus pantalones rojinegros con el Maguen David blanco que resaltaba cada vez que se presentaba en una arena.

También protagonizó varias películas en Hollywood como Ídolo de Mujeres, Una chica con anzuelo, África Screams, entre otras.

Max Baer fue un gran peleador, uno de los mejores de la historia del boxeo, lástima que Hollywood haya manchado su nombre con una película llamada El peleador cenicienta, donde se le muestra como un engreído y un mal educado con las mujeres, lo cual no era cierto. Por otra parte Schmeling el boxeador alemán no era nazi, tuvo mucha presión para que no peleara contra Joe Louis por miedo a que perdiera contra el boxeador negro. Cuando ganó el combate Goebbels lo alzó como héroe nacional pero al perder la revancha lo quisieron muerto, su manejador fue un judío alemán que aprovechó la ocasión de estar en USA para no regresar a Alemania cuando Schmelling ganó el título.

Baer murió en el Hotel Roosvelt en 1959 de un ataque al corazón mientras se afeitaba.

Max Baer, el caballero del ring, el playboy, el actor, el feroz pugilista, el Apolo judío, el simpático e inteligente, fue una leyenda y una realidad, aclamado y aceptado por todos, conquistó al mundo judío neoyorquino y quedó como un ejemplo de un deportista sobresaliente. Fue un atleta judío que se impusó a todo.

Fuente: Personalidades Judias de Todos los Tiempos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni