-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" Piensa bien y estará bien "   

El día que mataron a Rabin

Por el profesor Yehuda Krell

La noche del 4 de noviembre de 1995, al concluir el Shabat, una amplia multitud se reunía en la Plaza de los Reyes de Tel Aviv. Frente a una amplia explanada decenas de miles de asistentes se convocaron parabrindar su apoyo a la política de paz que llevaba adelante el Primer Ministro israelí Ytzjak Rabin. Todo era alegría y emoción, bajo la consigna de “Sí a la paz, no a la violencia”, tomaban parte en el evento numerosos políticos y artistas de un amplio arco político. Al tomar el micrófono, Rabin dijo:

“Fui militar durante 27 años. Luché cuando la paz no tenía posibilidades. Creo que ahora las tiene, y muchas. Debemos aprovechar este momento en nombre de todos los que están aquí presentes y en nombre de los que no están aquí, que son muchos. Siempre creí que la mayoría de la gente quiere la paz y está dispuesta a asumir riesgos por ella. Ustedes con su presencia han demostrado, junto con muchos otros que no vinieron, que el pueblo realmente desea la paz y se opone a la violencia”.

Al concluir el encuentro,aproximadamente a las 21:40hs. Luego de cantar “ShirLaShalom”(Canción de la paz), se vio a un Primer Ministro conmovido por la entusiasta respuesta de los asistentes. Con muestras de evidente satisfacción, rodeado de seguidores, saludaba y gesticulaba, cuando de repente, momentos antes de subir a su automóvil oficial, se escucharon tres disparos. Dos de los proyectiles impactaron en él, comenzó a perder el equilibrio y cayó al suelo, mientras los custodias y correligionarios, en medio de una histeria generalizada, se apresuraban a prestarle ayuda.

El líder israelí, gravemente herido, fue llevado de inmediato en automóvil al Hospital Íchilov, ubicado en las proximidades. Una vez allí, los facultativos intentaron salvarle la vida, pero no pudieron, las heridas habían sido letales. Cuarenta minutos después de su ingreso al establecimiento hospitalario, fue declarado oficialmente muerto. Tenía 73 años de edad.

El asesino había sido un joven judío israelí llamado Yigal Amir, quien fue inmediatamente detenido. Se trataba de un extremista religioso ortodoxo y ultranacionalista, quien al ser interrogado por la policía se declaró culpable. Dijo que estaba “satisfecho” con su acción y manifestó su convicción de que con ella estaba “salvando a Israel”. Posteriormente, durante el juicio, salió a relucir que Amir había proyectado infructuosamente matar a Rabin en dos ocasiones anteriores.

YtzjakRabin, había nacido en Jerusalén en 1922, desde su temprana juventud se había comprometido con el ideal sionista, en tiempos del Mandato Británico fue integrante de la “Haganá”, con el establecimiento del Estado de Israel, ingresó a “Tzahal”, Fuerzas de Defensa de Israel, en la que desarrolló una brillante carrera castrense consagrándose como héroe en la Guerra de los Seis Días en 1967.

Al retirarse del servicio militar activo ingresó en la política, fue designado embajador de Israel en los Estados Unidos, Ministro de Trabajo en el gobierno de GoldaMeir, y en 1975 fue nombrado por primera vez Primer Ministro, convirtiéndose en el más joven de la historia moderna y el primero nacido en Israel, ocupó el cargo hasta 1977.

En 1992 Rabin volvió a asumir como Premier del gobierno israelí, allí mostró que había modificado sus ideas sobre el conflicto israelí-palestino: de tener una concepción militarista pasó a ser un promotor de las negociaciones en procura de la paz. Como el sostenía, su nuevo enfoque estaba dirigido a “darle a Israel fronteras seguras, normalizar las relaciones con los vecinos y lograr la aceptación de la comunidad internacional”.Sus esfuerzos de paz en el Medio Oriente chocaban con la oposición de los grupos radicales israelíes y palestinos; así, el camino por él abierto con los “Acuerdos de Oslo” en 1993 se vio obstaculizado a menudo por acciones terroristas y atentado suicidas.

Sin embargologró firmar con YaserArafat un histórico acuerdo de autonomía de Gaza y Jericó en 1994, consiguió la paz con Jordania. En 1994 recibió el premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional y un año después fue galardonado con el Nobel de la Pazjunto a ShimónPeres y Yaser Arafat.

En 1995, debido a la prédica del extremismo nacionalista y los fanáticos religiosos judíos, el ambiente político en Israel se tornó explosivo.Rabinfue acusado de nazi y traidor porconspicuos políticos que gobiernan el país hoy en díay en cenáculos ultranacionalistas y ortodoxos había quienes apostaban por su muerte. Finalmente, el ambiente se enrareció aún más cuando ciertos rabinos explicaron que la Ley Judía definía que la entrega de tierras a los palestinos “era una traición”, y ésta tenía que ser evitada “por cualquier medio”… Tal era la atmósfera que prevalecía en aquel día del otoño de 1995 en el que fue asesinado.

El entierro tuvo lugar el 6 de noviembre, en el cementerio del monte Herzl, en Jerusalén; fue de los más multitudinarios que se haya visto en Israel. Ese día cesó toda actividad y la nación entera vistió de luto. Participaron en él jefes de estado y primeros ministros de todo el mundo: el presidente de los Estados Unidos Bill Clinton, el rey Hussein de Jordania, el presidente del gobierno español Felipe González, el presidente egipcio Hosni Mubarak, el canciller alemán Helmut Kohl, el presidente de Francia Jacques Chirac, el primer ministro ruso Viktor Chernomyrdin, el secretario general de la ONU ButrosButros-Ghali, y otros. La nieta de Rabin, Noa, pronunció un sentido discurso evocando a su querido abuelo. El presidente norteamericano lo despidió con las palabras «Shalom, Javer» (Shalom, amigo). El Rey Hussein de Jordania declaró: «Siempre mientras viva, estaré orgulloso de haberle conocido; con él trabajé cual colega, cual hermano».

A las pocas semanas del crimen político, viajé a Israel por motivos profesionales. Al visitar su tumba para rendir mi modesto homenaje, me encontré con largas filas de estudiantes secundarios que con lágrimas en los ojos y velas encendidas venían a llorar a un patriota que la irracionalidad y la violencia mesiánica les había arrebatado. Ya han pasado 24 años de su trágico asesinato y la paz sigue siendo un lejano sueño. YtzjakRabin, IhiéZijróBaruj.

 

Reproducción autorizada por Radio Jai citando la fuente.

Mostrar más
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni