-
X

Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

" Piensa bien y estará bien "   

Intentando analizar las revueltas que estallan a nivel global

Paradójicamente, desde la crisis económica financiera del 2008, el número de personas multimillonarias se ha duplicado y la riqueza se ha concentrado mucho más, al punto que según el Informe de Oxfam Internacional, los 26 individuos más ricos a nivel global concentran el 50% de la riqueza mundial, esto traducido a dólares sería, que las fortunas de ese grupo de multimillonarios ha aumentado a un ritmo de 2.500 millones diarios, mientras que la mitad de la población más pobre vio reducidos sus ingresos en un 11%.

Esto plantea un análisis acerca de la creciente brecha entre ricos y pobres que evidentemente alimenta la indignación ciudadana a nivel planetario y que se traduce en crisis que amenazan no sólo la estabilidad social, sino también la estabilidad democrática.

Paradójicamente, los gobiernos democráticos y en particular, aquellos de los países en vías de desarrollo, asumen políticas económicas y fiscales que exacerban la desigualdad en función de cumplir con exigencias de organismos financieros internacionales, como ser el caso del FMI, lo que nos plantea el debate acerca si estos organismos, nacidos para dar respuestas eficaces a un mundo pos 2da. Guerra Mundial, que nada se parece al escenario actual, incluso en este debate también debemos sumar a la misma ONU, cuya estructura y función parece desfasada en relación con las crisis, conflictos y amenazas del Siglo XXI.

El citado Informe, coincidente con el Foro de Dabos, desgloza los Ingresos Fiscales en los siguientes porcentajes:

-Impuesto sobre la Renta Empresarial: 11%

-Impuesto sobre la Riqueza: 4%

-Impuesto sobre la Renta Personal: 21%

-Impuesto sobre los Salarios: 22%

-IVA y otros Impuestos al Consumo: 39%

En cuanto al panorama en América Latina y el Caribe, la pobreza extrema ha continuado creciendo, afectando a aproximadamente 62 millones de personas, es decir, el 10.2% de la población, y esta realidad, es aprovechada por regímenes populistas para denostar las democracias, cuando en sus propios Estados el bienestar socio económico se reduce a las elites que detenta un poder autoritario que se sustenta en el clientelismo, la persecución política y el crimen organizado.

El desafío para los regímenes democráticos es, aplicar modelos de Desarrollo que equiparen Crecimiento Económico con Equidad Social, para lograr un Estado de Bienestar que se apuntala en eficaces y eficientes políticas en Educación, Salud y Seguridad, que estén garantizadas por la Institucionalidad Republicana y en una sólida independencia de la Justicia.

Planteado este cuadro de situación, paso a preguntarme, ¿afectan las redes sociales a la Democracia?

En distintas columnas he señalado que estamos viviendo la 4ta. etapa de la Revolución Industrial, caracterizada por los avances y logros tecnológicos y científicos, entre los cuales la comunicación digital, y en particular, las redes sociales han revolucionado no sólo el campo social, sino que también han modificado el ejercicio del Poder del Estado, ocasionando un efecto de Difusión del Poder.

Esto da lugar al debate si las redes sociales son un instrumento idóneo para mejorar o complementar la democracia, pero es innegable que hoy vivimos en una Sociedad Digital, desde realizar consultas médicas, compras en línea, hasta las discusiones y deliberaciones, sin dejar afuera de este ámbito, ni olvidar, los efectos que ocasionan en oportunidad de procesos electorales o alentando o coordinando las protestas o revueltas populares.

Al respecto, una publicación de The Economics, señala que el optimismo casi generalizado que se dio en los inicios, este se ha ido esfumando cuando a través de las redes sociales, la desinformación o las noticias falsas las convierten en un campo propicio para la Polarización y, para que entidades, grupos antisistema o individuos, busquen aumentar esa polarización y en consecuencia, la debilitación de las condiciones que tradicionalmente posibilitan la existencia de Estado Nacionales Democráticos.

Ahora bien, como cualquier instrumento, incluso hasta el más rudimentario como podría ser un martillo, no es en si mismo bueno ni malo, sino el uso que le damos, y por eso, las redes sociales pueden tener un valor positivo en términos de inclusión y participación democrática o un valor negativo, desprovista de ética, cuando se utilizan para desinformar, suprimir el disenso y deteriorar la institucionalidad.

Habiendo reseñado lo que son las redes sociales, digamos que las mismas han sido importante en oportunidad de producirse revueltas y protestas, como los casos de la mal llamada Primavera Arabe en el 2011, o de las recientes acaecidas en Hong Kong, donde multitudes se organizaron ante la búsqueda de una apertura democrática, en regímenes autoritarios o autocráticos como los del Mundo Arabe, o bien, para no renunciar a condiciones democráticas heredaras tras casi un siglo y medio de administración británica, en el caso de la población de Hong Kong, que se rehusan a vivir bajo directrices del régimen del Partido Comunista Chino.

Por otra parte, en el caso de revueltas originadas por la instrumentación de políticas económicas que exacerban la desigualdad social, por ejemplo, los Chalecos Amarillos, en octubre del año ppdo., en Francia, o más reciente, en Ecuador con el llamado Paquetazo, que provocó una crisis político y económica al gobierno del pte. Lenin Moreno, quién tuvo que volver atrás al decreto que eliminaba los subsidios a los combustibles, o lo que está sucediendo ahora en Chile, con violentas y masivas protestas, que se dieron a partir del aumento del boleto del transporte, y donde a través de las redes sociales se movilizan estudiantes, que vienen solicitando la gratuidad universitaria, hasta grupos antisistema o anarquistas.

Lo cierto es, que recordando el principio de la columna, donde abordé la brecha que se ha acrecentado entre quienes más tienen y los que menos tienen, teniendo en cuenta las desacertadas políticas económicas instrumentadas por algunos gobiernos que sufren de una miopía que contraponen, Crecimiento Económico y Equidad Social, cuando ambos se complementan en un Desarrollo sostenido que propician el Estado de Bienestar, siguiendo por los efectos de las Redes Sociales en el quehacer de las Sociedades y la consecuente Difusión del Poder del Estado, y tratando de ver las diferentes causas que han provocado crisis y revueltas como las citadas, no podemos desconocer que por errores o desaciertos políticos, regímenes populistas intentan desestabilizar y exportar su ideología de odio y autoritarismo.

En este sentido, el ideario gramsciano que fundamenta la visión de la Escuela de Frankfurt, dio lugar en el ámbito regional al Foro de San Pablo, y ahora se manifiesta a través del llamado Grupo de Puebla, que reunió a líderes progresistas, es decir de la izquierda iberoamericana en julio ppdo., en la ciudad mejicana homónima.

El objetivo del encuentro fue redinamizar el Progresismo y evitar que el Centrismo y la Derecha gane espacios en la región, pronunciándose en contra de mandatarios como Iván Duque, Lenin Moreno y Jair Bolsonaro, como así también contra el Grupo de Lima y el bloque democrático en la OEA e impedir la reelección de Almagro como Sec. Gral. de este organismo y se oponen rotundamente a la aplicación del TIAR en el caso de Venezuela, y manifestando su solidaridad con el ex pte. Lula Da Silva y otros líderes de la izquierda latinoamericana.

A la citada reunión asistieron, el español Rodríguez Zapatero, el colombiano Samper, el brasileño Haddad y dirigentes representando a Tabaré Vazquez, a Lula Da Silva, a Dilma Rousseff, a Fernando Lugo, y en el caso de nuestro país, asistió Jorge Taiana en representación del candidato Alberto Fernandez, aproximadamente fueron 30 las personalidades  del Progresismo de 10 países.

Reimpulsar y reacomodar la izquierda en el subcontinente a través de un replanteamiento del modelo de Poder, desmantelando el Grupo de Lima con nuevos gobiernos populistas, para consolidar el llamado sueño de la Patria Grande, de perfil Populista, algo que no logró el régimen de La Habana cuando intentó exportar su revolución marxista en las décadas de los 60 y 70 del siglo pasado, y que lamentablemente vemos hoy  instituida en Venezuela, por eso, como conclusión y lejos de una teoría conspirativa, sino basándome en hechos, diría “ no hay peor ciego que el que no quiere ver…” y que Crecimiento Económico con Equidad Social es la única forma de Desarrollo para lograr un Estado de Bienestar.

Por Luis Fuensalida

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Helueni