Jerusalén         Haga CLICK para cambiar localidad   Jerusalén
Despejado Viento moderado de noroeste
33
13
×  
Mostrar el clima de...
País
Provincia
Estado
region
Localidad
B''H   
        
  

×  

× 
×  
Mensajes
Para utilizar el chat
Ingrese como Usuario
× 


× 

Jueves,22-08-2019
"Lamento haber nacido Judío porque me privó del privilegio de elegir ser judío" Albert Einstein
19-07-2017
HACIENDO HISTORIA
La destrucción de Jerusalem y del Primer Templo

Desde el surgimiento de los reinos Israel y Judea, hacia el año 930 a.c., los Estados hebreos habían sido políticamente débiles y con gobiernos inestables, durante siglos fueron rehenes y prisioneros de los avatares geopolíticos de las potencias extranjeras. En primer término del creciente poderío de los asirios que en el año 721 a.c., el reino del norte, Israel, fue aniquilado por sus fuerzas. El reino de Judá logró prolongar su supervivencia, gracias a la guerra entre Asiria y Babilo

El 18 de julio del año 586 a.c. concluía el sitio sobre la ciudad de Jerusalén por Nabucodonosor II de Babilonia, y comenzaba la destrucción de la ciudad capital del reino de Judá, en la cual se encontraba el primer “Templo de Jerusalén” (“Beit Hamikdash”). El sagrado tempo era el santuario principal del pueblo de Israel y contenía en su interior el Arca de la Alianza, el candelabro de los siete brazos y demás utensilios empleados para llevar a cabo el culto hebraico en tiempos de la Edad Antigua. El Templo se localizaba en la explanada del monte Moriá de la ciudad. Había sido construido por el rey Salomón para sustituir al Tabernáculo como único centro de culto para el pueblo judío. Según la Biblia, la construcción del Templo de Salomón se realizó casi unos quinientos años antes, en el siglo X a.c.

Ninguna otra época de la historia antigua de Judá ha quedado mejor documentada que los años comprendidos entre el 609 al 586 antes de la era común, fue la época que transcurrió bajo la dominación babilónica. Las descripciones bíblicas se complementan con las crónicas babilónicas y el material epigráfico hebreo, principalmente “óstraca”, cartas pertenecientes a la época de Jeremías. Raras veces ha experimentado una nación tan dramáticos y tan repentinos cambios en tan poco tiempo. El vasallaje de Asiria, una breve época de independencia, y el sometimiento primero de Egipto y luego respecto de Babilonia, para acabar aniquilándose a sí misma en una rebelión inútil contra la potencia de la Mesopotamia. Fue un período de intensos conflictos, de confusión política, lucha entre militantes extremistas quienes propiciaban la insurrección contra Babilonia y los moderados quienes aceptaban la dominación extranjera, sin omitir la grave crisis social que generaba la opresión creciente sobre los pobres.

Había presagios bien visibles de catástrofe, pero muy pocos la veían, entre ellos el profeta Jeremías. El territorio cambiaba de dominio constantemente, se lo disputaban todas las potencias, hasta que finalmente el rey Nabucodonosor venció al egipcio Necao, dominando así el hoy llamado Medio Oriente.

En el año 595 a.c. llegó a Judá la noticia de una insurrección en Babilonia que despertó esperanzas de liberación. En el transcurso del año 594/3 en Jerusalem se diseñaron planes de rebelión junto a pueblos vecinos, Edom, Moab, Amon, Tiro y Sidón. Hubo también profetas que incitaron al pueblo a la rebelión, que llevaron a Judá a un estado anárquico y de un extremismo armado. La reacción babilónica fue rápida, en enero de 588 a.c. llegó su ejército, bloqueando Jerusalem. Tal era su fortaleza que tuvo tiempo de rechazar una embestida egipcia que venía en ayuda del reino de Judá
A pesar de que Jerusalem resistió durante un año con heroica obstinación, su suerte estaba echada. En julio del 586 a.c. las provisiones de la ciudad se habían acabado, los babilonios abrieron una brecha en los muros y entraron a la ciudad. El rey hebreo Sedecías aprovechó lo circunstancia y huyó junto a sus soldados hacia el rio Jordán, tratando de encontrar asilo. No tuvo suerte, fue alcanzado, encarcelado, cegado, sus hijos ejecutados, y llevado encadenado a Babilonia donde murió.

Un mes después el jefe de la guardia de Nabucodonosor, Nebuzzaradán, cumpliendo órdenes de su rey, incendió la ciudad de Jerusalem y destruyó el Sagrado Templo. Oficiales, sacerdotes, y civiles que participaron en la rebelión fueron ejecutados, se llevó cautiva a una gran parte de los hebreos de Judá a Babilonia, estimada en unas 10.000 almas, principalmente fueron deportados sus dirigentes y familias ilustres, para evitar así futuros conatos de rebelión y provocar, lo que hoy llamaríamos, la disolución nacional del pueblo hebreo al permanecer en el destierro. Se considera que el bajo pueblo no fue mayormente afectado por los traslados forzosos. El Estado de Judá había desaparecido, el país había sido completamente devastado, se iniciaba así el exilio y el cautiverio babilónico.

Prof. Yehuda Krell
Compartir Seguí Fm Jai en Twitter Compartir Compartir Seguí Fm Jai en Twitter Compartir Compartir

Comentarios

Últimas noticias

Más leídas

19-08-2019

19-08-2019

19-08-2019

24-07-2019
Cuatro niños fueron víctimas de un episodio antisemita en pleno Buenos Aires

JAI - Cuatro nenes judíos que llevaban sus kipot sufrieron un episodio antisemita en una concurrida esquina de la Ciudad de Buenos Aires cuando este ...

  Seguinos en  

Radio Jai | (54-11) 2152-7850 | produccion@radiojai.com
© Copyright MOEBIUS Desarrollos Informáticos | Todos los derechos reservados
Clima gentileza de Meteored

  Seguinos en

Radio Jai |(54-11) 2152-7850 | produccion@radiojai.com
© Copyright MOEBIUS Desarrollos Informáticos | Todos los derechos reservados
Clima gentileza de Meteored