Radio JAI

La Radio Judía de Latinoamérica

Kim Jong-Un prueba los límites

El régimen de Corea del Norte, liderado por Kim Jong-Un, ha lanzado un nuevo misil que cayó en aguas territoriales de Japón. La novedad, esta vez, es que habría sido lanzado desde un submarino, luego de varios intentos fallidos. Corea del Norte es el “niño terrible” de Asia Oriental, con un gran desarrollo de su arsenal misilístico y con capacidad nuclear, y con una sociedad militarizada, a la vez que tiene serios problemas de alimentación para su población. Desde 1953, las dos Coreas viven una situación de armisticio, y en la Corea meridional están apostadas desde entonces tropas de Estados Unidos, en lo que es la última frontera física de la guerra fría.

A diferencia de sus antecesores, el presidente Trump optó por encuentros cara a cara con Kim Jong-Un, con el objetivo de negociar la desnuclearización de la península coreana. Asia Oriental es la región del planeta en la que más se invierte en la carrera armamentista, y el régimen de Corea del Norte tiene la capacidad de lanzar misiles con cabeza nuclear que pueden alcanzar no sólo territorio surcoreano o japonés, sino también la costa este de los Estados Unidos. El presidente Trump, incluso, se encontró meses atrás con Kim Jong-Un en la frontera de la zona desmilitarizada de las dos Coreas, y cruzaron juntos el límite unos metros, un gesto simbólico de acercamiento.

¿Por qué, entonces, el lanzamiento de este misil, cuando delegaciones diplomáticas de los dos países están por encontrarse en Estocolmo?

Cabe especular varios motivos: que el régimen de Corea del Norte quiera partir en las negociaciones desde una posición de dureza, que interprete que Trump necesite un triunfo resonante en su política exterior de cara a las elecciones de 2020 –como Richard Nixon y su viaje a China en 1972-, o que sea una señal para Corea del Sur, que ha adquirido aviones F-35 de Estados Unidos.

Sea como fuere, esto lleva a una escalada militar en la que Japón viene probando sus músculos militares en ejercicios navales junto a Estados Unidos, Australia e India, así como refuerza su cúpula antimisiles.

Es un efecto dominó en la región y la trasciende, con actores presentes y otros que observan y actúan discretamente, pero cada uno moviendo sus piezas en el tablero. Kim Jong-Un sigue probando los límites, como un niño travieso, para sentarse a negociar y lograr mantener a flote su régimen totalitario.

Por el analista internacional Ricardo Lopez Gottig

Show More
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *