-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" Piensa bien y estará bien "   

Aprendizajes de la parashá Vaigash

Seraj bat Asher estaba entusiasmada, se salía de si por contarle a su abuelo. Sus tíos le pidieron que sea justamente ella quien hablara con Iaakov, quien le transmitiera la buena noticia: ¡Iosef está vivo y gobierna Egipto! Ellos le dijeron que tenían miedo que su padre no sobreviviera el shock, y que seguramente ella con su dulzura, su sabiduría y su música sabría cómo hacerlo.

Seraj dudaba, ¿Cómo hablarle a Iaakov? Cómo encontrar las palabras justas para llegar a su corazón sin angustiarlo ni sobresaltarlo. Decirle que Iosef vivía implicaba revelar el complot de sus tíos, la venta y el descenso a Mitzraim, y los años en prisión. ¿Acaso sus tíos sentían ahora la culpa por el terrible sufrimiento que causaron a su padre Iaakov cuando decidieron engañarlo y hacerle creer que Iosef fue devorado por fieras salvajes?

Tomó su arpa, rogó a Dios que pusiera en ella las palabras precisas y comenzó a tocar una conmovedora melodía. Iaakov se acercó a escuchar su canto. Una alegría indescriptible llenó su corazón y un dejo de tristeza recorrió su cuerpo por los años perdidos. Su alma revivió y el Ruaj Elohim que se retiró cuando creyó que Iosef había muerto, volvió a él. ¡Su hijo amado vivía! Colmado de felicidad, Iaakov bendijo a Seraj con vida eterna.

Seraj, junto con Dina, son las únicas dos mujeres que nombra nuestra parasha en la larga lista de hijos y nietos de Iaakov. Setenta almas descendieron a Mitzraim, Seraj era una de ellas. La Torá nos da pocos detalles de su vida, pero el Midrash llena el vacío.

¿Qué aprendemos de ella?

Ser dignas hijas e hijos de Seraj, es intentar por todos los medios, con palabras, cantos y música, hablar desde el corazón, con bondad y empatía.

Porque cuando los vínculos se rompen, la amargura impregna el corazón, y perdemos conexión con lo eterno, somos incapaces de ver la imagen divina, la luz que brilla en cada ser humano y lo que queda es solo el enojo, la envidia y el rencor.

Al sentir el dolor del otro, al hablar con amor, dulzura y compasión, somos capaces de sanar heridas, revivir el alma dolorida y así enmendar un mundo, transformándonos al mismo tiempo en fuente y receptáculo de bendición.

Shabat Shalom
Raba Marcela Guralnik
Directora del Centro de la Mujer Java
Seminario Rabínico Latinoamericano

Mostrar más
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni