-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

PROBLEMAS TÉCNICOS
POR PROBLEMAS EN NUESTRA PLANTA TRANSMISORA NOS ENCONTRAMOS TRANSMITIENDO SOLO A TRAVÉS DE INTERNET
x

Un año de desafío. Un año de esperanza

Algo inimaginable ocurrió hace un año en Pgh el 27 de Octubre de 2018.
Fue un sábado cerca de las 10 de la mañana cuando los congregantes estaban llegando a 3 sinagogas, Tree of life, New Light y Dor Hadash que funcionaban  simultáneamente en el edificio de Tree of Life.
El asesino entro gritando “todos los judíos deben morir” y comenzó a tirotear.
Pittsburgh,  el barrio judío de Squirrel Hill tiene más de 15 sinagogas de diferentes afiliaciones. Además hay grupos de Chabad y otros que se reúnen en casas de rezo. También hay iglesias de varias denominaciones.  Los habitantes comparten una vida de hermandad y paz.  Nunca hubo disturbios.  El tiroteo en Tree of Life no solo fue el primer ataque antisemita en Pgh sino en todo el país.  Esto revoluciono a todos, judíos y no judíos.
Hubo actos de memoria y manifestaciones organizadas.  La noche del tiroteo hubo una manifestación espontanea de mas de 3 mil personas y grupos de vigilia con cientos de personas en varias esquinas cerca a la sinagoga.     (Pgh sin contar los suburbios tiene 300 mil habitantes y con los alrededores un poco mas de 1 millón y un total de 4.500 judíos ).
Los primeros socorristas, 4 policías, llegaron a los 1:27 segundos del primer tiro. Esto salvó a muchos.  Ellos no murieron. En cambio hubo muertos en los santuarios, en la cocina, etc. y hubo miembros que salieron y volvieron para rescatar a congregantes. Dos hermanos muy conocidos en la comunidad, uno huyó y fue tiroteado  El otro salió detrás de su hermano y ambos perecieron.
Muchas escenas de terror que no se olvidaran jamas.
Los días subsiguientes fueron de mucha confusión y tristeza.  La Chebra  Kadisha, velatorios, cementerios, etc no estaban preparados para semejante tragedia.  Diez entierros en una semana y cientos acompañando al cementerio.
La comunidad judía se unió y se tomaron medidas de seguridad en todas las sinagogas y edificios con actividades judías: bibliotecas, el jewish community center, escuelas, etc.
Por primera vez hubo y hay policías y personal de seguridad en las puertas de las sinagogas y algunas iglesias.
Mi sinagoga, Adat Shalom esta en los suburbios a unos 15 km de la ciudad.
El primer viernes después del ataque un 90% de miembros (alrededor de 200) asistieron al servicio religioso.  Pero tambien hubo unas 200 personas, vecinos y miembros de las iglesias de los alrededores, con velas, escoltando el camino de entrada a la sinagoga.  Fue una experiencia emocionante;  una verdadera muestra de respeto y hermandad.

No estamos solos!

Adat Shalon,  por su ubicación tiene espacios donde se desarrollan muchas actividades sociales y educativas desde la mañana hasta la noche.
Ademas del santuario para unas 300 personas tenemos un salón de fiestas, cocina kasher, biblioteca y sala de lectura, un patio interno,  2 patios externos, oficinas del Rabbi, secretarias,  directora de la escuela, administradora y directora ejecutiva. Hay unas 5 aulas donde funciona un jardín de infantes con 40 chicos y 10 aulas para 75   estudiantes que vienen los martes después de asistir a sus escuelas.

Por estar tan alejada en el medio de 7 acres de terreno necesita mas seguridad que otras instituciones. Con la participación de todos los miembros y donaciones del Jewisn Federation y otros, se han utilizado mas de 150 mil dólares para la seguridad del edificio y alrededores.  (Puertas de hierro, timbres de alarma,  alrededor de 20 cámaras internas mas otro tanto externas, protección en todas las ventanas, y lamentablemente, agente de seguridad en la puerta de entrada).  Nadie puede entrar al edificio si no es reconocido por una cámara o presenta documentos válidos.

Esta tragedia está en la mente de todos los que la vivieron de cerca y de todos los que de una manera u otra están asociados emocionalmente al hecho.
El edificio sigue vacío y cercado.  Varias comisiones de miembros y ex miembros, rabinos y ex rabinos y autoridades judías en general están estudiando el destino del mismo.

No hubo mucha destrucción interior o exterior.  El edificio esta rodeado por arte que hicieron alumnos de escuelas de Pgh y otras ciudades, con temas de paz y amor.  En la vereda hay flores que adornan los murales.

A un año de la tragedia hubo y hay actos recordatorios en Pgh y en todo el país.
En mi sinagoga hubo un acto donde participaron miembros y vecinos no judios que nos han acompañado el año pasado.  Estuvo el clérigo de las 6 iglesias que participaron en la escolta el año pasado.  También vino Rabbi Pearlman, que estaba en un santuario en el subsuelo donde lograron esconderse.  Es muy joven, tiene alrededor de 50 años.  Es hermano de una amiga de mis hijas.  Leyo un poema muy emotivo del cual el es el autor.  Sufre diariamente lo ocurrido pero su mensaje fue de paz, esperanza y amor

Durante todo este año transcurrido hubo todo tipo de ayuda emocional a muchisima gente.  Hubo sesiones con padres, hermanos, hijos, nietos y amigos.  Fue un shock muy profundo para muchos.  Once muertes tocaron a miles de personas.  Todos necesitaron algún tipo de ayuda que fue proporcionada por profesionales.  Estos ayudaron gratuitamente honrando así a las víctimas.

Hoy ya no se habla de odio, sino de amor.  La tragedia nos unió y el mensaje que escuchamos ahora en las sinagogas, iglesias y calles de Pittsburg es un mensaje de fuerza, paz y esperanza, de celebración de la vida.

Amalia Shedro

Pittsburgh, Pensylvania

Mostrar más
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *