-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" En cada generación uno debe verse asimismo como si estuviera saliendo de Egipto "   

Exquisitos knishes de papa y de ricota

Ingredientes para los knishes de papa:

3 papas grandes
3 cebollas chicas
Una pizca de nuez moscada recién rallada
Manteca a gusto
Sal y pimienta a gusto
4 cucharadas de aceite
48 tapas de empanadas para copetín
Preparación:

Colocar una cacerola con agua a hervir. Una vez que lo hace, añadir sal gruesa y 3 papas grandes con su piel para que no absorban agua. Cuando se ablandan, sacar del agua y con mucho cuidado, retirar la piel en caliente, así sale más rápido.

Pisar las papas y les agregar sal, pimienta, manteca y una pizca de nuez moscada recién rallada. Mezclar todo bien con un tenedor.

¡Ojo! No tiene que quedar como un puré blando, para eso recomiendo usar un pisa papas o tenedor.

Cortar 3 cebollas chicas en cuadrados pequeños. En una sartén, colocar 4 cucharadas de aceite, calentarlo y agregar la cebolla (no tiene que dorarse, sino ablandarse). Retirar de la sartén y agregarla a la papa. Unir todo mezclando con una cuchara.

En tapas de empanadas para copetín colocar una cucharada de postre de la mezcla. Para cerrar el knishe, mojar con agua fría el dedo índice y pasarlo por los bordes de la tapa.

Poner los knishes en una fuente en la heladera o en el freezer sin encimar. Para cocinarlos, llevar directo al horno precalentado a 200°C (medio a fuerte). Solo es necesario que se dore la masa, lo de adentro está cocinado. Un tip: rociar la fuente previamente con spray vegetal o manteca. Se sirven solos y calientes.

Ingredientes para los knishes de ricota:

300 g de ricota entera seca
1 huevo
50 cc de crema de leche
sal y pimienta a gusto
1 pizca de nuez moscada recién rallada
1 cucharadita de azúcar
Preparación:

Unir todos los ingredientes. Tapar la preparación con papel film y llevarla a la heladera por 2 horas. Una vez que haya pasado ese tiempo, repetir el mismo procedimiento que con la receta anterior: rellenar las tapas sin olvidarse de humedecer los bordes.

Cerrarlos en forma de cappelletti y congelar. Llevar del freezer directo al horno precalentado a 200°C (medio a fuerte). Solo es necesario que se dore la masa, lo de adentro está cocinado.

Los knishes de ricota se sirven calientes, con un bowl de crema líquida bien fría para mojarlos adentro.

Mostrar más