-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

Eventos que nos pueden servir para recordar y reflexionar

Por el profesor Luis Fuensalida

Les propongo que me acompañen en un ejercicio intelectual, tomemos la fecha de hoy 30 de Octubre y busquemos acontecimientos que podamos relacionar o nos hagan reflexionar con el presente, acotando el marco referencial a Latinoamérica, donde en la actualidad se hace evidente la pugna de dos visiones político-económica y social opuestas que parecen polarizar los perfiles de los gobiernos de la región, Populismo vs. Antipopulismo.

Y como siempre, antes de iniciar el ejercicio, creo que es necesario definir que es Populismo, un término académico de las Ciencias Políticas utilizado por primera vez a finales del Siglo XIX, más precisamente en 1878 en la Rusia zarista, con el vocablo ruso “Narodnichestvo” que se refería a una fase del desarrollo del movimiento socialista.

Casi para la misma década, se utiliza fuera de Rusia, para designar a la corriente anti intelectualista cuyos integrantes, socialistas ellos, se debían consustanciar con la masa popular antes de convertirse en guías de la misma.

Ya en la Rusia marxista y en el ámbito del movimiento socialista internacional, Populismo, designa a un movimiento que progresivamente podía oponerse a las clases altas, y de ahí que en el presente Populismo y Progresismo y sus correspondientes adjetivos, Populista y Progresista, se utilizan para señalar a los sectores o movimientos de izquierda.

Sin embargo, el vocablo Populismo fue muy poco utilizado, incluso en el campo de las ciencias políticas y sociales, hasta que en 1950 el sociólogo Edward Shils, se refirió a Populismo como una ideología de resentimiento contra el orden social establecido tradicionalmente o por una clase dirigente, que posee el monopolio del Poder y se traduce en una movimiento de masas en contra de las elites, un fenómeno que se aparta de cualquier concepción democrática, por lo tanto, y aplicando el principio ontológico de contradicción, Anti Populismo es la ideología contraria con una visión en todos los ámbitos del quehacer humano opuesta, diría con una concepción del Hombre totalmente opuesta al Hombre Masa.

Y dicho esto, ahora sí iniciemos el ejercicio que les he propuesto, y como marco referencial acordamos América Latina, donde hace su aparición el Populismo, en Méjico a mediados de la década de los 30 del siglo pasado, cuando llega al poder Lázaro Cárdenas, presidente de 1934 a 1940, quién hizo realidad la Reforma Agraria, que si bien estaba incorporada a la Constitución de 1917, no se la había aplicado, pero quizás una medida con fuertes repercusiones internacionales fue la expropiación petrolera y la creación de PEMEX en 1938, e incorporó a las Centrales Obreras a las bases del entonces Partido de la Revolución Mejicana, antecesor del actual PRI.

La segunda manifestación populista en la región, la encontramos en el Brasil de Getulio Vargas, hacedor del llamado Estado Novo, que fue presidente en cuatro mandatos, de 1930 a 1934 como presidente provisional, como constitucional de 1937 a un 30 de Octubre de 1945, en que un movimiento cívico militar lo depuso, exigiendo una redemocratización, sin embargo, tras un paréntesis de cinco años, regresó a la presidencia, de 1950 a 1954, pero antes las presiones del sector militar, se suicidó en la entonces sede del Ejecutivo en Río de Janeiro, el Palacio del Catete.

El Estado Novo de Getulio Vargas tuvo una impronta intervencionista y llevó adelante una serie de reformas tendientes a transformar a la clase obrera en un instrumento político y social, con un perfil análogo al que se dio en la Carta del Lavoro de Mussolini, y que se tradujo en avances en los Derechos de los trabajadores, en síntesis la herencia política de Vargas tiene sus destinatarios en el Brasil de hoy, en el Partido Democrático Laborista y en el P.T. del ex presidente Luis Lula Da Silva.

La tercera manifestación del Populismo en América Latina en el Siglo XX, está representa por Juan Perón, entre 1946 y 1955, cuando fue derrocado por la llamada Revolución Libertadora, y del que podemos señalar que en sus dos presidencias se instrumentaron políticas similares y coincidentes con los casos anteriores.

Continuando en el tiempo, nos encontramos con el 30 de Octubre de 1983, una fecha histórica para Argentina, y diría que señala un evento que dio lugar a un proceso que está en las antípodas de los casos antes reseñados, cuando el Dr. Raúl Alfonsín asume como presidente constitucional tras siete años de gobierno militar de facto.

Con el mandato de Alfonsín se instaura la Democracia, con sus claros y oscuros, que se tradujeron en los Juicios a las Juntas Militares, en la firma del Tratado de Paz y Amistad con Chile, la recomposición de las relaciones con el Brasil que sin duda llevó luego a la conformación del MERCOSUR, y se promocionó una activa política de DD.HH., sin embargo, y si bien es reconocido por muchos como el Padre de la Democracia, se vio obligado a adelantar la entrega de su mandato a Carlos Menem, en medio de una grave crisis económica, caracterizada por una hiperinflación y paros movilizados por sectores gremiales alineados al Peronismo.

Siguiendo con el ejercicio, un 30 de Octubre pero de 1991, Argentina y Brasil firman la ratificación del Tratado del Mercado Común del Sur, MERCOSUR, el proceso de integración regional que involucra como socios parte a Uruguay, Paraguay, Brasil y Argentina, que luego incorporó a la Venezuela chavista, en la actualidad suspendida del bloque y Bolivia, que aún se halla en proceso de adhesión.

Reitero que el camino hacia el MERCOSUR se inicia con la recomposición de las relaciones brasileñas argentinas implementadas por Alfonsín y se refleja en la Declaración de Foz Iguazú en 1985, que llevaron a la firma del Tratado de Asunción en 1991.

Además de los países partes, el MERCOSUR contempla a Estados Asociados, entre los que se encuentran: Chile, Perú, Colombia, Ecuador, Guyana y Suriman, sin embargo pese a las positivas expectativas de sus inicios, es evidente que el proceso integrador se ha topado con más discrepancias que acuerdos en relación a medidas y/o políticas económicas y fiscales, que sin duda no sólo han dejado al descubierto debilidades estructurales para la integración, sino también para que el bloque como tal afronte las crisis internacionales, y que han originado fuertes críticas en Paraguay y Uruguay, a lo que se suma en el presente la visión del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro.

Al respecto, el primer mandatario brasileño se ha mostrado escéptico en relación al futuro del MERCOSUR, y más aún tras los resultados de las elecciones presidenciales argentinas, que han arrojado como presidente electo a Alberto Fernández, tanto uno como otro tienen posiciones ideológicas opuestas, aunque no debemos olvidar que tanto Argentina para Brasil como viceversa, se necesitan como socios económicos.

Y si hablamos de los resultados de las elecciones en nuestro país el pasado domingo 27 de Octubre, nos muestra que casi el 90% del electorado se polarizó en dos proyectos opuestos, y que la diferencia entre ambos es de sólo 7% , lo que me trae a la memoria otro 30 de Octubre, pero del 2009, cuando Honduras tras una grave crisis institucional y política, que tuvo como actores al presidente Manuel Zelaya, alineado al ideario chavista, que intentó forzar un referéndum que modificara la Constitución y contemple su reelección, y por otro lado el Congreso, el Tribunal Supremo Electoral y la Corte Suprema de Justicia.

La crisis hondureña tuvo escenarios violentos que arrojaron muertos y heridos, algo que nos rememora las tristes jornadas de Diciembre del 2001 en nuestro país, pero finalmente, Zelaya en el exilio en Costa Rica y el presidente provisional nombrado por el Congreso, Roberto Micheletti, ese 30 de Octubre del 2009 firmaron el acuerdo que puso fin a la crisis.

Llegando ya al final de este ejercicio en el que tomamos la fecha 30 de Octubre y algunos eventos significativos en la Historia de América Latina, el objetivo fue, que la memoria nos sirva para reflexionar sobre la actualidad argentina, a partir de comprender los riesgos inherentes propios de los regímenes Populistas, que se caracterizan por un movimiento de masas desprovistos de toda concepción democrática, que en el pasado han terminado conflictivamente y que en el presente se muestra con total crudeza en el Socialismo del Siglo XXI de Venezuela.

Encontramos también un 30 de Octubre, una fecha fundacional para la Democracia argentina, caracterizada por el disenso y las garantías y pleno ejercicio de los Derechos Civiles, e incluso, un 30 de Octubre en que otro país latinoamericano dividido y en crisis,  pudo llegar a un acto superador para poner fin a esa crítica situación.

Hoy, 30 de Octubre del 2019, es menester que la Sociedad Argentina y sus dirigentes inicien un proceso de unidad nacional, que se caracterice por el respeto a las Instituciones Republicanas, la independencia de los Poderes, el pleno ejercicio de los Derechos y Garantías Individuales, de una equitativa distribución de la riqueza con integración social, con reactivación económica y fundamentalmente combatiendo la corrupción, y en el marco internacional, entender que debemos actuar de acuerdo a nuestros intereses en un escenario de una interdependencia compleja y respetando los acuerdos y compromisos asumidos, esto significa que un giro brusco del eje geopolítico actual seguramente tendría consecuencias negativas, y en particular continuar con la cooperación global en la lucha contra el Crimen Organizado y el Terrorismo Global, por eso para finalizar la columna, me valgo de un pasaje del Eclesiastés, uno de los llamados Libros Sapiensales o Ketuvim según el Tanaj, que dice: “Todas las cosas bajo el sol tienen un tiempo”, y creo que es el tiempo de construir, algo que debemos entender todos, en especial las dirigencias.

Autorizada la reproducción por Radio Jai citando la fuente.

Mostrar más
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *