Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

Yosef comienza su ascenso al poder en Egipto

Mientras los escorpiones se abalanzaban sobre sus pies, Yosef apeló nuevamente a sus hermanos, “¡Tengan compasión! ¡Este foso está lleno de serpientes y escorpiones!”.

Los hermanos de Yosef no estaban escuchando. Ellos estaban cenando, y los gritos de Yosef interferían con la tranquilidad de la cena, entonces se movieron a cierta distancia del foso para disfrutar de mejor manera sus kebabs. Al ver que una caravana de Ishmaelitas se aproximaba desde el norte, los hermanos decidieron vender a Yosef.

Mientras tanto, otro grupo de mercaderes Midianitas se aproximaba desde el sur. Ellos escucharon los gritos de Yosef e inmediatamente lo sacaron del foso. Ellos observaron su forma de vestir y su actitud y asumieron que debía ser el hijo de un hombre noble.

Cuando los hermanos de Yosef vieron lo que estaba ocurriendo, fueron corriendo al foso. “¿Qué derecho tienen ustedes de sacar a nuestro esclavo?”, preguntaron.

“¡¿Su esclavo?!”, preguntaron los Midianitas. “¡Ustedes deberían ser sus esclavos!”. Sin embargo, cuando Shimón y Levi sacaron sus espadas, la conducta de los Midianitas cambió. “¡Está bien, no se pongan violentos! ¿Por qué mejor no lo venden a nosotros?”, dijeron los mercaderes. Los hermanos canjearon a Yosef por zapatos para toda la familia y así se deshicieron de su hermano.

Sin embargo, los Midianitas tenían desconfianza sobre todo el asunto. “Tal vez es el hijo de algún terrateniente que vendrá a buscarlo”, teorizaron. “¡Es demasiado complicado! ¡Deshagámonos de él en la primera oportunidad que tengamos!”. Cuando la caravana Ishamelita se acercaba, se presentó la solución perfecta. Normalmente los Ishmaelitas transportaban cosas con muy malos olores como brea y alquitrán, pero esta caravana en particular estaba transportando especies e incienso a Egipto. Más allá de la indignación de haber sido vendido nuevamente como esclavo, Yosef estaba finalmente camino a Egipto… en la forma más fragante posible. (Basado en el Midrash)

Así empieza la trama que eventualmente llevó a Yaakov y a su familia al amargo exilio en Egipto.

La parashá Vaieshev se trata de los sueños. ¿Por qué sueña la gente? Algunos sueños pueden ser proféticos, pero la mayoría de ellos obviamente no lo son. Las personas tienden a soñar con cosas en las que piensan durante el día. La mente sigue funcionando incluso cuando estamos dormidos.

¿Cómo puede una persona saber el significado de un sueño específico? El Talmud dice que los sueños “siguen a su interpretación”. De la forma como son interpretados, así se cumplen.

La Corte Rabínica de los Hermanos

Mientras Yosef buscaba a sus hermanos en Shejem, él se encontró con un hombre (la tradición die que era el ángel Gabriel) que le sugirió a Yosef que sus hermanos estaban listos para hacerle una emboscada. Sin embargo, Yosef siguió las instrucciones de su padre y no puso atención a la advertencia. Cuando los hermanos se dieron cuenta que Yosef se aproximaba, empezaron a planear su fiesta de bienvenida.

A pesar de que esto suena a hombres malvados confabulándose para matar a su propio hermano, esto no puede ser cierto. Estamos hablando de los justos hijos de Yaakov, los padres de las Doce Tribus de Israel que enseñaron la moral y la ética al mundo.

Realmente, los hermanos establecieron una corte rabínica y juzgaron a Yosef. Algunas religiones enseñan: “¡No resistas el mal, pon la otra mejilla!”. El judaísmo, en contraste, enseña “¡Oponte al mal!”. Por ejemplo, si sabes que alguien está tramando levantarse a las 4 AM para matarte, los sabios aconsejan que te levantes a las 3 AM y lo mates primero.

Esta “corte rabínica” condenó a Yosef por querer causar daño a sus hermanos. Yosef era considerado como alguien que tiene el estatus de “causar daño a otros activamente” a quien estamos obligados a detener, incluso matándolo.

“¡Aquí viene el soñador!”, dijeron ellos. “Matémoslo ahora, luego lo tiramos al foso y decimos que una bestia salvaje lo mató” (Génesis 37:20). Esta era una sentencia de muerte legal.

Fuente: Aish Latino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni