-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

Hacer más ética la tecnología

Por León Trahtemberg

Scott Hartley en “The Fuzzy and the Techie” (Cap.5, 2017) comenta sobre cómo es que los diseñadores de tecnología de hoy tienen en mente el uso intensivo del software que lanzan al mercado, para maximizar el uso y tráfico (notorio en los teléfonos inteligentes), contraviniendo un diseño ético que buscaría la mayor eficiencia con el menor costo de tiempo y atención del usuario. 

Recoge el concepto de McKinsey Global Institute que encuentra que más del 28% del trabajo diario de los profesionales se basa en emails y 19% en la búsqueda de información, pudiendo acumular eso en ciertas horas del día para no distraer tanto a la gente. Cada norteamericano chequea su celular 64 veces por día en promedio.

Cuando somos etiquetados en Facebook recibimos inmediatamente una notificación invitándonos  a ver quién nos etiquetó, informa sobre mensaje recibido, leído, etc. A esto los psicólogos lo  denominan “psicología de recompensas variables” que nos convierte en consumidores altamente adictivos, como con las máquinas tragamonedas.

Todo eso empuja a capturar la atención del usuario y distraerlo de cualquier otra cosa que esté haciendo. Linda Stone (ex Apple y Microsoft) del MIT Media Lab lo denomina “atención parcial continua”, este modo de comunicación semi-sincronizada, que es un proceso de constantes interrupciones menores que diluyen nuestra concentración en aquello que estemos trabajando a través de conversaciones superficiales.

El mayor costo de esas interrupciones es el estrés. Tristan Harris, que hasta el 2016 era el “filósofo de los productos” de Google, es actualmente uno de los más reconocidos proponentes del diseño ético en la tecnología, cuyo objetivo es que los productos satisfagan el bienestar humano. Propone una “acta de derechos digitales” para establecer parámetros o estándares para que el diseño proteja la calidad de vida del usuario. En un artículo escrito para Medium en el 2016 “How Technology Hijacks People’s Mind” plantea por ejemplo que cada usuario pueda regular en qué hora diaria o que día de la semana quiere recibir mensajes y que el diseño del software lo permita.

Joe Edelman propone principios para rediseñar los sistemas de menú de opciones prefijadas como por ejemplo las que condicionan la respuesta del cliente para dejar propinas

Un código de ética para el diseño no permitiría esta manipulación sutil.

 

Mostrar más
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *